Ir al contenido principal

¿Los ateos son más inteligentes que las personas religiosas?

Lo sé, es una pregunta controversial. Es cierto que hay muchos grandes científicos y descubridores que tenían fuertes convicciones religiosas, por ejemplo: Isaac Newton, padre de la mecánica clásica e inventor del cálculo; Gregor Mendel, descubridor de la herencia genética; y, Francis Collins, quien dirigió el Proyecto del Genoma Humano. No obstante, cuando hablamos en promedio, las cosas cambian.

Varios estudios han encontrado que la creencia en un dios (religiosidad) se correlaciona inversamente con la inteligencia, y de acuerdo con una reciente investigación publicado en Frontiers of Psychology, las personas no religiosas realizan mejor las tareas cognitivas que las religiosas.

Para llegar a esta conclusión, Richard E. Daws y Adam Hampshire del Imperial College de Londres, hicieron una encuesta en línea a más de 63.000 personas, quienes debían completar un conjunto de 12 tareas cognitivas en 30 minutos. Esta prueba tenía por objetivo medir la planificación, el razonamiento, la atención y la memoria de trabajo de los participantes y compararlos entre ateos y creyentes.

Celeste: razonamiento, Naranja: memoria de trabajo, Rojo: razonamiento verbal, Gris: promedio. Daws & Hampshire (2018).

Los investigadores encontraron que las personas religiosas obtenían en promedio entre 2 y 4 puntos menos de cociente intelectual (CI) que las personas no religiosas, tal como lo habían puesto de manifiesto estudios anteriores a gran escala. Adicionalmente, cuando compararon los CI de ateos y creyentes más dogmáticos, la diferencia alcanzaba los 6,45 puntos. Los agnósticos, por su parte, tendían a ubicarse entre los ateos y los creyentes en todas las tareas evaluadas.

Por ejemplo, en la prueba de Stroop, donde los participantes debían decir de qué color era la palabra impresa lo más rápido posible, les iba peor a las personas religiosas, porque la intuición y la lógica entran en conficto, venciendo la primera.

Efecto Stroop. Di el color de cada palabra y no lo que está escrito.

Para ser sinceros, estos resultados no indican que las personas religiosas sean menos inteligentes que las no religiosas, sino que a las primeras no les va bien con los test de inteligencia, posiblemente, porque tienden a confiar más en su intuición. Es decir, podrían ser comparativamente peores solo en tareas en las que la intuición y la lógica entren en conflicto, y esto podría explicar los resultados más bajos en la prueba de cociente intelectual.

"Los fallos de razonamiento surgirían cuando los procesos intuitivos rápidos no son contrarrestados por los procesos lógicos lentos", comenta Juan Ignacio Perez en un artículo para el Cuaderno de Cultura Científica. Por ello, las diferencias en la calidad del razonamiento serían relativas a la capacidad y estilo cognitivo de los individuos, no a su inteligencia.

En conclusión, las creencias religiosas predisponen a las personas a depender más de la intuición en la toma de decisiones. Además, cuanto más fuerte es su creencia, más pronunciado es el impacto.

Fuente | The British Psychological Society.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi

¿Cuál de los cromosomas X se inactiva en las hembras?

Si preguntamos en la calle ¿cuál es la principal diferencia entre un varón y una mujer?, seguramente las respuestas más frecuentes serán los senos, los órganos reproductores, la barba, la obsesión por los zapatos o por los videojuegos, entre otros.  Pero muy pocos —tal vez algunos biólogos que cayeron en la encuesta— dirán “¡los cromosomas sexuales!”. Y tendrían razón.  La diferencia más sustancial, a partir de la cual se originan todas las demás, son los cromosomas sexuales. En los mamíferos, las hembras tienen dos cromosomas X (XX) y los machos un cromosoma X y un cromosoma Y (XY). A pesar de ser chiquito, el cromosoma Y porta un gen esencial para lograr la diferenciación masculina. De no ser por él, prácticamente todos seríamos hembras, así tuviéramos solo un cromosoma X (X0) como en el Síndrome de Turner . Entonces, serán los machos quienes finalmente determinen el sexo de los hijos porque sus espermatozoides portarán o bien el cromosoma X o bien el cromosoma Y; mient

¿Por qué el tucán tiene un pico tan grande?

Los tucanes ostentan picos enormes y vistosos. Yo pensaba que era producto de la selección sexual, es decir, mejoraba sus chances de conseguir a una buena tucana con quien aparearse y heredar sus genes a la siguiente generación. Sin embargo, habían investigadores que creían que los enormes picos eran un horrible vestigio de algún ancestro primitivo. Pero la verdadera razón era otra según concluye un estudio publicado en Science . Los animales nos podemos catergorizar en dos tipos: los homeotermos (o endotermos) y los poiquilotermos (o ectotermos). Los homeotermos (aves y mamíferos) somos capaces de mantener una temperatura corporal constante (en nuestro caso 37ºC). Cualquier desvío abrupto podría generarnos problemas. Mientras que los poiquilotermos (reptiles) suelen tomar largas horas de sol para calentar su cuerpo y permitir que su metabolismo funcione correctamente. Los seres humanos, por ejemplo, para mantener una temperatura constante sudamos o quemamos nuestras reservas d