Ir al contenido principal

Distribución global del dengue

Estudio revela que los datos manejados por la OMS estarían subestimados.

mosquito_dengueFoto | RPP.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que al año se reportan entre 50 y 100 millones de casos de dengue en el mundo. Pero ¿sabías que este dato es una estimación poco exacta de la realidad, que no considera los casos asintomáticos y que está hecha de manera informal ya que no existen evidencias científicas sólidas que la respalden? Pues, así es. Lo cierto es que la distribución geográfica del riesgo de infección por el virus del dengue y su carga sobre la salud pública está poco entendida.

Un grupo de investigadores, liderados por el Dr. Samir Bhatt de la Universidad de Oxford (Reino Unido), han desarrollado mapas globales del riesgo de dengue, presencia o ausencia de la enfermedad en cada país y una estimación de los del número total de infecciones en base a la población mundial del 2010. Los datos fueron obtenidos a partir de unos 8300 registros georreferenciados presentes en unos 2800 artículos científicos publicados entre 1960 y 2012, así como de otros recursos disponibles en línea. Los resultados fueron publicados el 7 de abril en Nature.

Los mapas revelan que los altos niveles de precipitación y temperaturas son las variables más fuertemente asociadas con el riesgo de transmisión del dengue, así como también, la proximidad a las zonas urbanas más pobres y periféricas de las ciudades.

Bhatt y su equipo estimaron que, en base a la población del 2010, hay 96 millones de casos aparentes de dengue en el mundo (casos sintomáticos), los cuales están distribuidos de la siguiente manera: Asia el 70% (sólo en la India se concentra el 34%), América el 14% (la mitad de ellos en Brasil y México) y África el 16% restante (Oceanía contribuye con menos del 0,2%). No sorprende que en Asia, especialmente en al India, se concentre el mayor número de casos de dengue debido a la gran cantidad de ciudades densamente pobladas que existen en esas regiones.

Por otro lado, los investigadores también estimaron que habría unos 294 millones de casos de infecciones no aparentes de dengue (casos asintomáticos o enmascarados por otras infecciones) que podrían representar un gran reservorio potencial de la infección. En total, sumando los casos aparentes y no aparentes, esta estimación supera tres veces a la estimación considerada por la OMS, lo cual es alarmante porque las estrategias para la controlar las infecciones por este virus están subestimando el número total de infectados y personas en riesgo que hay en el mundo.

Mapas:

Captura de pantalla (3)Consenso basado en evidencias sobre la presencia (rojo) o ausencia (verde) del dengue en el mundo [Click para ampliar].

Captura de pantalla (2)Mapa de probabilidad de infección por el virus del dengue. Mayor probabilidad en rojo [Click para ampliar].

Captura de pantalla (4)Número de infecciones estimadas para el 2010 por país [Click para ampliar].

Más mapas en la información suplementaria del artículo (pdf aquí).


Referencia:

Bhatt, S., Gething, P. W., Brady, O. J., Messina, J. P., Farlow, A. W., Moyes, C. L., Drake, J. M., et al. (2013). The global distribution and burden of dengue. Nature. doi:10.1038/nature12060

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cuatro generaciones de ratas son alimentadas con maíz transgénico y no les pasa nada

En toda conversación o debate sobre transgénicos, no falta alguien que dice que son perjudiciales para la salud. En muchos casos, la preocupación es sincera y con una explicación clara sobre el proceso regulatorio al que son sometidos estos productos para demostrar su inocuidad y seguridad, quedan tranquilos. Pero hay personas que, a pesar de la contundente evidencia sobre la seguridad de los transgénicos para el consumo humano, insisten en que esos estudios no sirven porque no se hacen evaluaciones a largo plazo.
Bueno, un reciente estudio publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry evalúa el efecto del consumo de un maíz transgénico (DBN9936), que posee el gen cry1Ab (resistencia a insectos) y epsps (tolerancia a glifosato), a lo largo de cuatro generaciones (F0, F1, F2 y F3). La finalidad fue ver si el consumo de maíz transgénico provoca algún efecto en la capacidad reproductiva de las ratas o en sus descendientes.
El experimento inició con 180 ratas divididos en tres gru…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono, que en términos coloquiales es ozono por el culo (OxC, de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia. Según sus promotores, esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola. Según Ozonomédica, la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras".

Sin embargo, de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida. Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravioleta (capa de ozono) y puede tener una actividad bactericida (mata …