Ir al contenido principal

Tu microbiota depende de tu dieta

Tal vez no lo sepas, pero tenemos 10 bacterias por cada célula de nuestro cuerpo. Esto indicaría que nuestro microbioma —el genoma de nuestra microbiota— es mucho más grande que nuestro propio genoma, o sea, tenemos más genes bacterianos que humanos. Entonces, no sería raro pensar que nuestra microbiota podría ejercer algún tipo de influencia sobre nuestra fisiología y el desarrollo de ciertos tipos de enfermedades.

(c) Simko/Visuals Unlimited

En estudios realizados en ratones, se ha observado que la flora intestinal tiene un efecto significativo sobre el desarrollo del cerebro y el comportamiento. Un estudio más reciente demostró que una bacteria muy usada en los yogures pro-bióticos —Lactobacillus rhamnosusreducía la ansiedad y el estrés en ratones que recibieron suplementos alimenticios ricos en esta bacteria, gracias a que modulaban la expresión de los receptores de un neurotransmisor conocido como GABA.

Por otro lado, se cree que la flora intestinal también influye en el desarrollo de ciertas enfermedades como el Crohn o la obesidad. Se llegaron a estas conclusiones cuando analizaron y compararon la microbiota intestinal de ratones sanos y ratones obesos. Los patrones de bacterias presentes en cada uno eran diferentes. Sin embargo queda la duda de si es esta diferencia la causa o la consecuencia de estas enfermedades.

Pero, ¿nuestra microbiota dependerá de nuestra dieta?. Hasta ahora no hay una respuesta concluyente a esta pregunta. La flora intestinal forma parte de un ecosistema sumamente complejo que a su vez se encuentra en equilibrio. Hay estudios que muestran una relación entre la dieta y la flora intestinal, mientras que otros no. En abril, un grupo de investigadores del EMBL dividieron a la población humana en tres enterotipos. Cada enterotipo mostraba un patrón distintivo de tres géneros de bacterias: Bacteroides, Ruminococcus y Prevotella.

Al parecer el enterotipo de una persona no cambia a lo largo de su vida. Pero ¿de qué depende cada enterotipo?. Un nuevo estudio publicado en Science muestra que los patrones de dieta de una persona influye en el tipo de bacterias que habitan su tracto digestivo.

Lo que hicieron el Dr. Gary Wu y sus colaboradores fue reclutar a un grupo de voluntarios sanos a los cuales se les tomó una muestra de heces para analizar la composición de su microbiota intestinal mediante un análisis genético. Además, cada uno de los 98 voluntarios llenó un cuestionario acerca de sus hábitos alimenticios. Los participantes fueron agrupados en base a la cantidad de bacterias correspondientes a los tres géneros mencionados anteriormente.

Al relacionar los enterotipos con los hábitos alimenticios de los participantes, Wu et al. encontraron que aquellas personas que consumían muchas carnes y grasas animales (grasas saturadas) tenían una mayor cantidad de Bacteroides en su microbiota intestinal; los Ruminococcus eran prevalentes en las personas que consumían grandes cantidades de alcohol y grasas poliinsaturadas y las Prevotella eran abundantes en las personas que tenían dietas ricas en carbohidratos.

Entonces, ¿se puede cambiar el enterotipo de las personas cambiando las dietas?. Para responder a esta pregunta, Wu y sus colaboradores reclutaron a otros 10 voluntarios internados en un hospital a los cuales les cambiaron las dietas: a una mitad les dieron dietas ricas en grasas y a la otra mitad le dieron dietas ricas en carbohidratos. Cuando se analizó la microbiota de estas personas se observó que había un ligero cambio en la composición microbiana de su flora intestinal. Sin embargo, el enterotipo se mantuvo en los 10 días que duró el experimento. Esto indicaría que los enterotipos dependen de los hábitos alimenticios a largo plazo de las personas.

Por otro lado, con estos resultados se confirma el estudio hecho por los investigadores del EMBL —tal como los antígenos de nuestra sangre nos divide en grupos sanguíneos (ABO), la microbiota intestinal nos divide en enterotipos. Sin embargo, no se termina de entender el efecto que podría tener la dieta en la composición bacteriana de nuestra flora intestinal y como ésta influye sobre nuestra fisiología.


Referencia:

Gary D. Wu, Jun Chen, Christian Hoffmann, Kyle Bittinger, Ying-Yu Chen, Sue A. Keilbaugh, Meenakshi Bewtra, Dan Knights, William A. Walters, Rob Knight, Rohini Sinha, Erin Gilroy, Kernika Gupta, Robert Baldassano, Lisa Nessel, Hongzhe Li, Frederic D. Bushman, and James D. Lewis. Linking Long-Term Dietary Patterns with Gut Microbial Enterotypes. Science. DOI:10.1126/science.1208344 [Published Online 1 September 2011]

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja.


Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Si b…

Se viene el etiquetado de los transgénicos…

Al parecer todo ya está listo para el etiquetado de los productos de origen transgénico ya que está próximo a ser aprobado el Código de Consumo que tiene un artículo denominado “Información sobre los productos", sin embargo hay bastante desconocimiento de lo que significa esto, o más aún, lo que es un transgénico.De manera sencilla un transgénico es un organismo vivo (animal, planta, bacteria, etc.) a la cual se le ha introducido un determinado gen correspondiente a otra especie diferente. Por ejemplo. Un maíz transgénico será un maíz al cual se le ha introducido un gen de una bacteria para que pueda expresar una proteína capaz de matar al insecto que se coma sus hojas, de esta manera, el maíz se vuelve resistente a los insectos o plagas. Existe una gran variedad de plantas transgénicas. Por ejemplo, casi toda la soya del mundo es transgénica, así que los derivados de la soya transgénica serán los productos transgénicos, los cuales tendrán que ser etiquetados. Pero, casi todos lo…