Ir al contenido principal

Debemos seguir llamándonos Homo sapiens?

“Un animal que pone en peligro su propio futuro y el de la mayoría de formas de vida y ecosistemas de la Tierra no merece ni uno de los dos ‘sapiens’ que ostenta ahora”. Este es un interesante comentario hecho por el comunicador científico Julian Cribb en el último número de Nature.

El nombre Homo sapiens se lo debemos al gran naturalista Carlos Linneo, padre de la taxonomía y de la nomenclatura binomial. Este fue el nombre con el cual asignó a nuestra especie allá por el año 1758, cuando la humanidad si parecía ser ‘sabia’ con respecto a los demás. Ahora, este nombre se encuentra en debate debido a nuestra cuestionable habilidad para controlar los desastres ecológicos y ambientales que hemos desencadenado.

476282b-i1.0

Nuestra especie debería ser formalmente renombrada y descrita como aquella que extermina a miles de otras especies; liberando cantidades de carbono, nitrógeno y fósforo que exceden lo necesario para mantener los ciclos naturales de la Tierra; dedicando 50 veces más recursos para la fabricación de armas que para mantener el suministro de alimentos; destruyendo los bosques; contaminando el agua; explotando los océanos; y dañando la atmósfera a una escala global.

Si bien cambiar nuestro nombre podría infringir algunas de las reglas sagradas establecidas por la nomenclatura, sería una señal importante para tomar conciencia sobre nuestro comportamiento actual, dejando reservado el nombre Homo sapiens sapiens para un tipo de humanos futuros que puedan vivir dentro de los límites establecidos por el planeta (la zona verde dentro del círculo):

461472a-f1.2

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja.


Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Si b…

TOP 10: Las peores cosas de trabajar en un laboratorio

Encontré este interesante artículo publicado en Science Careers. La verdad es que me ha gustado mucho —me sentí identificado con varios aspectos— tanto que me tomé la libertad de traducirlo y hacerle algunas modificaciones, en base a mi experiencia personal, para ustedes.Tus amigos no-científicos no entienden lo que haces.

Cuando te reúnes con tus amigos del colegio o del barrio y empiezan a hablar acerca de sus trabajos, qué es lo que hacen y cuáles han sido los logros más recientes, ellos fácilmente lo pueden resumir en un “he construido una casa/edificio/puente/carretera”, o “he dejado satisfecho a un cliente” (que feo sonó eso xD), o tu amigo abogado dirá “he sacado de la cárcel a un asaltante confeso y encima he logrado que lo indemnicen”, pero cuando te toca a ti ¿qué dirás? “Bueno he curado… uhm, la verdad no he curado, las ratas viven un poco más pero no las he curado, así que he descubierto… no, esa palabra es muy fuerte. La verdad he probado… este… tampoco, las pruebas están …

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…