Ir al contenido principal

Descubren nueva mutación que afecta el desarrollo del páncreas

Su entendimiento perfeccionaría la terapia regenerativa de la diabetes.

(c) Lango Allen et al. Nat Gen (2011)

La agenesia y la hipoplasia pancreática son problemas congénitos muy raros que se caracterizan por la ausencia total o parcial del páncreas que deriva en una diabetes o en una insuficiencia general del órgano. Las personas que nacen con este problema deben recibir tratamiento de por vida, ya sea dosis de insulina o de las enzimas que no puedan producir (terapia de reemplazo enzimático).

Estudios previos demostraron que dos mutaciones estaban relacionadas con esta enfermedad, una en la proteína PTF1A (factor de transcripción 1α del páncreas) y la otra en la proteína IPF-1 o PDX1 (factor promotor de insulina 1). Sin embargo, en un estudio publicado hoy en Nature Genetics, investigadores europeos liderados por la Dra. Hana Lango Allen de la Universidad de Exeter (Reino Unido), han encontrado una nueva mutación que está relacionada con el desarrollo de la mitad de los casos de agenesia pancreática estudiados.

Lango y sus colaboradores estudiaron a 27 pacientes con agenesia pancreática de los cuales sólo uno presentaba una de las mutaciones descritas anteriormente. La causa del problema congénito de los 26 pacientes restantes era desconocida, por lo que sospechaban que se trataba de una mutación generada durante el desarrollo embrionario conocidas como mutaciones de novo.

Al secuenciar sólo los genes codificantes (exoma) de estos pacientes, los investigadores detectaron mutaciones del gen gata6 en 15 de ellos (~57%), las cuales no fueron encontradas en los padres, confirmándose así que se trata de mutaciones de novo. Además se observó que 14 de los 15 afectados por esta mutación presentaban defectos cardiacos congénitos y en algunos casos se observó anomalías en el tracto biliar y digestivo, y problemas neurológicos, lo que indicaría que el gen podría estar involucrado en el desarrollo de diferentes órganos.

GATA6 es un factor de transcripción presente en los vertebrados y está envuelto en el control de la diferenciación celular y en el desarrollo morfológico del embrión. Un estudio publicado en 1998 por investigadores de la Universidad de Chicago demostró que los ratones que tenían gen mutante homocigota (GATA6−/−) morían en el estado embrionario conocido como gástrula; mientras que los ratones que presentaban la mutación heterocigota (GATA6+/−) nacían completamente normales. No obstante, en humanos bastaba con que una de las copias del gen esté mutado para provocar la agenesia pancreática.

Estos resultados indicaban dos cosas: i) GATA6 cumple un rol importante, y tal vez exclusivo, en el desarrollo del páncreas humano y ii) la agenesia es causada por haploinsuficiencia, o sea, que una copia de este gen no es suficiente para evitar el problema congénito, a diferencia de los genes PTF1A y PDX1, donde una copia correcta del gen es más que suficiente para que el individuo esté sano.

Comprender la función de este factor de transcripción sería de gran ayuda para el desarrollo de terapias regenerativas para la diabetes. Estas terapias se basan en el uso de células madre o células reprogramadas para convertirse en células pancreáticas que permitan regenerar el tejido completo y curar problemas fisiológicos como la diabetes o la insuficiencia pancreática. Para ello se requiere de factores de transcripción específicos que permitan una adecuada diferenciación celular. GATA6 podría ser uno de ellos.


Referencia:

ResearchBlogging.orgAllen, H., Flanagan, S., Shaw-Smith, C., De Franco, E., Akerman, I., Caswell, R., Ferrer, J., Hattersley, A., & Ellard, S. (2011). GATA6 haploinsufficiency causes pancreatic agenesis in humans Nature Genetics DOI: 10.1038/ng.1035

Comentarios

  1. Es una gran noticia para todas las personas que padecen esta enfermedad, además se estima que este número crecerá peligrosamente a causa de la vida sedentaria entre otras. Esperamos con ansia más novedades.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

La manifestación poco conocida de la tenia solitaria

En las profundidades del intestino delgado puede habitar un extraño huésped. Parece un fetuchini tan largo como una anaconda, pero dividido en decenas de pequeños segmentos llamados proglótides. Vive anclado a la pared intestinal por unos espeluznantes ganchos y ventosas que tiene en la cabeza (si así se le puede llamar a eso). No tiene boca porque se alimenta a través de la piel. Es la famosa tenia solitaria . Escólex de Taenia solium con cuatro ventosas y rostelo con ganchos. Fuente: CDC. Le llaman solitaria porque no necesita de una compañera (o compañero) para poder formar una familia. Son hermafroditas. Cada proglótido maduro tiene su propio suministro de óvulos y esperma, capaces de producir unos 60 000 huevos muy resistentes que son liberados a través de nuestras heces . Al menos seis segmentos llenos de huevos son liberados cada día por una persona infectada. Cuando los cerdos comen alimentos contaminados con heces humanas, común en algunas zonas de la sierra y selva del paí

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

La citometría de masas, una novedosa técnica para estudiar las células individualmente

Los citómetros de flujo han sido una herramienta fundamental en el descubrimiento y caracterización de los diferentes tipos de células que conforman el sistema inmune. Esta técnica es tan poderosa que permite analizar más 10 parámetros simultáneamente, gracias al uso de anticuerpos marcados con moléculas fluorescentes. Sin embargo, la citometría de flujo parece haber llegado a su límite tecnológico, ya que cuando se pretende analizar más de 10 parámetros a la vez, la superposición de los espectros luminosos dificulta el análisis de los datos. Un grupo de investigadores norteamericanos y canadienses han mejorado la técnica gracias al uso de los principios de la espectrometría de masas según reportaron ayer en Science . De manera sencilla, la citometría de flujo consiste en el paso de una suspensión celular a través de un láser. Para que las células puedan ser detectadas y diferenciadas unas de otras, son marcadas con moléculas fluorescentes que se excitan cuando el rayo láser inci