Ir al contenido principal

Reconocemos a los animales con la amígdala derecha

La amígdala es una región importante del cerebro encargada de procesar las emociones; sin embargo, no se sabe si sólo reconoce y responde determinadas categorías de estímulos. En un artículo publicado en Nature Neuroscience, un grupo de científicos liderados por el Dr. Florian Mormann del Instituto Tecnológico de California (CalTech) encontraron que la amígdala derecha responde principalmente ante las imágenes de animales, algo que podría tener una connotación evolutiva importante.

nmr-animal

La amígdala se encuentran ubicada en los lóbulos temporales del cerebro de todos los vertebrados complejos y su función principal es el procesamiento y almacenamiento de las reacciones emocionales, tanto buenas como malas, entre ellas el miedo y las situaciones inesperadas. Sin embargo, no se sabe exactamente a que categorías o dimensiones de estímulos responden las neuronas de la amígdala.

Para responder parte de esta pregunta, Mormann et al. hicieron un análisis neurológico de la respuesta a diferentes estímulos en 41 pacientes de epilepsia. La prueba consistía en mostrar diferentes tipos de imágenes —personas, animales, paisajes y objetos— durante un segundo y analizar la respuesta neuronal antes estos cuatro diferentes estímulos.

Durante las 111 sesiones experimentales, los investigadores capturaron la actividad de 1,445 neuronas tanto de la amígdala, hipocampo y la corteza entorrinal. Los resultados mostraron que fueron las neuronas de la amígdala las que respondieron significativamente ante las imágenes de animales, respuesta que no fue observada con las otras imágenes.

amigdala-response

Pero como nuestra amígdala está dividida en dos —una en cada lóbulo temporal— los investigadores quisieron saber cuál de las dos era la que ofrecía esta respuesta. Al separar los datos por amígdala, Mormann y sus colaboradores vieron claramente que eran las neuronas de la amígdala derecha la que respondían preferentemente ante las imágenes de animales —en la amígdala izquierda no se observó este efecto.

Finalmente, los investigadores agruparon jerárquicamente los patrones de estimulación obtenidos [Figura inicial] y observaron claramente que las respuestas a las imágenes de animales formaban un grupo completamente diferenciado de los otros tres estímulos. Obviamente la imagen de Brad Pitt cayó fuera del grupo de los animales, mientras que, extrañamente, la imagen de la madre Teresa de Calcuta cayó dentro del grupo de los animales.

Sin dudas, este descubrimiento tiene una connotación evolutiva interesante ya que en los humanos primitivos al igual que en los animales actuales, reconocer a otro animal es de vital importancia para su supervivencia ya que se debe saber quien es un potencial depredador y quien una potencial presa. Los investigadores comentan que para completar el estudio y demostrar la connotación evolutiva, se repetirá este experimento en otros animales para ver si sus amígdalas se comportan de la misma manera que en los humanos.


Referencia:

ResearchBlogging.orgMormann, F., Dubois, J., Kornblith, S., Milosavljevic, M., Cerf, M., Ison, M., Tsuchiya, N., Kraskov, A., Quiroga, R., Adolphs, R., Fried, I., & Koch, C. (2011). A category-specific response to animals in the right human amygdala Nature Neuroscience DOI: 10.1038/nn.2899

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

TOP 10: Las peores cosas de trabajar en un laboratorio

Encontré este interesante artículo publicado en Science Careers . La verdad es que me ha gustado mucho —me sentí identificado con varios aspectos— tanto que me tomé la libertad de traducirlo y hacerle algunas modificaciones, en base a mi experiencia personal, para ustedes. Tus amigos no-científicos no entienden lo que haces. Cuando te reúnes con tus amigos del colegio o del barrio y empiezan a hablar acerca de sus trabajos, qué es lo que hacen y cuáles han sido los logros más recientes, ellos fácilmente lo pueden resumir en un “ he construido una casa/edificio/puente/carretera ”, o “ he dejado satisfecho a un cliente ” (que feo sonó eso xD), o tu amigo abogado dirá “ he sacado de la cárcel a un asaltante confeso y encima he logrado que lo indemnicen ”, pero cuando te toca a ti ¿qué dirás? “ Bueno he curado… uhm, la verdad no he curado, las ratas viven un poco más pero no las he curado, así que he descubierto… no, esa palabra es muy fuerte. La verdad he probado… este… tampoco, las

El mundo subatómico de la biología: Biología cuántica

Los seres vivos no somos más que un conjunto de átomos maravillosamente organizados, así que estamos gobernados por sus leyes y principios. Sin embargo, el mundo subatómico no se parece en nada al que los biólogos están acostumbrados estudiar. En el presente artículo trataré de ver en qué medida puede afectar el comportamiento de las partículas subatómicas al mundo vivo que conocemos, sin adentrarnos en conceptos ni ecuaciones complicadas (no soy físico y sería muy difícil para mí explicarlos), tratando de que al menos les quede una idea —algo reduccionista—  de cómo ciertos aspectos complejos de la vida pueden llegar a ser netamente físicos. Los orígenes Hace un poco más de 80 años, el físico alemán Werner Heisenberg propuso los conceptos centrales de la física cuántica que buscaba explicar ese misterioso mundo de los átomos, donde los fotones y los electrones se comportan de una manera realmente extraña, a veces lo hacen como onda y otras como partícula, fenómenos que no pueden s