Ir al contenido principal

Rayos X revelan la pigmentación de las plumas de las primeras aves

Las aves aparecieron en el planeta hace aproximadamente 150 millones de años. Si bien se han encontrado fósiles en muy buen estado de conservación, lo que ha permitido a los paleontólogos saber como eran las primeras aves, estos no ofrecen mucha información acerca de su color. Usando una novedosa técnica basada en los rayos X, un grupo internacional de investigadores liderados por el Dr. Roy Wogelius de la Universidad de Manchester han podido determinar los patrones de pigmentación de las plumas de varias aves ancestrales según reportaron en el 30 de Junio en Science.

plumas-aves

Actualmente, muchas especies de aves poseen plumas de extravagantes colores, como por ejemplo, los guacamayos. En este caso, el fin de los colores es llamar la atención de una hembra para poder reproducirse. En otras aves, los colores sirven para identificar a miembros de su misma especie y en otras para camuflarse. Entonces, salta a la vista una pregunta, ¿las primeras aves también presentaban determinados patrones de pigmentación que les permitieran encontrar una pareja o esconderse de sus depredadores?

El año pasado, un grupo de investigadores chinos pudieron determinar el patrón de color de las plumas de un Anchiornis huxleyi —una especie de dinosaurio emplumado— a través de la caracterización morfológica de sus melanocitos (células especializadas en producir y almacenar los pigmentos animales). El problema de esta técnica radica en que los fósiles deben estar en un muy buen estado de conservación para poder caracterizar correctamente la forma y densidad de los melanocitos. Sin embargo, los fósiles así son extremadamente raros.

Wogelius et al. usaron el moderno sincrotrón del Centro de Acelerador Lineal de la Universidad de Standford (SLAC) para identificar y cuantificar los metales asociados a las trazas de pigmentos presentes en los fósiles de plumas de aves ancestrales, entre ellas, un Confuciusornis sanctus de 125 millones de años y un Gansus yumenensis  de ~110 millones de años.

La técnica consiste en bombardear las muestras de plumas fósiles con los rayos X producidos por el acelerador de partículas. Los rayos X chocarán contra los átomos presentes en las muestras y excitarán sus electrones, llevándolos a un nivel más alto de energía. Los electrones, al volver a su estado inicial más estable, liberarán energía en forma de otros rayos X (efecto fotoeléctrico) los cuales tendrán una longitud de onda específica, dependiendo del átomo (fluorescencia de rayos X). Un detector analizará estos rayos X y en base a su longitud de onda los identificará.

Los pigmentos como la eumelanina están asociados a metales como el cobre, zinc, hierro y níquel, quienes son los encargados de darle las distintas tonalidades. Wogelius y sus colaboradores primero se enfocaron en el patrón de distribución del cobre. Este metal está asociado con la presencia de la eumelanina oscura. Así que, a través de este escaneo, los investigadores pudieron determinar que regiones de las plumas eran claras y que regiones eran oscuras. Lamentablemente, la eumelanina sólo es responsable de la pigmentación negra y marrón oscura, así que sólo se pudo determinar el patrón de distribución de estas dos tonalidades mas no el color en sí de las plumas.

plumas-aves2

Para validar sus resultados, los investigadores aplicaron la técnica a animales modernos así como también a fósiles de peces, calamares y a una melanina comercial. Por ejemplo, los resultados obtenidos del saco de tinta de un calamar prehistórico (Rachiteuthis) fueron similares a los obtenidos del saco de tinta de un calamar comprado recientemente en el mercado.

Aquí les pongo un video realizado por la Universidad de Stanford que resume muy bien el trabajo:


Referencia:

Wogelius RA; et al. Trace Metals as Biomarkers for Eumelanin Pigment in the Fossil Record. Science. doi: 10.1126/science.1205748 (2011).

Vía | WiredScience, Science NOW & Nature News.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Algodón rosa

La mayoría de las personas dan por hecho que el algodón es blanco. Lo vemos así en hisopos, rollos y torundas. Sin embargo, existen de diversos colores, especialmente, en Perú. Marrón, crema, pardo, verde, son algunos de ellos. Como esos algodones no se pueden teñir, la industria textil optó por las variedades de fibra blanca. Muestras de algodón de color. Fuente: Ing. Patricia Ocampo. En la actualidad hay una mayor concienciación por los impactos ambientales que generan los productos que consumimos. La ropa es una de ellas. Los tintes empleados generan contaminación de los cuerpos de agua. En ese contexto, los algodones pigmentados adquieren mayor relevancia, aunque la variedad de colores existentes es muy limitada. La naturaleza tiene infinidad de colores. Un claro ejemplo son las flores: amarillas, azules, rosadas, violetas, rojas y más. Cada pigmento es producido por diversas enzimas que catalizan reacciones químicas para que una molécula se convierta en otra. Por ejemplo, la tiros

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi

Fusión y fisión de mitocondrias

Se cree que los procariotas aparecieron en el planeta hace unos 3,500 millones de años, mientras que los eucariotas lo hicieron hace unos 2,000 millones de años. Pero, si los procariotas llevan una ventaja de 1,500 millones de años a los eucariotas, ¿por qué ellos no son los organismos más complejos? La respuesta son las mitocondrias [Les recomiendo leer este artículo publicado en el blog]. Todos conocemos a las mitocondrias, si no las recuerdan, aquí se las presento. Tal vez la imagen que tenemos de ellas es que se encuentran diseminadas por toda la célula, aisladas unas de otras o, a lo mucho, reuniéndose en pequeños grupos. Sin embargo, esto no es así. En realidad, las mitocondrias son unos organelos muy dinámicos, que se encuentran fusionándose y dividiéndose constantemente, pero hasta ahora no se sabe a ciencia cierta que rol cumple este proceso. Axel Kowald de la Universidad Humboldt de Berlín y Tom B. L. Kirkwood de la Universidad de Newcastle han desarrollado una teoría