Ir al contenido principal

¿Los ateos son más inteligentes que las personas religiosas?

Lo sé, es una pregunta controversial. Es cierto que hay muchos grandes científicos y descubridores que tenían fuertes convicciones religiosas, por ejemplo: Isaac Newton, padre de la mecánica clásica e inventor del cálculo; Gregor Mendel, descubridor de la herencia genética; y, Francis Collins, quien dirigió el Proyecto del Genoma Humano. No obstante, cuando hablamos en promedio, las cosas cambian.

Varios estudios han encontrado que la creencia en un dios (religiosidad) se correlaciona inversamente con la inteligencia, y de acuerdo con una reciente investigación publicado en Frontiers of Psychology, las personas no religiosas realizan mejor las tareas cognitivas que las religiosas.

Para llegar a esta conclusión, Richard E. Daws y Adam Hampshire del Imperial College de Londres, hicieron una encuesta en línea a más de 63.000 personas, quienes debían completar un conjunto de 12 tareas cognitivas en 30 minutos. Esta prueba tenía por objetivo medir la planificación, el razonamiento, la atención y la memoria de trabajo de los participantes y compararlos entre ateos y creyentes.

Celeste: razonamiento, Naranja: memoria de trabajo, Rojo: razonamiento verbal, Gris: promedio. Daws & Hampshire (2018).

Los investigadores encontraron que las personas religiosas obtenían en promedio entre 2 y 4 puntos menos de cociente intelectual (CI) que las personas no religiosas, tal como lo habían puesto de manifiesto estudios anteriores a gran escala. Adicionalmente, cuando compararon los CI de ateos y creyentes más dogmáticos, la diferencia alcanzaba los 6,45 puntos. Los agnósticos, por su parte, tendían a ubicarse entre los ateos y los creyentes en todas las tareas evaluadas.

Por ejemplo, en la prueba de Stroop, donde los participantes debían decir de qué color era la palabra impresa lo más rápido posible, les iba peor a las personas religiosas, porque la intuición y la lógica entran en conficto, venciendo la primera.

Efecto Stroop. Di el color de cada palabra y no lo que está escrito.

Para ser sinceros, estos resultados no indican que las personas religiosas sean menos inteligentes que las no religiosas, sino que a las primeras no les va bien con los test de inteligencia, posiblemente, porque tienden a confiar más en su intuición. Es decir, podrían ser comparativamente peores solo en tareas en las que la intuición y la lógica entren en conflicto, y esto podría explicar los resultados más bajos en la prueba de cociente intelectual.

"Los fallos de razonamiento surgirían cuando los procesos intuitivos rápidos no son contrarrestados por los procesos lógicos lentos", comenta Juan Ignacio Perez en un artículo para el Cuaderno de Cultura Científica. Por ello, las diferencias en la calidad del razonamiento serían relativas a la capacidad y estilo cognitivo de los individuos, no a su inteligencia.

En conclusión, las creencias religiosas predisponen a las personas a depender más de la intuición en la toma de decisiones. Además, cuanto más fuerte es su creencia, más pronunciado es el impacto.

Fuente | The British Psychological Society.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…