Ir al contenido principal

Pequeña araña identifica a su víctima por sus antenas

araña_saltadora1

¿Alguna vez han oído hablar de una araña vampira? Pues la Evarcha culicivora, también conocida como araña saltarina, lo es. Pero no succiona la sangre directamente del cuello de sus víctimas, sino que se alimenta de los mosquitos del género Anopheles —los mismos que transmiten la malaria— después de que estos se hayan alimentado de la sangre de algún vertebrado.

Las arañas saltarinas son realmente quisquillosas para comer. De toda la gama de insectos que viven al este de África, estos arácnidos tienen preferencia sólo por los mosquitos. Pero no por cualquier mosquito… sino sólo por aquellas hembras que tengan el abdomen hinchado de tanta sangre. Esto es realmente fascinante porque, a simple vista, todos los mosquitos se ven prácticamente iguales, sean machos o hembras, recién alimentados o en ayunas, incluso si son de diferentes especies. Sin embargo, esta pequeña araña tiene la capacidad de identificarlos con mucha precisión. ¿Cómo lo hacen?

Ximena Nelson de la Universidad de Canterbury (Nueva Zelanda) y Robert Jackson del Centro Internacional de Ecología y Fisiología de Insectos (Kenia) realizaron un experimento bizarro para descubrir cómo y lo reportaron esta semana en The Journal of Experimental Biology.

Estudios previos habían demostrado que las arañas saltarinas usaban señales visuales: los cuerpos de los Anopheles descansan en un ángulo de 45 grados con respecto a su punto de apoyo, mientras que la mayoría de los insectos lo hacen en paralelo. Por otro lado, cuando el mosquito acaba de alimentarse, presenta un abdomen más hinchado y rojo. Sin embargo, esto no explicaba el por qué de su preferencia por las hembras. Hasta que se dieron cuenta que hay una diferencia clave entre machos y hembras…

anopheles_macho_hembra_antenaAnopheles gambiae Izquierda: macho; Derecha: hembra. (Crédito: Insect Image of the Week)

Como pueden apreciar claramente en la imagen, las antenas del macho son mucho más esponjosas y exuberantes que el de las hembras. Entonces, para confirmar la hipótesis de que las arañas saltarinas identifican a su presa a través de las antenas, Nelson no se le ocurrió mejor idea que crear mosquitos "Frankenstein”.

Para ello colectaron dos tipos de mosquitos (Anopheles y Culex) y les separaron la cabeza y el tórax del abdomen. Luego tomaron la cabeza y el tórax de un insecto y lo pegaron con el abdomen —lleno o vacío— de otro, en diferentes combinaciones: macho x hembra, hembra x macho, Anopheles x Culex y viceversa. Además, algunos abdómenes los llenaron con una solución azucarada en vez de sangre para confundir a la araña. Finalmente las mosquitos macabros fueron puestos en la posición correcta sobre la superficie de prueba.

Los resultados fueron según lo esperado. Primero, los investigadores observaron que las arañas tenían una mayor preferencia por las hembras hinchadas, incluso si estaban llenas con la solución azucarada. Sin embargo, el grosor del abdomen no fue la única pista necesaria para que las arañas identifiquen a su presa, porque, cuando les pusieron en frente a mosquitos con cabeza y tórax de macho y abdomen hinchado de hembra y mosquitos con cabeza y tórax de hembra pero abdomen hinchado de macho, casi siempre preferían a estos últimos, o sea, a los híbridos que tenían las antenas de hembra.

A simpe vista para nosotros es imposible discernir entre un mosquito macho y uno hembra. Sin embargo, las arañas saltarinas tienen algún tipo de mecanismo que les permita hacerlo, a pesar que su visión no sea de las mejores del reino animal.

Ahora queda la curiosidad de saber cómo procesan la información visual las arañas saltarinas: evalúan todas las características del mosquito de manera simultánea o una por una de manera sistemática (como un checklist) antes de atacar. De todas maneras, es un proceso relativamente complejo para su diminuto cerebro por toda la información sensorial que debe manejar.


Referencias:

Nelson, X.J. & Jackson, R.R. The discerning predator: decision rules underlying prey classification by a mosquito-eating jumping spider. J. Exp. Biol. 215, 2255 – 2261 doi: 10.1242/jeb.069609 (2012).

Knight, K. Jumping spiders identify victims by their antennae. J. Exp. Biol. 215, i doi: 10.1242/jeb.075218 (2012).

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi

¿Por qué el tucán tiene un pico tan grande?

Los tucanes ostentan picos enormes y vistosos. Yo pensaba que era producto de la selección sexual, es decir, mejoraba sus chances de conseguir a una buena tucana con quien aparearse y heredar sus genes a la siguiente generación. Sin embargo, habían investigadores que creían que los enormes picos eran un horrible vestigio de algún ancestro primitivo. Pero la verdadera razón era otra según concluye un estudio publicado en Science . Los animales nos podemos catergorizar en dos tipos: los homeotermos (o endotermos) y los poiquilotermos (o ectotermos). Los homeotermos (aves y mamíferos) somos capaces de mantener una temperatura corporal constante (en nuestro caso 37ºC). Cualquier desvío abrupto podría generarnos problemas. Mientras que los poiquilotermos (reptiles) suelen tomar largas horas de sol para calentar su cuerpo y permitir que su metabolismo funcione correctamente. Los seres humanos, por ejemplo, para mantener una temperatura constante sudamos o quemamos nuestras reservas d

Virus contra los tumores

En lo más recóndito de nuestro cuerpo, una célula empieza a multiplicarse sin control . Nada parece detenerla. El gen p53  —que regula la proliferación celular— dejó de funcionar debido a una mutación. Una masa inquebrantable de células anormales empieza a formarse. Aparece un tumor. Nuestro sistema inmune no lo reconoce como una amenaza. Algunas de las células malignas escapan hacia el torrente sanguíneo, colonizando nuevos tejidos. Se ha iniciado la metástasis .  Los tumores tienen sus propios vasos sanguíneos que los alimentan y proveen de oxígeno. A medida que crecen, destruyen los tejidos circundantes afectando el funcionamiento de los órganos vecinos. Recién en ese momento las personas sienten que algo anda mal. Aparecen unos extraños dolores o molestias en el cuerpo que muchas veces no se les da mayor importancia. Grave error. Con el tiempo los dolores se hacen cada vez más fuertes. Ningún medicamento parece aliviarlos. Recién se programa la visita al médico quien ordena unas r