Ir al contenido principal

Ganadores de la primera carrera mundial de células

Con una impresionante velocidad de 0.000000312Km/h (5.2 micras por minuto), células madre fetales mesenquimales de la médula ósea obtenidas por investigadores de la Universidad de Singapur se llevaron el título de las células más rápidas del mundo según se anunció ayer en el encuentro anual de la Sociedad Americana para la Biología Celular llevado a cabo en Denver (Colorado, EEUU).

La primera Carrera Mundial de Células fue un evento organizado por la Sociedad Americana para la Biología Celular (ASCB) con el fin de que los científicos especializados en la migración celular  tengan la oportunidad de comparar sus modelos y discutir sus hipótesis sobre este proceso que es clave para el desarrollo de los órganos y la diseminación de las células cancerosas.

Participaron un total de 50 laboratorios de todo el mundo enviando 70 líneas celulares diferentes. La ‘pista de carrera’ fue la misma para todos. Esto permitió generar la primera referencia de cómo migran los diferentes tipos de células bajo las mismas condiciones y poder compararlas unas con otras. Por ejemplo, se observó claramente que las células madre y las células cancerosas se movían mucho más rápido que las células sanas y las diferenciadas (maduras).

Las pistas de carrera estuvieron ubicadas en seis ciudades diferentes: Londres, San Francisco, París, Heidelberg, Boston y Singapur. Cada equipo participante enviaba sus células congeladas a uno de estos seis ‘celulódromos’. La pista de carrera consistía en un microfilamento de 0.4mm (400 micrómetros) de largo recubiertos con fibronectina (una proteína que proveía la tracción necesaria para el movimiento de las células). Unas cámaras digitales ubicadas sobre los microscopios se encargaban de capturar una imagen cada 10 minutos durante 24 horas. Al final se calcularía la distancia recorrida en un determinado tiempo para calcular la velocidad de las células participantes y así determinar al ganador. La clave de la victoria fue que las células migraran en una sola dirección, si retrocedían, retrasaban su llegada a la meta.

En segundo lugar se ubicó una línea derivada de células mamarias epiteliales inalteradas y en el tercero la misma línea pero que mostraba un patrón de señalización celular típica de las células cancerosas, con velocidades de 3.2 y 2.7 micras por minuto, respectivamente. Estas células fueron enviadas por investigadores del King’s College de Londres.

Vía | Nature News Blogs.

Comentarios

  1. Interesante como la carrera de espermatoziodes que se hizo hace unos años.

    ResponderBorrar
  2. celulas cancerigenas mas velocs q las celulas maduras mmmmm muy interesante

    ResponderBorrar
  3. Hola

    Un poco lentas si las comparamos con las bacterias. Bdellovibrio consigue una velocidad de 100 micras por segundo. Pero es en la categoría de células flageladas "nadadoras".

    Como en el vídeo se ve que las células están "deslizándose" en una superficie, en dicha categoría las bacterias de la especie Myxococcus xanthus consiguen velocidades de hasta 20 micras/minuto (http://jb.asm.org/content/177/20/5846.short)


    Microbes rule! ;-)

    Saludos

    ResponderBorrar
  4. Gracias por el dato Manuel.

    100 micras por segundo! Vaya que eso si es velocidad pura. Y los flagelos son pues como un motor fuera de borda. Digamos que esta carrera de células era amateur, como un 10K de Nike.

    Saludos.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi

¿Qué favoreció la expansión del Imperio Inca?

Desde el colegio nos han enseñado que la rápida expansión del Imperio Inca se dio gracias a la adopción de nuevas estrategias sociales y políticas, que junto a la gran fuerza laboral adquirida —especialmente de los pueblos sometidos— y un ejército permanente, permitió que dominaran esta parte del continente durante el siglo XV. Sin embargo, de acuerdo a un estudio publicado en Climate of the past , esto no hubiera sido posible sin el aumento de la productividad de sus cultivos que se dio gracias a un incremento de las temperaturas que hubo entre los años 1100 a 1500. Alex Chepstow-Lusty, investigador del Instituto Francés de Estudios Andinos, y sus colaboradores realizaron un análisis paleoclimático de alta resolución (centímetro por centímetro) de los sedimentos obtenidos de la laguna de Marcacocha a 12 kilómetros de Ollantaytambo (Cusco), con el fin de determinar las condiciones climáticas durante el desarrollo y apogeo del Imperio Inca. Se midieron las concentraciones de C-13 (u