Ir al contenido principal

Bacterias de la piel producen “efecto AXE” sobre los mosquitos de la malaria

Compuestos volátiles generados por estas bacterias nos vuelven más o menos atractivos para los mosquitos.

malaria

Muchos nos hemos preguntado ¿por qué los moquitos pican más a unos que a otros?. Resulta que estos insectos se guían por señales químicas que emanamos de nuestro cuerpo. Bajo ese mismo principio actúan los repelentes, que están conformados por sustancias químicas que no son atractivas para ellos.

Las bacterias de la piel cumplen un rol importante en nuestro aroma personal, sin ellas, por ejemplo, nuestro sudor no tuviera olor alguno, sobre todo en las axilas. Entonces, como la microbiota epidérmica es diferente en cada persona, los mosquitos se verán atraídos por unos más que por otros.

Para corroborar esta hipótesis, un grupo de investigadores liderados por el Dr. Niels Verhulst de la Universidad de Wageningen (Holanda) han demostrado que la composición bacteriana de la piel juega un rol importante en la atracción de los mosquitos transmisores de la malaria (Anopheles gambiae). Los resultados aparecen publicados el 28 de Diciembre en PLoS ONE.

Verhulst y sus colaboradores reclutaron a 48 voluntarios entre 20 y 64 años. A cada uno se le dio una media de nylon que debían usar durante los tres días que durara el experimento. Además, se colectó sus emanaciones corporales dos veces por día. Luego se comparó el poder atractivo de las emanaciones de cada participante con respecto a un olor control y a partir de las medias de nylon se hizo el cultivo de los microorganismos que quedaron atrapados en ella.

Nueve de los 48 participantes demostraron ser muy atractivos para los mosquitos mientras que siete no lo fueron. Cuando hicieron los cultivos bacterianos y los relacionaron con sus respectivos voluntarios observaron que los participantes que eran menos atractivos para los mosquitos tenían una mayor diversidad pero menor abundancia microbiana que los que eran más atractivos.

Por otro lado, la abundancia relativa de especies del género Staphylococcus fue mayor en los participantes más atractivos, mientras que los del género Pseudomonas eran más abundantes en los participantes menos atractivos. Otros géneros como Brevibacterium y Corynebacterium no mostraron diferencias significativas entre unos y otros.

Debemos considerar que sólo una pequeña parte de las bacterias que habitan en nuestra piel pueden ser cultivados en el laboratorio. Sin embargo, Staphylococcus y Pseudomonas son las más abundantes de todas.

Según los resultados obtenidos, las personas que tienen una mayor abundancia de especies del género Staphylococcus emanan sustancias volátiles que son más atractivas para los mosquitos de la malaria, mientras que las personas con mayor proporción de especies del género Pseudomonas liberan sustancias menos atractivas para ellos. Conclusiones similares ya han sido obtenidas en dos estudios previos (aquí y aquí), demostrándose así la veracidad de la hipótesis.

La explicación podría ser que una mayor diversidad microbiana —especialmente de Pseudomonas—en la piel hace que las sustancias volátiles atractivas para los mosquitos que son producidas por los Staphylococcus sean transformadas en sustancias menos atractivas o repelentes para ellos. Otra explicación es que el “efecto AXE” de los Staphylococcus es enmascarado por las sustancias volátiles generadas por otras bacterias.

Estos resultados podrían ayudar a desarrollar cremas o jabones que reduzcan los niveles de Staphylococcus en la piel y así evitar la picadura por estos insectos. Los resultados podrían ser confirmados además en otras especies de mosquitos como Aedes aegypti quien es responsable de la transmisión del dengue y la fiebre amarilla.


Referencia:

ResearchBlogging.orgVerhulst, N., Qiu, Y., Beijleveld, H., Maliepaard, C., Knights, D., Schulz, S., Berg-Lyons, D., Lauber, C., Verduijn, W., Haasnoot, G., Mumm, R., Bouwmeester, H., Claas, F., Dicke, M., van Loon, J., Takken, W., Knight, R., & Smallegange, R. (2011). Composition of Human Skin Microbiota Affects Attractiveness to Malaria Mosquitoes PLoS ONE, 6 (12) DOI: 10.1371/journal.pone.0028991

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La oruga derretida

Las larvas de la polilla gitana ( Lymantria dispar ) llevan una vida tranquila. Durante el día, descansan en las grietas de la corteza de los árboles o enterradas en el suelo para evitar ser capturadas por sus depredadores. En las noches, salen de sus escondites y se alimentan de hojas hasta minutos antes del amanecer. A los cuarenta días de vida, se convierten en pupas, y dos semanas después, emergen como polillas adultas. Se aparean, ponen cientos de huevecillos y reinician su ciclo biológico. Oruga de la polilla gitana. Fuente: Wikimedia Commons . Una mañana, una de estas orugas aparece colgada boca abajo en la hoja más alta de una planta. Parece muerta. De pronto, empieza a estirarse y derretirse como si fuera un pedazo de plástico puesto cerca del fuego. La oruga literalmente gotea sobre las hojas que se encuentran debajo. Es una escena es macabra. Ninguna oruga presenció este hecho. Era de día y estaban escondidas. Pero en la noche, sin darse cuenta, se alimentan de las hojas s

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

¿Cómo eran los primeros tomates que llegaron a Europa?

Las primeras exploraciones europeas al continente americano, allá por inicios del siglo XVI, trajeron consigo muchas riquezas, especialmente, plantas que eran cultivas y consumidas al otro lado del mundo. Una de ellas fue el tomate. Hoy es la hortaliza más cultivada en el mundo. Anualmente se producen unas 180 millones de toneladas en 4.85 millones de hectáreas. Los tomates de hoy no se parecen ni saben como los que llegaron a Europa hace 500 años. Esto se debe a que la selección y mejora genética, que se ha dado por décadas, se orientó hacia la obtención de frutos más redondos, uniformes y resistentes, que duren más en los anaqueles de los supermercados y resistan el aplastamiento. La consecuencia fue que, en el proceso, se perdieron aquellos genes y alelos que codifican mayores niveles de azúcares y compuestos volátiles , que son claves en el sabor de este fruto. Con el fin de saber la apariencia que tenían los primeros tomates que llegaron a Europa, un grupo de investigadores neerla