Ir al contenido principal

Scientific American abre el acceso a su archivo histórico

La voz humana transmitida por telégrafo

Scientific American es la revista científica norteamericana más antigua que sigue vigente en la actualidad. El primer número fue publicado en 1845, comenzando como una revista semanal donde se divulgaban las patentes de los inventos hechos por personajes como Alexander Graham Bell (el teléfono en 1876, imagen de portada) y Thomas Alva Edison (la bombilla en 1879, quien además fuera el fundador de la revista Science). También hicieron un especial dedicado a las bicicletas y los automóviles en conmemoración al final del siglo XIX (1899), y reportaron el récord de velocidad obtenido por Henry Ford cuando recorrió 1 milla (~1.6Km) en 39.4 segundos en el año 1904.

Scientific American publicó las primeras fotos del aeroplano inventado por los hermanos Wright dos años antes de que el vuelo tuviera éxito. En 1921, Robert Goddard contribuyó con un artículo donde exponía su idea de desarrollar un cohete capaz viajar a otros planetas, y en 1927 cubrieron la primera prueba de funcionamiento del primer televisor.

En los años siguientes, Scientific American siguió cubriendo los principales acontecimientos dentro del campo de la ciencia y la tecnología, entre ellos, el desarrollo de la primera vacuna contra la polio y el desarrollo de las computadoras. Scientific American recibió incontables contribuciones de investigadores galardonados con el Nobel, tales como: Albert Einstein, Francis Crick, Jonas Salk y Linus Pauling. Ahora, después de más de 165 años de historia, Scientific American sigue vigente, publicándose mensualmente y formando parte de la compañía editorial Nature Publishing Group, la misma que publica la revista Nature. Además, Scientific American es considerada como la más grande e importante revista de divulgación científica del mundo y fue ganadora del National Magazine Award for General Excellence 2011.

Bueno, después de esta breve introducción, me complace anunciarles que Scientific American ha terminado de digitalizar todo su archivo histórico y, para celebrar este acontecimiento, ha puesto disponible para todo el público —sin necesidad de suscribirse— su colección correspondiente a los años 1845-1909. En estos número ustedes podrán encontrar los reportes originales de los inventos de Bell y Edison (figura superior e inferior, respectivamente), así como toda la cobertura del primer tren subterráneo de la ciudad de Nueva York, allá por los años 1870’s. También encontrarás el especial de fin de siglo dedicado a las bicicletas y automóviles y la competencia por el primer vuelo de 3 millas en Carolina del Sur. Son aproximadamente 75,000 artículos.

El foco de Edison

Recuerden que el archivo estará abierto sólo hasta el 30 de Noviembre, así que aprovechen!.

Link | www.nature.com/scientificamerican/archive/index.html

Vía | Nature.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La manifestación poco conocida de la tenia solitaria

En las profundidades del intestino delgado puede habitar un extraño huésped. Parece un fetuchini tan largo como una anaconda, pero dividido en decenas de pequeños segmentos llamados proglótides. Vive anclado a la pared intestinal por unos espeluznantes ganchos y ventosas que tiene en la cabeza (si así se le puede llamar a eso). No tiene boca porque se alimenta a través de la piel. Es la famosa tenia solitaria . Escólex de Taenia solium con cuatro ventosas y rostelo con ganchos. Fuente: CDC. Le llaman solitaria porque no necesita de una compañera (o compañero) para poder formar una familia. Son hermafroditas. Cada proglótido maduro tiene su propio suministro de óvulos y esperma, capaces de producir unos 60 000 huevos muy resistentes que son liberados a través de nuestras heces . Al menos seis segmentos llenos de huevos son liberados cada día por una persona infectada. Cuando los cerdos comen alimentos contaminados con heces humanas, común en algunas zonas de la sierra y selva del paí

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

La citometría de masas, una novedosa técnica para estudiar las células individualmente

Los citómetros de flujo han sido una herramienta fundamental en el descubrimiento y caracterización de los diferentes tipos de células que conforman el sistema inmune. Esta técnica es tan poderosa que permite analizar más 10 parámetros simultáneamente, gracias al uso de anticuerpos marcados con moléculas fluorescentes. Sin embargo, la citometría de flujo parece haber llegado a su límite tecnológico, ya que cuando se pretende analizar más de 10 parámetros a la vez, la superposición de los espectros luminosos dificulta el análisis de los datos. Un grupo de investigadores norteamericanos y canadienses han mejorado la técnica gracias al uso de los principios de la espectrometría de masas según reportaron ayer en Science . De manera sencilla, la citometría de flujo consiste en el paso de una suspensión celular a través de un láser. Para que las células puedan ser detectadas y diferenciadas unas de otras, son marcadas con moléculas fluorescentes que se excitan cuando el rayo láser inci