Ir al contenido principal

Los osos polares modernos descienden de los osos pardos irlandeses

Los osos polares (Ursus maritimus) es tal vez la especie más susceptible al cambio climático debido al rápido deterioro de sus hábitats naturales —el Ártico. Con el fin de desarrollar estrategias de conservación para esta especie, el cual involucra un programa de repoblamiento, un grupo internacional de científicos liderados por el Dr. Ceiridwen J. Edwards de la Universidad de Dublin (Irlanda) han descubierto que el ancestro maternal de todos los osos polares modernos es un oso pardo irlandés (ahora extinto) según un artículo publicado hoy en Current Biology.

polarbear7

Si bien los osos polares y los osos pardos actuales son sumamente diferentes en términos del tamaño corporal, color del pelaje, tipo de piel, estructura de los dientes, comportamiento, y muchas otras características más; se ha observado que estas dos especies se han cruzado y mezclado reiteradas veces durante los últimos 100,000 años, es más, actualmente se han reportado casos de híbridos naturales en Canadá y en algunos zoológicos, generando descendientes fértiles, lo que indicaría que estas dos especies tienen una historia evolutiva bastante cercana.

Estudios previos ya habían demostrado que los osos pardos han contribuido con material genético mitocondrial —los cuales se heredan exclusivamente por línea materna— a los osos polares, pero hasta ahora no se sabe cuándo y cómo ocurrió eso, aunque ciertos investigadores sugieren que el ancestro maternal de los osos polares modernos vivió en Alaska hace tan sólo 14,000 años.

Para dar una respuesta definitiva a esta interrogante, Edwards et al. recolectaron el material genético de 242 osos de 14 diferentes localidades. Dentro del material colectado se encontraban muestras de fósiles de osos polares que vivieron hace 8,000 años, así como también, muestras de osos polares modernos. Además lograron colectar muestras de 23 fósiles de osos pardos irlandeses encontrados en distintas cuevas de la isla para obtener una historia evolutiva de los últimos 120,000 años y determinar en que momento se fijó el ADN mitocondrial de los oso polares modernos.

Al comparar las secuencias genéticas, Edwards et al. encontraron que el ADN mitocondrial de los osos polares modernos se fijó en la población hace unos 50,000 años, justo en antes —o durante— el pico máximo de la última glaciación. Lo más resaltante de este descubrimiento fue que el los osos polares modernos compartían gran parte de su ADN mitocondrial con el de osos pardos irlandeses, los cuales se extinguieron hace unos 9,000 años, sugiriendo que estas dos poblaciones de osos —los polares ancestrales y los irlandeses— estuvieron en contacto durante mucho tiempo antes de la desaparición de estos últimos.

Los investigadores sugieren que fueron los cambios climáticos —glaciaciones y calentamientos globlales— los que favorecieron la hibridización entre estas dos especies de osos. Por ejemplo, durante los periodos cálidos, los hielos se derretían y los niveles del mar aumentaban, forzando a los osos polares a permanecer más tiempo en tierra firme buscando alimento. Es en este momento donde se topaban con poblaciones de osos pardos que habitaban la isla irlandesa y se mezclaban. Nuevamente, cuando regresaba los periodos fríos, los osos polares regresaban a los casquete polares. Durante las épocas frías, los osos pardos se acercaban a los territorios de los osos polares y las poblaciones se mezclaban. Esto ocurrió reiteradas veces en los últimos 120,000 años.

Por esta razón, los biólogos conservacionistas están evaluando la posibilidad de conservar, no sólo a los osos polares, sino a los híbridos con los osos pardos, ya que según la historia evolutiva de los osos, los híbridos fueron importantes para el mantenimiento de la especie. Sin embargo, ahora quedaría por analizar el genoma nuclear, el cual pasa a los descendientes tanto por línea materna como paterna, para determinar en que medida afecta la hibridización a la diversidad genética, algo fundamental cuando se plantean estrategias de conservación.


Referencias:

Edwards, CJ; et al. Ancient Hybridization and an Irish Origin for the Modern Polar Bear Matriline. Current Biology. doi: 10.1016/j.cub.2011.05.058 (2011).

Vía | PhysOrg, Science NOW & WiredScience.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

15 años más de moratoria a los transgénicos

Ese es el nuevo proyecto de ley (PL 05622/2020-CR) presentado el pasado 25 de junio por el congresista Rolando Campos Villalobos de Acción Popular, el cual tiene por único objetivo ampliar por quince años la moratoria a los transgénicos establecida por la Ley N.º 29811, que vence en diciembre del próximo año. 

Para aclarar, la moratoria sólo se aplica a la liberación al ambiente, es decir, los cultivos transgénicos. Los importados para la alimentación humana o de animales (por ejemplo, el maíz amarillo duro y la soya), no están restringidos ni regulados hasta que se apruebe el RISBA. Tampoco se prohíbe la investigación con transgénicos, pero solo si se realiza en espacios confinados como laboratorios o invernaderos. ¿Cuál es el sustento para ampliar la moratoria?Para saberlo, analicemos la exposición de motivos. Ley de moratoria se sustenta en la necesidad de preservar el ambiente equilibrado del país, dado que existe una incertidumbre sobre los impactos que pueden producir los transgéni…

Cuatro generaciones de ratas son alimentadas con maíz transgénico y no les pasa nada

En toda conversación o debate sobre transgénicos, no falta alguien que dice que son perjudiciales para la salud. En muchos casos, la preocupación es sincera y con una explicación clara sobre el proceso regulatorio al que son sometidos estos productos para demostrar su inocuidad y seguridad, quedan tranquilos. Pero hay personas que, a pesar de la contundente evidencia sobre la seguridad de los transgénicos para el consumo humano, insisten en que esos estudios no sirven porque no se hacen evaluaciones a largo plazo.
Bueno, un reciente estudio publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry evalúa el efecto del consumo de un maíz transgénico (DBN9936), que posee el gen cry1Ab (resistencia a insectos) y epsps (tolerancia a glifosato), a lo largo de cuatro generaciones (F0, F1, F2 y F3). La finalidad fue ver si el consumo de maíz transgénico provoca algún efecto en la capacidad reproductiva de las ratas o en sus descendientes.
El experimento inició con 180 ratas divididos en tres gru…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…