Ir al contenido principal

Cacería jurásica

Espectacular fósil muestra a un pterosauro capturado por un pez ganoideo mientras pescaba.

fosil_caceria

Los pterosauros fueron unos reptiles voladores que vivieron durante la Era Mesozoica. Los mejores registros fósiles hallados a la fecha datan del Jurásico Medio y Cretácico Temprano (hace unos 150±30 millones de años), que fue la época de oro de los dinosaurios. Sin embargo, se sabe muy poco acerca de los hábitos alimenticios de este fantástico animal.

En el 2009, los paleontólogos Eberhard Frey & Helmut Tischlinger hicieron un gran descubrimiento mientras hacían excavaciones en un yacimiento ubicado cerca a la ciudad de Eichstätt, en la región de Bavaria, al sur de Alemania. La escena mostraba el preciso momento en el que un pequeño pterosauro (Rhamphorhynchus) es capturado por un gran pez ganoideo (Aspidorhynchus). Según el artículo publicado hoy en PLoS ONE, el reptil volador justo terminaba de cazar a un pequeño pez cuando de pronto fue sorprendido por otro pez, mucho más grande, quien se aferró fuertemente con sus mandíbulas a su ala izquierda.

Anteriormente se habían encontrado otros cuatro esqueletos fósiles de Rhamphorhynchus ubicados cerca al cráneo de un fósil de Aspidorhynchus. Sin embargo, no se tenían evidencias claras que sugirieran una interacción entre ambas especies o que el pterosauro estaba vivo al momento que era capturado por el gran pez.

Por suerte, el fósil reportado en el presente estudio es diferente. Claramente se podía apreciar que uno de los huesos del ala izquierda del pterosauro atraviesa los dientes del pez ganoideo. Y si se analiza detalladamente, se puede observar la presencia de la cola de un pequeño pez atorado en la garganta del pterosauro, así como también, un estómago lleno de restos de otros peces y crustáceos sin digerir. Todo esto apuntaba a que el Rhamphorhynchus fue sorprendido por el Aspidorhynchus cuando trataba de alzar vuelo justo después de haberse alimentado por un pequeño pez.

Sin embargo, la diferencia de tamaños entre los dos protagonistas era muy grande, tanto que no le permitía al pez devorar al Rhamphorhynchus ni tampoco librarse de él. Al parecer su mandíbula quedaba atorada en la membrana de las alas. El pez trató de hundir al pterosauro hasta que llegó a una región carente de oxígeno donde murieron sofocados instantáneamente.

De esta manera, los resultados indicarían que Rhamphorhynchus fue una presa accidental del Aspidorhynchus quien, al verlo vulnerable sobre el agua, trató de capturarlo. Este mismo fenómeno es observado en la actualidad. En 1977, Dodrill & Gilmore reportaron la presencia de restos de aves terrestres en el estómagos de tiburones tigres. Incluso en un trabajo más reciente, Johnson et al. hallaron restos de aves costeras en los estómagos de tiburones blancos.


Referencia:

ResearchBlogging.orgFrey, E., & Tischlinger, H. (2012). The Late Jurassic Pterosaur Rhamphorhynchus, a Frequent Victim of the Ganoid Fish Aspidorhynchus? PLoS ONE, 7 (3) DOI: 10.1371/journal.pone.0031945

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja.


Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Si b…

TOP 10: Las peores cosas de trabajar en un laboratorio

Encontré este interesante artículo publicado en Science Careers. La verdad es que me ha gustado mucho —me sentí identificado con varios aspectos— tanto que me tomé la libertad de traducirlo y hacerle algunas modificaciones, en base a mi experiencia personal, para ustedes.Tus amigos no-científicos no entienden lo que haces.

Cuando te reúnes con tus amigos del colegio o del barrio y empiezan a hablar acerca de sus trabajos, qué es lo que hacen y cuáles han sido los logros más recientes, ellos fácilmente lo pueden resumir en un “he construido una casa/edificio/puente/carretera”, o “he dejado satisfecho a un cliente” (que feo sonó eso xD), o tu amigo abogado dirá “he sacado de la cárcel a un asaltante confeso y encima he logrado que lo indemnicen”, pero cuando te toca a ti ¿qué dirás? “Bueno he curado… uhm, la verdad no he curado, las ratas viven un poco más pero no las he curado, así que he descubierto… no, esa palabra es muy fuerte. La verdad he probado… este… tampoco, las pruebas están …