Ir al contenido principal

Científicos revelan el secreto del mimetismo mülleriano de las mariposas

Uno de los grandes misterios de la evolución es cómo hacen dos especies de mariposas diferentes, las cuales tienen un mal sabor para las aves, para tener el mismo patrón de coloración de alas —una estrategia conocida en el mundo natural como mimetismo mülleriano. Ni los grandes como Darwin, Wallace y Bates lograron entenderlo ya que carecían de los medios para lograrlo. Ahora, gracias a la tecnología moderna, un grupo de investigadores europeos liderados por el Dr. Mathieu Joron, lograron responder a esta pregunta analizando la región del genoma responsable del controlar el patrón de coloración de las alas de Heliconius numata. Los resultados aparecieron publicados hoy en Nature.

mariposa

En la imagen podemos apreciar a Heliconius numata (en la parte superior) y a Melinaea mneme —pariente cercano de las mariposas monarcas— (en la parte inferior). Estas dos especies pertenecen a dos géneros de mariposas poco relacionados; sin embargo, comparten un mismo patrón de coloración de alas. A decir verdad, es la H. numata quien imita el patrón de coloración de las alas de M. mneme, el cual varía según la región donde vive. Las aves las reconocen por las alas y evitan devorarlas porque poseen un sabor muy desagradable. A esto se le conoce como mimetismo mülleriano —dos especies diferentes que comparten los mismos depredadores desarrollan las mismas señales de advertencia.

La clave se encuentra en un súpergen —grupo de locus vecinos que se encuentran muy apretados unos con otros y se heredan como si fueran un sólo gen— llamado P. Este supergén es sumamente polimórfico y cada combinación específica de sus alelos da un patrón de coloración diferente. En total H. numata expresa siete patrones de coloración de alas diferentes, el cual se expresa sinpátricamente con la coloración del género Melinaea. Cada patrón está controlado por alelos específicos dentro del supergén P, los cuales tienen patrones de dominancia específicos [click para ampliar la imagen]:

mariposa-alas

Los investigadores aislaron una porción del genoma de 400Kb que contenía al súpergen P, el cual se caracterizaba por ser una región donde no había recombinación genética o crossing-over. Los análisis genéticos mostraron que las poblaciones naturales de H. numata presentaban 3 rearreglos genómicos diferentes dentro supergén P (BP0, BP1 y BP2) coexistiendo en la especie. Cada versión controlaba un patrón específico de coloración de las alas y explicaba por qué las mariposas se veían tan diferentes unas de otras a pesar de tener el mismo ADN.

El rearreglo BP1 se encontraba exclusivamente dentro del grupo bicoloratus y esto se entiende porque vemos que este patrón es el dominante. Por otro lado, el rearreglo BP0 se encontraba en forma homocigótica dentro del grupo silvana, el más recesivo de todos. Y el BP2 se encontraba en todos los grupos intermedios como tarapotensis y aurora. Esto explica claramente que ante la ausencia de recombinación genética, la forma como están ubicados los locus dentro del supergén P puede generar una variabilidad en el patrón fenotípico de las alas.

Entonces, ahora que se sabe de donde salen los patrones de coloración de las alas, la selección natural hace su trabajo. Aquellas mariposas que no tengan el patrón de coloración de las alas típico de una determinada región tendrán más probabilidades de ser depredadas, y su número será reducido hasta que terminarán por desaparecer, perdiéndose así ese fenotipo.

Estos resultados dan una clave fundamental de la forma como evolucionan los supergenes en otros sistemas. Por otro lado vemos que las diferencias fenotípicas no sólo se deben a la variabilidad de un determinado gen, sino también a la arquitectura y organización de ciertos locus en un determinado cromosoma. Este supergén P también podría ser un factor de adaptación importante en otras especies.


Referencia:

ResearchBlogging.orgJoron, M., Frezal, L., Jones, R., Chamberlain, N., Lee, S., Haag, C., Whibley, A., Becuwe, M., Baxter, S., Ferguson, L., Wilkinson, P., Salazar, C., Davidson, C., Clark, R., Quail, M., Beasley, H., Glithero, R., Lloyd, C., Sims, S., Jones, M., Rogers, J., Jiggins, C., & ffrench-Constant, R. (2011). Chromosomal rearrangements maintain a polymorphic supergene controlling butterfly mimicry Nature DOI: 10.1038/nature10341

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi

¿Por qué el tucán tiene un pico tan grande?

Los tucanes ostentan picos enormes y vistosos. Yo pensaba que era producto de la selección sexual, es decir, mejoraba sus chances de conseguir a una buena tucana con quien aparearse y heredar sus genes a la siguiente generación. Sin embargo, habían investigadores que creían que los enormes picos eran un horrible vestigio de algún ancestro primitivo. Pero la verdadera razón era otra según concluye un estudio publicado en Science . Los animales nos podemos catergorizar en dos tipos: los homeotermos (o endotermos) y los poiquilotermos (o ectotermos). Los homeotermos (aves y mamíferos) somos capaces de mantener una temperatura corporal constante (en nuestro caso 37ºC). Cualquier desvío abrupto podría generarnos problemas. Mientras que los poiquilotermos (reptiles) suelen tomar largas horas de sol para calentar su cuerpo y permitir que su metabolismo funcione correctamente. Los seres humanos, por ejemplo, para mantener una temperatura constante sudamos o quemamos nuestras reservas d

Virus contra los tumores

En lo más recóndito de nuestro cuerpo, una célula empieza a multiplicarse sin control . Nada parece detenerla. El gen p53  —que regula la proliferación celular— dejó de funcionar debido a una mutación. Una masa inquebrantable de células anormales empieza a formarse. Aparece un tumor. Nuestro sistema inmune no lo reconoce como una amenaza. Algunas de las células malignas escapan hacia el torrente sanguíneo, colonizando nuevos tejidos. Se ha iniciado la metástasis .  Los tumores tienen sus propios vasos sanguíneos que los alimentan y proveen de oxígeno. A medida que crecen, destruyen los tejidos circundantes afectando el funcionamiento de los órganos vecinos. Recién en ese momento las personas sienten que algo anda mal. Aparecen unos extraños dolores o molestias en el cuerpo que muchas veces no se les da mayor importancia. Grave error. Con el tiempo los dolores se hacen cada vez más fuertes. Ningún medicamento parece aliviarlos. Recién se programa la visita al médico quien ordena unas r