Ir al contenido principal

A mayor factor de impacto de la revista, mayor número de retracciones

Hay muchas razones por las que un investigador busca publicar su investigación en una revista de alto factor de impacto. Entre ellas tenemos: mejorar sus oportunidades de empleo, ganar más proyectos de financiamiento, obtener reconocimientos y premios; motivándolos a acelerar sus trabajos y cometiendo algunos errores al momento de publicarlos. Sin embargo, estos beneficios que te da publicar en una revista de impacto genera en el investigador la tentación de falsificar sus datos con el fin de captar las expectativas de la revista.

Casos de fraude científico y retracciones hay muchos, por ejemplo, este año el más sonado fue sobre el artículo publicado el Science en el 2009 por Mikovits et al. quienes afirmaron encontrar una relación entre el virus asociado a la leucemia xenotrópica murina (XMRV) con el síndrome de fatiga crónica (CFS), una condición clínica que afecta al menos a 17 millones de personas en el mundo. Sin embargo, muchos investigadores quisieron reproducir los datos estudiando la presencia del virus en pacientes con CFS de diferentes lugares del mundo y ninguno pudo encontrar al bendito virus. Las pruebas fueron tan contundentes que Science tuvo que invitar al equipo de Mikovits a que se retracte voluntariamente del artículo publicado en el 2009 [Ver la historia completa AQUÍ].

Otro recordado caso fue el del artículo publicado por Wakefield et al. en The Lancet que demostraba que había una correlación entre la vacuna triple (sarampión, paperas y rubeola) con el desarrollo de autismo en los niños. Ante los errores procedimentales que evitaban la reproducibilidad de sus resultados, el artículo que fue publicado en 1998 fue retractado en el 2004.

Si bien en algunos casos hay mala fe al momento de publicar los resultados, modificando los datos para que se ajusten a sus hipótesis y así evitar que el dinero invertido por una institución en la investigación se pierda y el investigador no sea penalizado sin darle más dinero para otros proyectos; hay otros artículos en los cuales una contaminación, un dato mal interpretado, una muestra mal almacenada o errores procedimentales, llevan a cometer errores de apreciación dando conclusiones poco acertadas.

Es por eso que es muy importante publicar los resultados para que otros investigadores puedan corroborarlos o refutarlos ya que el peer-review que pasan los artículos antes de publicarse solo se limitan a lo escrito por el autor mas no a una reproducción total del experimento. La comunidad científica hace como un post-review, algo que viene ocurriendo en nuestros días con el sonado artículo de las bacterias del arsénico.

Los Editores Jefe de las revistas Infection and Immunity y mBio encontraron una correlación entre el factor de impacto de la revista con el número de retracciones durante los últimos 10 años. Las revistas más prestigiosas en base a su factor de impacto tales como Nature, Science, Cell, New England Journal of Medicine, entre otras, tienen un mayor índice de retracción que aquellas de menor impacto como PNAS o EMBO, según se aprecia en el gráfico:

retraction

La explicación podría ser que cuando un artículo sale publicado en una revista más prestigiosa, la comunidad científica le presta mayor interés y trata de usar los datos o los procedimientos para realizar sus propias investigaciones, cosa que sus resultados tendrán el mismo o un mayor impacto en la comunidad científica; sin embargo, durante el desarrollo de sus propios experimentos pueden encontrar que los datos no son reproducibles y en ese momento empieza el intercambio de cartas y correos electrónicos con los autores y otros investigadores a fin de corroborar los resultados en otros laboratorios. Al final puede que se confirmen los resultados como puede que no, y es en ese momento donde el artículo debe ser retractado.

Sin embargo, en una revista de menor impacto, los artículos son menos observados así que la probabilidad de que sus datos sean corroborados es menor. En otras palabras, se encuentran mayor número de errores o fraudes en las revistas de mayor impacto porque la comunidad científica hace un mayor trabajo de fiscalización en ellas; mientras que las de menor impacto pueden tener datos fraguados pero muy pocos se percatarán de ello.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pruebas rápidas y moleculares para COVID-19

Desde que se anunció la adquisición de más de un millón de "pruebas rápidas" para detectar personas con COVID-19, a fines de marzo, estuvieron en el ojo de la tormenta. Diversos científicos se manifestaron a favor o en contra de ellas, tanto en televisión como en redes sociales. El público general también tomó posición, más basada en simpatías políticas que en ciencia. Aquí les hago un resumen para entender de qué va todo esto.
Definamos conceptos "Pruebas moleculares" es un nombre genérico empleado para referirnos a los análisis basados en ácidos nucleicos, que puede ser de ADN o ARN. Por ejemplo, una prueba de paternidad es una prueba molecular. Se analiza el ADN del presunto padre y del hijo(a), para ver si comparten los mismos marcadores genéticos (fragmentos de ADN que son heredados). En el caso del coronavirus (SARS-CoV-2), la prueba molecular detecta marcadores genéticos en su ARN (otra molécula que también puede codificar la información genética).

La prueb…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

Cuando los antioxidantes promueven el cáncer

Hemos comentado muchas veces que las Especies Reactivas del Oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés) están involucrados con el envejecimiento y con el desarrollo del cáncer. Esto se debe a que los ROS son altamente reactivos, por lo tanto, son capaces de dañar el ADN generando mutaciones. Por suerte existen los antioxidantes, quienes son los encargados de atrapar los ROS y mantenerlos en niveles que no generen daño alguno. Sin embargo, un grupo internacional de investigadores liderados por la Dra. Gina DeNicola del Instituto de Investigaciones de Cambridge revelaron que el factor de transcripción encargado de activar los genes que nos protegen de los ROS, también puede favorecer el desarrollo de ciertos tumores según un artículo publicado ayer en Nature.Normalmente, cuando las células son sometidas a un estrés fisiológico o sufren de algún tipo de daño genético, se activan una serie de genes y factores de transcripción que, de manera coordinada, regulan el funcionamiento de la célula, …