Ir al contenido principal

“Voy a investigar lo que me dé la gana”—Una triste mentira

Creo que esta genial caricatura de Jorge Cham se merecía un espacio en el blog…

(c)PhD Comics

Creo que no hay nada que resuma mejor la vida de un investigador. Sin dudas, todos los que hemos optado por una carrera científica lo hicimos con el deseo de ser investigadores o científicos, para descubrir cosas nuevas, tratar de solucionar los problemas de salud y alimentación del mundo, mejorar la calidad de vida de las personas, explicarnos el por qué de las cosas, etc.

Sin embargo, todas estas ilusiones se derrumban al momento de entrar a investigar a un laboratorio. Si bien nos dan la libertad de escoger un tema de tesis cualquiera, si es que estos no se ajustan a los objetivos del laboratorio simplemente no podrás realizarlo porque te faltarán materiales y reactivos, así que terminas optando por el tema de tesis que te ofrece el profesor jefe del laboratorio.

Una vez que somos profesionales y conseguimos un puesto en una universidad como profesor auxiliar también creemos que ahora sí podremos investigar en lo que queramos pero muchas veces no ocurre eso y tenemos que aceptar las líneas de investigación establecidas por la Comisión Académica o los Jefes de Departamento. Sin dudas, lo que más quisieras en ese momento es ser el jefe del laboratorio o centro de investigación para que finalmente puedas investigar lo que realmente quieras.

Después de unos años como profesor auxiliar y luego como profesor asociado, por fin alcanzas una plaza como profesor principal, y te asignan como jefe de uno de los laboratorios de la universidad. Sin embargo, una vez que llegas a esta posición te das cuenta que tu investigación debe ajustarse a los lineamientos que te ponen la Comisión de Subvenciones y Presupuesto de la Universidad o de las Fundaciones Nacionales e Internacionales. Es en este momento donde viene otra gran verdad, inmortalizada por otra de las geniales caricaturas de Cham, donde uno puede investigar lo que realmente quiere variando un poco el ciclo de las subvenciones

(c)PhD Comics

Luego pasas tus años como profesor principal, años en los que seguramente ganas tanto prestigio que ya no investigas y simplemente pones tu nombre en los artículos científicos hechos por tus alumnos o investigadores de tu laboratorio para que se aseguren que sus trabajos sean publicados en las revistas de mayor impacto, y poco a poco vas envejeciendo, tus facultades cognitivas van deteriorándose y cuando ven que ya es momento de que te retires para dar la oportunidad a otro investigador, te nombran Profesor Emérito.

Bueno, creo que en este punto ya tienes todo lo ganado todo el respeto necesario para que investigues cualquier cosa que te de la gana; sin embargo, el tiempo que tengas ya no será suficiente y llegará la inevitable hora de tu muerte. Ahora si podrás “Investigar en Paz” [RIP: Research In Peace]… en el cielo, aunque muy probablemente los científicos —sobre todo los biólogos— no vayamos al cielo una vez muertos. [¿A dónde van los biólogos cuando mueren?].

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cuatro generaciones de ratas son alimentadas con maíz transgénico y no les pasa nada

En toda conversación o debate sobre transgénicos, no falta alguien que dice que son perjudiciales para la salud. En muchos casos, la preocupación es sincera y con una explicación clara sobre el proceso regulatorio al que son sometidos estos productos para demostrar su inocuidad y seguridad, quedan tranquilos. Pero hay personas que, a pesar de la contundente evidencia sobre la seguridad de los transgénicos para el consumo humano, insisten en que esos estudios no sirven porque no se hacen evaluaciones a largo plazo.
Bueno, un reciente estudio publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry evalúa el efecto del consumo de un maíz transgénico (DBN9936), que posee el gen cry1Ab (resistencia a insectos) y epsps (tolerancia a glifosato), a lo largo de cuatro generaciones (F0, F1, F2 y F3). La finalidad fue ver si el consumo de maíz transgénico provoca algún efecto en la capacidad reproductiva de las ratas o en sus descendientes.
El experimento inició con 180 ratas divididos en tres gru…

15 años más de moratoria a los transgénicos

Ese es el nuevo proyecto de ley (PL 05622/2020-CR) presentado el pasado 25 de junio por el congresista Rolando Campos Villalobos de Acción Popular, el cual tiene por único objetivo ampliar por quince años la moratoria a los transgénicos establecida por la Ley N.º 29811, que vence en diciembre del próximo año. 

Para aclarar, la moratoria sólo se aplica a la liberación al ambiente, es decir, los cultivos transgénicos. Los importados para la alimentación humana o de animales (por ejemplo, el maíz amarillo duro y la soya), no están restringidos ni regulados hasta que se apruebe el RISBA. Tampoco se prohíbe la investigación con transgénicos, pero solo si se realiza en espacios confinados como laboratorios o invernaderos. ¿Cuál es el sustento para ampliar la moratoria?Para saberlo, analicemos la exposición de motivos. Ley de moratoria se sustenta en la necesidad de preservar el ambiente equilibrado del país, dado que existe una incertidumbre sobre los impactos que pueden producir los transgéni…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…