Ir al contenido principal

Novedoso método para detectar proteínas in situ

Uso de proteínas con afinidad por metales pesados mejora la observación de estructuras virales y organelos en su entorno celular nativo.

METTEM

Gracias a la microscopía electrónica de transmisión (MET) hemos podido escudriñar a fondo el componente básico de la vida: las células. Ésta técnica es la que más ha contribuido con nuestro entendimiento de la arquitectura y organización celular, asimismo ha revelado cómo son realmente los virus y cómo infectan las bacterias. Sin embargo, la detección de proteínas en células a nivel ultraestructural sigue realizándose mediante el uso de anticuerpos unidos a partículas metálicas, por ejemplo, el oro coloidal (técnica conocida como Immunogold), que no tienen ni la sensibilidad ni la resolución que cabría esperar del uso de los microscopios electrónicos.

Según un reciente estudio publicado el 9 de mayo en Structure, investigadores europeos liderados por la Dra. Cristina Risco del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC (España), han desarrollado un marcador que permite detectar una o varias proteínas a la vez mediante MET con una resolución asombrosa.

Risco y su equipo usaron una proteína rica en cisteína llamada metalotioneína (MT), cuya principal característica es precisamente capturar metales. La técnica básicamente consiste en unir la MT a la proteína de interés (la que se pretende detectar), como si fuera una etiqueta, para luego bañarla en una solución rica en metales pesados que serán capturados por la MT y formarán nanoestructuras de un nanómetro de diámetro, fácilmente detectables mediante microscopía electrónica.

Con el fin de probar su técnica, los investigadores unieron el gen de una MT a los genes que codifican dos proteínas del virus de la rubeola —una replicasa y una proteína de la cápside viral— y lo insertaron en una línea celular humana a través de un plásmido (un “vehículo” usado para transportar genes al interior de las células, también conocido como vector de clonación). Una vez empezaron a expresarse los genes virales, Risco y sus colegas bañaron a las células con una solución de cloruro de oro (AuCl). Las MT capturaron los átomos del metal y formaron pequeñas nanoestructuras de 1nm de diámetro que fueron fácilmente detectadas por la MET. De esta manera, pudieron observar in situ a los virus de la rubeola.

METTEM

Comparado con el Immnogold, la técnica desarrollada en el CSIC a la cual bautizaron como METTEM o Microscopía Electrónica de Transmisión con Marcación Metálica (traducción libre), mostró mejores resultados. La propia Dra. Risco explica que este nuevo método "permite la detección de proteínas en células con gran especificidad, sensibilidad excepcional y resolución molecular".

Por esta razón, esta técnica presenta grandes perspectivas para la visualización y el estudio de las biomoléculas en su entorno celular nativo. La trascendencia en el campo de la microscopía electrónica es potencialmente similar a la alcanzada por las proteínas fluorescentes en microscopía óptica.


Referencia:

Cristina Risco, Eva Sanmartín-Conesa, Wen-Pin Tzeng, Teryl K. Frey, Volker Seybold, Raoul J. de Groot. (2012) Specific, Sensitive, High-Resolution Detection of Protein Molecules in Eukaryotic Cells Using Metal-Tagging Transmission Electron Microscopy Structure 20(5) 759-766 DOI: 10.1016/j.str.2012.04.001

Fuente | CNB-CSIC.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pruebas rápidas y moleculares para COVID-19

Desde que se anunció la adquisición de más de un millón de "pruebas rápidas" para detectar personas con COVID-19, a fines de marzo, estuvieron en el ojo de la tormenta. Diversos científicos se manifestaron a favor o en contra de ellas, tanto en televisión como en redes sociales. El público general también tomó posición, más basada en simpatías políticas que en ciencia. Aquí les hago un resumen para entender de qué va todo esto.
Definamos conceptos "Pruebas moleculares" es un nombre genérico empleado para referirnos a los análisis basados en ácidos nucleicos, que puede ser de ADN o ARN. Por ejemplo, una prueba de paternidad es una prueba molecular. Se analiza el ADN del presunto padre y del hijo(a), para ver si comparten los mismos marcadores genéticos (fragmentos de ADN que son heredados). En el caso del coronavirus (SARS-CoV-2), la prueba molecular detecta marcadores genéticos en su ARN (otra molécula que también puede codificar la información genética).

La prueb…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

Cuando los antioxidantes promueven el cáncer

Hemos comentado muchas veces que las Especies Reactivas del Oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés) están involucrados con el envejecimiento y con el desarrollo del cáncer. Esto se debe a que los ROS son altamente reactivos, por lo tanto, son capaces de dañar el ADN generando mutaciones. Por suerte existen los antioxidantes, quienes son los encargados de atrapar los ROS y mantenerlos en niveles que no generen daño alguno. Sin embargo, un grupo internacional de investigadores liderados por la Dra. Gina DeNicola del Instituto de Investigaciones de Cambridge revelaron que el factor de transcripción encargado de activar los genes que nos protegen de los ROS, también puede favorecer el desarrollo de ciertos tumores según un artículo publicado ayer en Nature.Normalmente, cuando las células son sometidas a un estrés fisiológico o sufren de algún tipo de daño genético, se activan una serie de genes y factores de transcripción que, de manera coordinada, regulan el funcionamiento de la célula, …