Ir al contenido principal

Aumenta la siembra de transgénicos en el mundo

La semana pasada, el Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agrobiotecnológicas (ISAAA) publicó su reporte anual sobre la situación actual de los cultivos transgénicos en el mundo. Los datos presentados son básicamente los mismos que en años anteriores [2015 y 2016]. En esta entrada revisaremos algunos de los datos más relevantes.

Los cuatro principales

En el año 2017, se sembraron un total de 189,8 millones de hectáreas de cultivos transgénicos en el mundo. Esto equivale a 1,5 veces la extensión del Perú y representa la décima parte de toda el área cultivable que existe en el planeta. Sin embargo, más del 99% se concentra solo en cuatro cultivos: soya (49,6%), maíz amarillo (31,4%), algodón (12,8%) y canola (5,4%).

Los cuatro principales cultivos transgénicos. Fuente: ISAAA.
La razón de por qué los transgénicos se concentran en estos cuatro cultivos es porque son producidos en masa (commodity). La soya es la principal fuente de proteínas de origen vegetal destinada principalmente a la elaboración de alimentos balanceados para animales. El maíz amarillo, a parte de ser usado en la alimentación de animales (especialmente, aves), también es usado para la elaboración de aditivos para la industria alimentaria (jarabes, conservantes, preservantes, harinas, aceites, gomas de mascar, gelatinas, edulcorantes, etc.). El algodón es la principal fibra textil de origen vegetal y la canola (colza con bajo contenido de ácido eurícico) es usado para la producción de aceites y biocombustibles.

Como pueden ver, estos cuatro productos son la base de muchas actividades industriales. Por ello, la cantidad de soya, maíz amarillo, algodón y canola requerida es muy grande. Esto se traduce en mayores extensiones de áreas cultivadas y, por lo tanto, un mercado más grande de venta de semillas; más aún cuando el 80% del algodón y la soya, y el 30% del maíz y la canola sembrada en el  mundo es transgénica.

Países productores de transgénicos

Si bien es cierto, los transgénicos han sido una de las tecnologías agrícolas con mayor rapidez de adopción a nivel mundial, especialmente en países en vías de desarrollo, a partir del año 2014, este incremento parece haberse estancado:


Áreas sembradas con transgénicos a nivel mundial desde el año 1996. Fuente: ISAAA.
Esto se debe a que más del 90% de la producción mundial de cultivos transgénicos se concentra solo en cinco países: Estados Unidos (40%), Brasil (26%), Argentina (12%), India (7%) y Canadá (6%); y, en todos estos países, el nivel de adopción de la tecnología en los cultivos de soya, maíz amarillo, algodón y canola supera el 90%. En el caso del Argentina, ya alcanzó el 100%. Esto se traduce en que ya no haya más áreas disponibles para la siembra de transgénicos a menos que estos se empiecen a diversificar hacia otros cultivos con grandes extensiones como la papa, el trigo, el arroz, entre otros. Sin embargo, es muy difícil que esto ocurra debido al rechazo hacia el consumo de productos transgénicos por parte de la población.

Este estancamiento también ha sido una de las causas por la que las principales empresas productoras de semillas transgénicas han sido compradas por otras más grandes (Monsanto por Bayer y Syngenta por ChemChina) o se han fusionado (Dow Agrosciences y Pioneer-DuPont). Al no haber perspectivas de crecimiento en estos rubros, ahora están buscando nuevos rubros en el cual invertir. Uno de ellos sería la edición de genes y otro la biología sintética.

Países que concentran el 90% de las áreas sembradas con transgénicos. Fuente: ISAAA.
Características de los transgénicos

Más del 99% de las áreas sembradas con cultivos transgénicos tienen dos características fundamentales: el 12% es resistente al ataque a insectos (RI), más conocidos como los "cultivos Bt"; el 47% presenta tolerancia a los herbicidas (TH), principalmente al glifosato; y el 41% presenta ambas características (eventos apilados).

De acuerdo con un estudio publicado en el 2016, el uso de las plantas RI han permitido reducir el uso de insecticidas y su impacto ambiental gracias a su capacidad para defenderse de sus principales plagas. Sin embargo, las plantas tolerantes a herbicidas no han conseguido el mismo efecto. Si bien es cierto, se ha reducido el uso de herbicidas mucho más tóxicos, cada año aumenta la cantidad de glifosato aplicado por hectárea debido a la aparición de malezas cada vez más resistentes. Esto ha provocado que empiecen a aparecer nuevas plantas transgénicas tolerantes a otros herbicidas, tales como Dicamba o el 2,4-D, que son relativamente más tóxicos que el glifosato.

Por otro lado, teniendo en cuenta que el 88% del área sembrada con cultivos transgénicos pueden presentar tolerancia a herbicidas, no podríamos afirmar que esta tecnología ha permitido reducir el uso de pesticidas en general. Solo lo ha hecho en cuanto a insecticidas.

El informe presentado por ISAAA presenta muchos datos adicionales que los iremos analizando en próximas entradas, por ejemplo, el caso del algodón en la India, los nuevos productos transgénicos que han sido autorizados, la situación en países que están empezando a hacer uso de la tecnología y las perspectivas que hay en nuestro país.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja.


Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Si b…

TOP 10: Las peores cosas de trabajar en un laboratorio

Encontré este interesante artículo publicado en Science Careers. La verdad es que me ha gustado mucho —me sentí identificado con varios aspectos— tanto que me tomé la libertad de traducirlo y hacerle algunas modificaciones, en base a mi experiencia personal, para ustedes.Tus amigos no-científicos no entienden lo que haces.

Cuando te reúnes con tus amigos del colegio o del barrio y empiezan a hablar acerca de sus trabajos, qué es lo que hacen y cuáles han sido los logros más recientes, ellos fácilmente lo pueden resumir en un “he construido una casa/edificio/puente/carretera”, o “he dejado satisfecho a un cliente” (que feo sonó eso xD), o tu amigo abogado dirá “he sacado de la cárcel a un asaltante confeso y encima he logrado que lo indemnicen”, pero cuando te toca a ti ¿qué dirás? “Bueno he curado… uhm, la verdad no he curado, las ratas viven un poco más pero no las he curado, así que he descubierto… no, esa palabra es muy fuerte. La verdad he probado… este… tampoco, las pruebas están …

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…