Ir al contenido principal

Debemos seguir llamándonos Homo sapiens?

“Un animal que pone en peligro su propio futuro y el de la mayoría de formas de vida y ecosistemas de la Tierra no merece ni uno de los dos ‘sapiens’ que ostenta ahora”. Este es un interesante comentario hecho por el comunicador científico Julian Cribb en el último número de Nature.

El nombre Homo sapiens se lo debemos al gran naturalista Carlos Linneo, padre de la taxonomía y de la nomenclatura binomial. Este fue el nombre con el cual asignó a nuestra especie allá por el año 1758, cuando la humanidad si parecía ser ‘sabia’ con respecto a los demás. Ahora, este nombre se encuentra en debate debido a nuestra cuestionable habilidad para controlar los desastres ecológicos y ambientales que hemos desencadenado.

476282b-i1.0

Nuestra especie debería ser formalmente renombrada y descrita como aquella que extermina a miles de otras especies; liberando cantidades de carbono, nitrógeno y fósforo que exceden lo necesario para mantener los ciclos naturales de la Tierra; dedicando 50 veces más recursos para la fabricación de armas que para mantener el suministro de alimentos; destruyendo los bosques; contaminando el agua; explotando los océanos; y dañando la atmósfera a una escala global.

Si bien cambiar nuestro nombre podría infringir algunas de las reglas sagradas establecidas por la nomenclatura, sería una señal importante para tomar conciencia sobre nuestro comportamiento actual, dejando reservado el nombre Homo sapiens sapiens para un tipo de humanos futuros que puedan vivir dentro de los límites establecidos por el planeta (la zona verde dentro del círculo):

461472a-f1.2

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fusión y fisión de mitocondrias

Se cree que los procariotas aparecieron en el planeta hace unos 3,500 millones de años, mientras que los eucariotas lo hicieron hace unos 2,000 millones de años. Pero, si los procariotas llevan una ventaja de 1,500 millones de años a los eucariotas, ¿por qué ellos no son los organismos más complejos? La respuesta son las mitocondrias [Les recomiendo leer este artículo publicado en el blog]. Todos conocemos a las mitocondrias, si no las recuerdan, aquí se las presento. Tal vez la imagen que tenemos de ellas es que se encuentran diseminadas por toda la célula, aisladas unas de otras o, a lo mucho, reuniéndose en pequeños grupos. Sin embargo, esto no es así. En realidad, las mitocondrias son unos organelos muy dinámicos, que se encuentran fusionándose y dividiéndose constantemente, pero hasta ahora no se sabe a ciencia cierta que rol cumple este proceso. Axel Kowald de la Universidad Humboldt de Berlín y Tom B. L. Kirkwood de la Universidad de Newcastle han desarrollado una teoría

El mapa de las rutas metabólicas… Animado!

¿Qué es una ruta o vía metabólica? De manera sencilla, es el flujo de reacciones que sigue un determinado compuesto al ingresar a la célula, de esta manera, se transforma en una molécula más compleja (biosíntesis o anabolismo) o en una más sencilla (degradación o catabolismo). Por ejemplo: el pan tiene una gran variedad de compuestos químicos, pero el más abundante es el almidón —presente en la harina con el que es elaborado. El almidón es degradado por una serie de reacciones químicas gracias a unas enzimas llamadas amilasas, convirtiéndose en pequeñas unidades de glucosa. La glucosa ingresa a la célula y pasa por una serie de reacciones para llegar a formar dos moléculas de piruvato. Gráficamente lo podemos ver de la siguiente manera: Esta forma de graficarla se ve muy fría y poco llamativa, es más, parece ser muy difícil de aprenderla y no nos dice nada de como es el flujo de las otras moléculas que participan en la reacción, por ejemplo: el ADP y el NADH. Además, ésta sol

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.