Ir al contenido principal

A mayores latitudes, las órbitas oculares son más grandes… y también el cerebro

La luz tiene una gran influencia sobre el tamaño del sistema ocular de los animales. Esto lo podemos apreciar claramente en los animales nocturnos (Ej.: búhos, jaguares, etc.), los cuales tienen ojos mucho más grandes en relación al tamaño de su cabeza. Una baja luminosidad requiere de córneas y pupilas más grandes, con una mayor densidad de fotorreceptores para mejorar la sensibilidad. Entonces, ¿vivir en zonas más aleadas del ecuador, donde los niveles de luminosidad y la duración de los días son menores, pueden influir en el tamaño de nuestros ojos?. Un par de investigadores de la Universidad de Oxford demostraron que esto es así según un artículo publicado hoy en Biology Letters.

big-eyes

Hay muchos estudios que han encontrado una relación directa entre el tamaño de los ojos y los niveles de luminosidad ambiental. Unos ojos más grandes permiten tener una mayor agudeza y sensibilidad gracias a que la córnea y las pupilas son más grandes, permitiendo un mayor paso de luz y aumentando el tamaño de la imagen que se forma en la retina.

Por otro lado, se sabe que a medida que nos alejamos del ecuador, los niveles de luminosidad —en términos de la cantidad de luz que incide sobre la superficie de la Tierra y la duración del día durante las estaciones invernales— se reducen proporcionalmente. Esto puede generar una fuerte presión sobre nuestra visión, ya que a mayores latitudes se pasan periodos de tiempo más prolongados con niveles de luminosidad muy bajos (penumbra). Así que los que viven en zonas más alejadas del ecuador necesitan de una mayor cantidad de conos —fotorreceptores que se activan con altos niveles de luminosidad— para tener una visión fotópica tan aguda como de los que viven en regiones ecuatoriales.

Para determinar si la latitud puede influir en el tamaño de nuestros ojos, los investigadores Eiluned Pearce & Robin Dunbar del Instituto de Antropología Cognitiva y Evolutiva de la Universidad de Oxford analizaron y midieron la capacidad craneal y el volumen de la órbita ocular de 55 cráneos de adultos sanos que datan del siglo XIX los cuales forman parte de 12 poblaciones de diferentes partes del mundo.

F1-large

Pearce & Dunbar encontraron una correlación positiva entre la latitud y el tamaño de la órbita ocular. Además, también encontraron una correlación positiva con la capacidad craneal, la cual está en función al tamaño del cerebro, lo que indicaría que el tamaño de los ojos y el volumen del cerebro aumentan a medida que se vive más alejado del ecuador. Los científicos descartaron que este aumento en el tamaño de la órbita ocular se deba a las temperaturas —las cuales disminuyen a medida que aumenta la latitud— ya que no encontraron una correlación alguna entre ellas. [Las bajas temperaturas requieren de tejidos con mayor cantidad de grasas, aumentando así el volumen de los ojos].

Por otro lado, esto no quiere decir que los que viven en regiones de mayor latitud son más inteligentes que los que viven cerca del ecuador ya que sus cerebros son ligeramente más grandes. Lo que ocurre es que unos ojos más grandes requieren de una corteza visual —región del cerebro encargada de interpretar la información visual— mayor, por lo tanto el cerebro será más grande en esta región, aumentando así su volumen. Este mismo efecto ha sido observado en los gatos domésticos, los cuales tienen las órbitas oculares y el córtex visual  más pequeños en comparación a los gatos silvestres.


Referencia:

ResearchBlogging.orgPearce, E., & Dunbar, R. (2011). Latitudinal variation in light levels drives human visual system size Biology Letters DOI: 10.1098/rsbl.2011.0570

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pruebas rápidas y moleculares para COVID-19

Desde que se anunció la adquisición de más de un millón de "pruebas rápidas" para detectar personas con COVID-19, a fines de marzo, estuvieron en el ojo de la tormenta. Diversos científicos se manifestaron a favor o en contra de ellas, tanto en televisión como en redes sociales. El público general también tomó posición, más basada en simpatías políticas que en ciencia. Aquí les hago un resumen para entender de qué va todo esto.
Definamos conceptos "Pruebas moleculares" es un nombre genérico empleado para referirnos a los análisis basados en ácidos nucleicos, que puede ser de ADN o ARN. Por ejemplo, una prueba de paternidad es una prueba molecular. Se analiza el ADN del presunto padre y del hijo(a), para ver si comparten los mismos marcadores genéticos (fragmentos de ADN que son heredados). En el caso del coronavirus (SARS-CoV-2), la prueba molecular detecta marcadores genéticos en su ARN (otra molécula que también puede codificar la información genética).

La prueb…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

Cuando los antioxidantes promueven el cáncer

Hemos comentado muchas veces que las Especies Reactivas del Oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés) están involucrados con el envejecimiento y con el desarrollo del cáncer. Esto se debe a que los ROS son altamente reactivos, por lo tanto, son capaces de dañar el ADN generando mutaciones. Por suerte existen los antioxidantes, quienes son los encargados de atrapar los ROS y mantenerlos en niveles que no generen daño alguno. Sin embargo, un grupo internacional de investigadores liderados por la Dra. Gina DeNicola del Instituto de Investigaciones de Cambridge revelaron que el factor de transcripción encargado de activar los genes que nos protegen de los ROS, también puede favorecer el desarrollo de ciertos tumores según un artículo publicado ayer en Nature.Normalmente, cuando las células son sometidas a un estrés fisiológico o sufren de algún tipo de daño genético, se activan una serie de genes y factores de transcripción que, de manera coordinada, regulan el funcionamiento de la célula, …