Ir al contenido principal

¿Los ateos son más inteligentes que las personas religiosas?

Lo sé, es una pregunta controversial. Es cierto que hay muchos grandes científicos y descubridores que tenían fuertes convicciones religiosas, por ejemplo: Isaac Newton, padre de la mecánica clásica e inventor del cálculo; Gregor Mendel, descubridor de la herencia genética; y, Francis Collins, quien dirigió el Proyecto del Genoma Humano. No obstante, cuando hablamos en promedio, las cosas cambian.

Varios estudios han encontrado que la creencia en un dios (religiosidad) se correlaciona inversamente con la inteligencia, y de acuerdo con una reciente investigación publicado en Frontiers of Psychology, las personas no religiosas realizan mejor las tareas cognitivas que las religiosas.

Para llegar a esta conclusión, Richard E. Daws y Adam Hampshire del Imperial College de Londres, hicieron una encuesta en línea a más de 63.000 personas, quienes debían completar un conjunto de 12 tareas cognitivas en 30 minutos. Esta prueba tenía por objetivo medir la planificación, el razonamiento, la atención y la memoria de trabajo de los participantes y compararlos entre ateos y creyentes.

Celeste: razonamiento, Naranja: memoria de trabajo, Rojo: razonamiento verbal, Gris: promedio. Daws & Hampshire (2018).

Los investigadores encontraron que las personas religiosas obtenían en promedio entre 2 y 4 puntos menos de cociente intelectual (CI) que las personas no religiosas, tal como lo habían puesto de manifiesto estudios anteriores a gran escala. Adicionalmente, cuando compararon los CI de ateos y creyentes más dogmáticos, la diferencia alcanzaba los 6,45 puntos. Los agnósticos, por su parte, tendían a ubicarse entre los ateos y los creyentes en todas las tareas evaluadas.

Por ejemplo, en la prueba de Stroop, donde los participantes debían decir de qué color era la palabra impresa lo más rápido posible, les iba peor a las personas religiosas, porque la intuición y la lógica entran en conficto, venciendo la primera.

Efecto Stroop. Di el color de cada palabra y no lo que está escrito.

Para ser sinceros, estos resultados no indican que las personas religiosas sean menos inteligentes que las no religiosas, sino que a las primeras no les va bien con los test de inteligencia, posiblemente, porque tienden a confiar más en su intuición. Es decir, podrían ser comparativamente peores solo en tareas en las que la intuición y la lógica entren en conflicto, y esto podría explicar los resultados más bajos en la prueba de cociente intelectual.

"Los fallos de razonamiento surgirían cuando los procesos intuitivos rápidos no son contrarrestados por los procesos lógicos lentos", comenta Juan Ignacio Perez en un artículo para el Cuaderno de Cultura Científica. Por ello, las diferencias en la calidad del razonamiento serían relativas a la capacidad y estilo cognitivo de los individuos, no a su inteligencia.

En conclusión, las creencias religiosas predisponen a las personas a depender más de la intuición en la toma de decisiones. Además, cuanto más fuerte es su creencia, más pronunciado es el impacto.

Fuente | The British Psychological Society.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

TOP 10: Las peores cosas de trabajar en un laboratorio

Encontré este interesante artículo publicado en Science Careers . La verdad es que me ha gustado mucho —me sentí identificado con varios aspectos— tanto que me tomé la libertad de traducirlo y hacerle algunas modificaciones, en base a mi experiencia personal, para ustedes. Tus amigos no-científicos no entienden lo que haces. Cuando te reúnes con tus amigos del colegio o del barrio y empiezan a hablar acerca de sus trabajos, qué es lo que hacen y cuáles han sido los logros más recientes, ellos fácilmente lo pueden resumir en un “ he construido una casa/edificio/puente/carretera ”, o “ he dejado satisfecho a un cliente ” (que feo sonó eso xD), o tu amigo abogado dirá “ he sacado de la cárcel a un asaltante confeso y encima he logrado que lo indemnicen ”, pero cuando te toca a ti ¿qué dirás? “ Bueno he curado… uhm, la verdad no he curado, las ratas viven un poco más pero no las he curado, así que he descubierto… no, esa palabra es muy fuerte. La verdad he probado… este… tampoco, las

IV Carnaval de Biología

Esta fiesta se inició en el mes de Febrero, cuando @Raven_neo a través de su blog, Micro Gaia , fue el visionario que introdujo el primer Carnaval de Biología a la red. La aceptación fue inmediata, más de 30 entradas se registraron en esta primera edición . Luego le tocó el turno a @SergioEfe a través de su blog La muerte de un ácaro , con nuevos blogs uniéndose a la fiesta . El mes pasado fue el turno para @pakozoic a través de su blog El Pakozoico , quedando demostrado que el carnaval llegó para quedarse . Ahora, desde el otro lado del mundo, es un honor anunciarles que BioUnalm será anfitrión de la IV Edición del Carnaval de Biología , que se dará inicio el próximo domingo 8 de Mayo y finalizará el 31 de Mayo. Para poder participar, las reglas son muy simples: 1. Participación libre. 2. Cada mes el blog anfitrión anunciará el inicio del Carnaval indicando la fecha de comienzo (se recomienda que sea la misma que la del anuncio) y la fecha de fin del mism