Ir al contenido principal

Contexto ecológico guía la evolución del hospedero durante las epidemias

Cantidad de nutrientes y de depredadores durante epidemias determina si es mejor volverse resistente o susceptible a la infección.

daphnia_dentifera

Después de un brote epidémico, lo que generalmente ocurre en la naturaleza es que los organismos afectados hayan desarrollado algún tipo de resistencia contra el responsable de la infección. Sin embargo, esto no siempre se da. Un reciente estudio publicado Science revela que la disponibilidad de nutrientes y la presencia de depredadores puede afectar esta respuesta y generar organismos que, por el contrario, sean mucho más susceptibles.

Vivimos en un mundo inundado de parásitos, unos organismos que se aprovechan de otros para poder crecer y reproducirse, robándoles sus nutrientes y usando sus moléculas para su propio beneficio. Como respuesta, el hospedero desarrolla ciertas estrategias que le permiten deshacerse o evitar ser infectados por estos parásitos. En otras palabras, se vuelven resistentes gracias a la presión selectiva que ejercen los parásitos sobre ellos.

Sin embargo, nada es gratis en la vida. Desarrollar y poner en funcionamiento estas estrategias de resistencia acarrean un costo energético. Para poder cubrirlo, otras funciones que también requieran gasto de energía se verán afectadas, por ejemplo: la reproducción.

Para entender esta idea asumamos que un individuo tiene $100 para gastar cada día de su vida. De los $100, $50 los invierte en comida, $25 en movilidad y $25 con su enamorada. De pronto, un chorro de rayos gamma liberado por la explosión de una hipernova destruye el 50% de nuestra capa de ozono. Los rayos UV provenientes del sol pasan con mayor facilidad y los científicos sugieren a los habitantes de la Tierra que usen protectores solares para evitar el desarrollo de un cáncer de piel. Sin embargo, el costo del protector solar es de $25 por día. ¿Que podría hacer el individuo para resistir la fuerte radiación UV? Pues adquirir el protector solar. Pero no puede sacrificar el dinero enfocado a la comida, porque si no se alimenta bien podría contraer otras enfermedades. Tampoco podría sacrificar el dinero de la movilidad, porque necesita trasladarse a su trabajo para obtener los $100 diarios. Entonces, por descarte, no tiene más remedio que sacrificar a la enamorada. La reproducción se verá afectada por obtener una estrategia de resistencia contra los rayos UV.

Pero ningún organismo vive aislado. Todos viven dentro de un ecosistema que tendrá una determinada disponibilidad de nutrientes (productividad) y diferentes tipos de amenazas (depredadores). Estos factores ecológicos podrían afectar el balance neto entre resistencia y fecundidad que la teoría predice.

Para determinar en que medida influyen los factores ecológicos en las epidemias y la adaptación a ellas, un grupo de investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia estudiaron la respuesta de un zooplancton (Daphnia dentifera) a su levadura parásita (Metschnikowia bicuspidata) en siete diferentes lagos del estado de Indiana (EEUU).

Los investigadores tomaron muestras del pequeño protozoo en dos diferentes momentos: antes y después del brote epidémico; y notaron que las epidemias eran mayores cuando el lago tenía mayor cantidad de nutrientes y menor cantidad de depredadores. Además, en estos lagos, D. dentifera adquiría resistencia a la infección. Sin embargo, en los lagos menos productivos y con mayor cantidad de depredadores, ocurría todo lo contrario: D. dentifera se volvía más susceptible.

La explicación podría ser que cuando hay poca cantidad de nutrientes, D. dentifera se ve en la necesidad de administrar bien sus recursos —decidir entre adquirir resistencia o reproducirse— y ante la escasez siempre se debe asegurar tener una buena progenie para evitar que la población desaparezca. Además, los depredadores juegan un rol importante porque se comerán a los infectados por ser mucho más fáciles de cazar. Entonces, las epidemias serán más cortas y los D. dentifera no necesitarán adquirir resistencias, serán mucho más susceptibles.

Todo lo contrario ocurre cuando los recursos son abundantes y los depredadores escasos. Una mayor ingesta de alimentos facilitará el ingreso de los parásitos al hospedero. Y como no hay depredadores que se coman a los infectados, las epidemias serán más prolongadas y los D. dentifera desarrollarán resistencia al estar más expuesto por mayo tiempo a ellos (una mayor presión selectiva).

Este mismo comportamiento de las epidemias en función al contexto ecológico podría darse en otros organismos, incluso en aquellos que portan parásitos que potencialmente podrían infectarnos. Y en vista que la actividad humana muchas veces afecta la productividad de los ecosistemas o la cantidad de depredadores, nosotros podríamos ser responsables de ciertos brotes epidémicos de manera indirecta.


Referencia:

ResearchBlogging.orgDuffy, M., Ochs, J., Penczykowski, R., Civitello, D., Klausmeier, C., & Hall, S. (2012). Ecological Context Influences Epidemic Size and Parasite-Driven Evolution Science, 335 (6076), 1636-1638 DOI: 10.1126/science.1215429

Comentarios

  1. Se realizan predicciones del clima a 1 mes (Supera a aemet). Seguro que si piensas un poco, es de interés en el tema del blog, es interesante por ejemplo en: Transportes-viajes, empresas que trabajan a alta o baja temperatura, bienestar de la población, medio ambiente, etc. Es gratis, creetelo en:
    www.123miweb.es/predicien1

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

15 años más de moratoria a los transgénicos

Ese es el nuevo proyecto de ley (PL 05622/2020-CR) presentado el pasado 25 de junio por el congresista Rolando Campos Villalobos de Acción Popular, el cual tiene por único objetivo ampliar por quince años la moratoria a los transgénicos establecida por la Ley N.º 29811, que vence en diciembre del próximo año. 

Para aclarar, la moratoria sólo se aplica a la liberación al ambiente, es decir, los cultivos transgénicos. Los importados para la alimentación humana o de animales (por ejemplo, el maíz amarillo duro y la soya), no están restringidos ni regulados hasta que se apruebe el RISBA. Tampoco se prohíbe la investigación con transgénicos, pero solo si se realiza en espacios confinados como laboratorios o invernaderos. ¿Cuál es el sustento para ampliar la moratoria?Para saberlo, analicemos la exposición de motivos. Ley de moratoria se sustenta en la necesidad de preservar el ambiente equilibrado del país, dado que existe una incertidumbre sobre los impactos que pueden producir los transgéni…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…