Ir al contenido principal

La berenjena transgénica y su rápida adopción en Bangladesh

En el Perú no solemos comer muchas berenjenas. En raras ocasiones las vemos en una ensalada. Sin embargo, en Bangladesh —un pequeño país asiático con más de 165 millones de habitantes— este vegetal forma parte importante de su dieta y unos 150 mil agricultores se dedican a su cultivo.

La berenjena no es ajena al ataque de diversas plagas. La principal es la larva de la polilla Leucinodes orbonalis. Este gusano se alimenta tanto del tallo en crecimiento de la planta, provocando su muerte, como de los frutos, llenándolos de agujeros que echan a perder el producto.

Fruto de berenjena atacado por L. orbonalis. Fuente: TNAU Agritech.
Para contrarrestar esta plaga, los agricultores deben emplear un amplio espectro de insecticidas. Las fumigaciones se hacen hasta dos o tres veces por semana. Esto no solo genera un mayor costo de producción, sino también, un efecto negativo sobre el ambiente y la salud de los agricultores y consumidores, quienes se ven expuestos directa o indirectamente a estos pesticidas.

En el año 2003, la empresa Mahyco, filial de Monsanto (hoy Bayer) en la India, desarrolló una berenjena resistente a esta plaga. A través de la ingeniería genética, le introdujeron el gen que codifica la proteína Cry1Ac de la bacteria Bacillus thuringiensis (Bt), la cual resulta tóxica para las larvas de muchas polillas, entre ellas, L. orbonalis.

Si bien la berenjena Bt fue desarrollada en la India, nunca se autorizó su siembra en ese país. Es más, la empresa Mahyco fue denunciada por biopiratería debido a que la Ley de Biodiversidad restringe la transformación genética de los cultivares endémicos. No obstante, a través de una alianza público-privada celebrada en el año 2005, Mahyco entrega la tecnología al Instituto de Investigación Agraria de Bangladesh (BARI) para que desarrolle sus propias variedades de berenjenas transgénicas.

En Bangladesh la historia fue distinta. Para fines del 2013 ya habían logrado desarrollar nueve variedades locales de berenjenas Bt de las cuales cuatro fueron autorizadas para siembras restringidas en parcelas de 1000 m2. Estas variedades fueron entregadas en enero de 2014 a 20 agricultores de cuatro distritos diferentes.

Cuatro variedades de berenjenas Bt autorizadas en Bangladesh. Fuente: ISAAA.
En la campaña agrícola 2014-2015, la división de investigación en campo (OFRD) del BARI realizó parcelas demostrativas con 108 agricultores y, en la campaña siguiente (2015-2016), con 250. La finalidad de estas parcelas demostrativas fue evaluar la eficacia de la tecnología en condiciones reales, capacitar a los agricultores para el uso de esta tecnología y que ellos mismos comparen las ventajas que tenía con relación a la berenjena convencional. El ambientalista Mark Lynas hizo un breve documental al respecto en el 2014.


Los resultados de estas evaluaciones mostraron que menos del 1% de los frutos de la berenjena Bt se vieron afectados por la plaga comparado con el 50% de las berenjenas convencionales. Además, los agricultores que usaron la tecnología redujeron hasta en un 61% los costos asociados a los pesticidas y lograron obtener una rentabilidad neta tres veces superior que aquellos que no usaron la tecnología.

En la campaña agrícola 2016-2017 se inicia la adopción de la berenjena Bt a mayor escala. El Departamento de Extensión Agraria (DAE) del BARI distribuyó las semillas de berenjena Bt a 6000 agricultores. Para la campaña 2017-2018, 7001 agricultores fueron los beneficiados. Aquí un video hecho por BARI al respecto:


Sin embargo, el BARI no podía producir semillas a gran escala para ofrecerla a un mayor número de agricultores, por ello, entregó la tecnología a la Corporación de Desarrollo Agrícola de Bangladesh (BADC) para que la produzcan a un precio accesible para el agricultor.

De acuerdo con BADC, en el presente año, más de 19 mil agricultores adquirieron semillas de berenjenas Bt que, sumado a los beneficiados por el BARI, hacen un total de 27 mil agricultores haciendo uso de la tecnología. Esto representa aproximadamente el 17% de los productores de berenjenas de Bangladesh. Se espera que BADC desarrolle otras variedades de berenjena Bt con mayores rendimientos o incluyendo otras proteínas Cry.

Adopción de la berenjena Bt en Bangladesh. Fuente: Shelton et al. (2018)
Es importante indicar que las berenjenas Bt desarrolladas por el BARI no son híbridas. Por ello, los agricultores podrán guardar y reutilizar sus semillas en las siguientes campañas sin una pérdida apreciable de rendimiento. Sin embargo, el BARI les exige que siembren berenjenas convencionales alrededor de las berenjenas Bt como medida de bioseguridad, con el fin de reducir las posibilidades que aparezcan gusanos resistentes a la proteínas Cry1Ac. Esta estrategia se conoce como refugio.

Un tema que no ha sido evaluado por las autoridades bangladesíes es la inocuidad del producto. Es decir, si la berenjena Bt podría representar algún tipo de riesgo para la salud de los consumidores. Su inocuidad se basa en el uso seguro que tiene la proteína Cry1Ac en diversos productos transgénicos por más de 20 años. El tema es que los análisis de riesgo —tanto ambiental como los efectos a la salud— se hacen caso por caso. Tampoco se han establecido medidas que limiten el flujo de genes a otras variedades locales de berenjenas.

Para finalizar, este es un buen ejemplo de cómo el uso de la tecnología Bt puede beneficiar a los pequeños agricultores, especialmente, cuando es desarrollada con fondos públicos (a pesar que esta fue desarrollada originalmente por Monsanto). Muchas de las patentes asociadas a las proteínas Cry ya han vencido, por lo que hoy en día podría usarse libremente.

Referencia:

Shelton et al. Front. Bioeng. Biotechnol. doi: 10.3389/fbioe.2018.00106 (2018)

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

15 años más de moratoria a los transgénicos

Ese es el nuevo proyecto de ley (PL 05622/2020-CR) presentado el pasado 25 de junio por el congresista Rolando Campos Villalobos de Acción Popular, el cual tiene por único objetivo ampliar por quince años la moratoria a los transgénicos establecida por la Ley N.º 29811, que vence en diciembre del próximo año. 

Para aclarar, la moratoria sólo se aplica a la liberación al ambiente, es decir, los cultivos transgénicos. Los importados para la alimentación humana o de animales (por ejemplo, el maíz amarillo duro y la soya), no están restringidos ni regulados hasta que se apruebe el RISBA. Tampoco se prohíbe la investigación con transgénicos, pero solo si se realiza en espacios confinados como laboratorios o invernaderos. ¿Cuál es el sustento para ampliar la moratoria?Para saberlo, analicemos la exposición de motivos. Ley de moratoria se sustenta en la necesidad de preservar el ambiente equilibrado del país, dado que existe una incertidumbre sobre los impactos que pueden producir los transgéni…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…