Ir al contenido principal

Investigar en un país en vías de desarrollo…

…es más caro que en un país desarrollado.

laboratorio1

Paul van Helden es director del Centro de Biología Celular y Molecular de la Universidad de Stellenbosch, Sudáfrica. Hace unas semanas publicó una opinión en la revista EMBO Reports en el cual habla acerca del costo de hacer investigación en un país en vías de desarrollo, sacando importantes conclusiones.

Lo que nos caracteriza es que a pesar que el presupuesto interno es bajo —comparado con los países desarrollados—, el porcentaje que se invierte en ciencia, tecnología e innovación (CTI) también lo es, creándose una dependencia de las subvenciones internacionales. El problema es que el país beneficiado debe enfocar todos sus esfuerzos hacia temas que son prioritarios para los países de donde procede el dinero y no para satisfacer sus propias necesidades.

Por otro lado, los científicos de los países pobres son perjudicados por prácticas tarifarias desleales: los reactivos y equipos de laboratorio cuestan entre dos y cinco veces más de lo que cuestan en Estados Unidos o Europa. Entonces, el problema se traduce en dos cosas: i) bajos presupuestos destinados a la CTI y ii) altos costos para realizar investigaciones. Esto provoca que nuestros científicos reciban sueldos miserables y terminen por migrar hacia países donde les ofrezcan mejores oportunidades, provocando la famosa ‘fuga de talentos’.

Y no sólo esto. Al elaborar un proyecto de investigación para conseguir una subvención internacional, uno debe adjuntar el presupuesto aproximado que requerirá para alcanzar el objetivo. Sin embargo, los revisores, que generalmente vienen de países desarrollados, ignoran que los costos de los equipos y reactivos en nuestros países son muy altos y terminan por rechazar nuestras solicitudes creyendo que pedimos más de lo que realmente necesitamos. A parte que se nos niega el dinero, quedamos mal parados.

“Nuestros socios y proveedores de fondos de Europa y Norteamérica harían bien en tomar en cuenta este fenómeno, y deberían presionar al sector comercial para que establezcan un modelo de precios más justo para los países en desarrollo”, comenta van Helden. Además, pide que los científicos del mundo se alejen de aquellas empresas y organizaciones que obtienen grandes beneficios explotando a los investigadores de los países pobres.

Aún así tenemos una ventaja. Sabemos que nuestro presupuesto en CTI irá en aumento, tal vez de manera lenta, pero ya no se reducirá. Si hicimos grandes cosas con poco dinero, imagínense lo que haríamos cuando tengamos lo suficiente.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

15 años más de moratoria a los transgénicos

Ese es el nuevo proyecto de ley (PL 05622/2020-CR) presentado el pasado 25 de junio por el congresista Rolando Campos Villalobos de Acción Popular, el cual tiene por único objetivo ampliar por quince años la moratoria a los transgénicos establecida por la Ley N.º 29811, que vence en diciembre del próximo año. 

Para aclarar, la moratoria sólo se aplica a la liberación al ambiente, es decir, los cultivos transgénicos. Los importados para la alimentación humana o de animales (por ejemplo, el maíz amarillo duro y la soya), no están restringidos ni regulados hasta que se apruebe el RISBA. Tampoco se prohíbe la investigación con transgénicos, pero solo si se realiza en espacios confinados como laboratorios o invernaderos. ¿Cuál es el sustento para ampliar la moratoria?Para saberlo, analicemos la exposición de motivos. Ley de moratoria se sustenta en la necesidad de preservar el ambiente equilibrado del país, dado que existe una incertidumbre sobre los impactos que pueden producir los transgéni…

Cuatro generaciones de ratas son alimentadas con maíz transgénico y no les pasa nada

En toda conversación o debate sobre transgénicos, no falta alguien que dice que son perjudiciales para la salud. En muchos casos, la preocupación es sincera y con una explicación clara sobre el proceso regulatorio al que son sometidos estos productos para demostrar su inocuidad y seguridad, quedan tranquilos. Pero hay personas que, a pesar de la contundente evidencia sobre la seguridad de los transgénicos para el consumo humano, insisten en que esos estudios no sirven porque no se hacen evaluaciones a largo plazo.
Bueno, un reciente estudio publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry evalúa el efecto del consumo de un maíz transgénico (DBN9936), que posee el gen cry1Ab (resistencia a insectos) y epsps (tolerancia a glifosato), a lo largo de cuatro generaciones (F0, F1, F2 y F3). La finalidad fue ver si el consumo de maíz transgénico provoca algún efecto en la capacidad reproductiva de las ratas o en sus descendientes.
El experimento inició con 180 ratas divididos en tres gru…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…