Ir al contenido principal

Las rosas y la ingeniería de colores de las flores

La floricultura, una de las ramas de la horticultura, se define como la ciencia que se dedica al cultivo familiar o industrial de flores y plantas ornamentales. El ser humano a través de su historia ha creado y desarrollado múltiples procesos para la producción masiva de flores y plantas ornamentales. Desde tiempos inmemoriales hasta la actualidad la investigación científica ha evolucionado significativamente. Pero no fue hasta después del Renacimiento que la teoría y práctica de esta ciencia evolucionó notablemente. La teoría mendeliana fue redescubierta y aplicada a inicios del siglo XX, lo que incremento exponencialmente la reproducción de estos productos.

Desde entonces, la ingeniería genética ha sido utilizada para controlar diferentes detalles de forma y color en el cultivo de flores y plantas ornamentales. La coloración de una flor está determinada por tres clases de pigmentos: flavonoides, carotenoides y betalaínas. Los flavonoides, que son los pigmentos más comunes, producen gamas de colores que van desde el rojo y morado hasta el amarillo y anaranjado.
 
Las antocianinas son las formas más comunes de pigmentos flavonoides. Se puede aplicar la ingeniería genética para modificar la biosíntesis de flavonoides y así obtener variedades de flores con colores casi imposibles de conseguir a través del mejoramiento genético convencional (selección artificial e hibridación). Un ejemplo es la producción de las rosas azules. Estas no existen en la naturaleza, a pesar de los grandes esfuerzos de mejoramiento mediante la reproducción selectiva.
 
Una compañía japonesa abordó esta problemática a través de los cambios genéticos en una antocianina llamada delfinidina. A pesar que el resultado ha sido criticado por muchos, sigue siendo un gran paso en la creación de flores de gran demanda como es el caso de la rosa azul.
 
El estudio de color de la flor en sus aspectos genéticos y fenotípicos continuará con futuras pruebas de campo. Hasta entonces, apreciar el resultado visual en diferentes tipos de eventos sociales aumenta el interés científico y ornamental.
 

Este artículo nos lo envía Jesús Garay, escritor independiente con interés en la investigación de la biotecnología y el uso de herramientas como los colorímetros para medir con precisión los rasgos físicos.

Comentarios

  1. Anónimo4/5/13 22:41

    Muy interesante, es verdad que no somos Dios para cambiar la genética, pero no hay que negar que es hermoso ver una rosa de un color distinto al que estamos acostumbrados.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/5/13 19:12

    La imagen de la fotografía se puede apreciar que está alterada con algún programa de edición (photoshop), aunque eso no desmiente el artículo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…