Ir al contenido principal

¿Los grandes dinosaurios eran de sangre caliente?

Uno de los más grandes debates en torno a la paleobiología es si los dinosaurios eran de sangre fría (ectotermos) o sangre caliente (endotermos). Gracias al uso de una técnica empleada para determinar los climas ancestrales llamada termometría isotópica, investigadores estadounidenses liderados por el biólogo evolucionista Robert Eagle del Instituto Tecnológico de California  (Caltech), determinaron que la temperatura corporal de los grandes dinosaurios era similar al de los mamíferos modernos según reportaron ayer en ScienceExpress.

diente

Richard Owen, una de las máximas estrellas de la historia de la paleontología, fue quien acuñó el nombre dinosauria a los dinosaurios en 1841. Este término significa “lagarto terrible” y claro que es una denominación un poco impropia, ya que muchos de ellos no eran más terribles que un inocente conejo y tampoco son lagartos propiamente dichos; los lagartos son un linaje mucho más antiguo —divergieron 30 millones antes que los dinosaurios.

Fue por esta razón que se creía que los dinosaurios eran similares a los reptiles tradicionales como los lagartos, o sea, tenían escamas, movimientos lentos y la sangre fría. Pero, ahora se sabe que muchos dinosaurios eran extremadamente rápidos, dinámicos y fuertes, por ejemplo, el Velociraptor.

El tamaño es un factor clave en la temperatura corporal. Cuando un animal es más grande, su eficiencia para retener el calor es mucho mayor, así sean ectotermos. Pero, si son endotermos, el calor retenido por sus grandes cuerpos genera un problema de sobrecalentamiento (el calor corporal no puede ser eliminado con facilidad), algo que podemos apreciar claramente en los elefantes, quienes cuentan con unas prominentes orejas que funcionan a manera de radiadores. A este fenómeno se le conoce como gigantotermia. Es por esta razón que hasta ahora queda abierta la posibilidad de que los dinosaurios sean de sangre caliente o fría, aunque ayudaría mucho saber cuál era su temperatura corporal.

Un día Robert Eagle escuchó sobre una novedosa técnica desarrollada por sus colegas de Caltech (sí, el mismo lugar donde investigan Sheldon Cooper y compañía) que les permitía determinar las temperaturas de climas ancestrales en base a las cantidades relativas de isótopos raros del carbono y oxígeno, los cuales reaccionan de diferente manera en función a la temperatura del entorno —a bajas temperaturas, los átomos de Oxígeno-18 reaccionarán con mayor facilidad con los de Carbono-13, formando CO2. Esta técnica llamó la atención de Eagle porque podía aplicarla directamente sobre los huesos fósiles, cuya parte mineralizada está formada principalmente por bioapatita, para así tener un paleotermómetro.

Eagle et al. analizaron 11 dientes fosilizados de dos especies de grandes dinosaurios del grupo de los saurópodos de 150 millones de años de antigüedad: un Brachiosaurus de 30 toneladas y de un Camarasaurus de 50 toneladas, encontrados en Oklahoma y Tanzania, respectivamente. Los resultados de la termometría isotópica arrojaron que la temperatura corporal de estos dinosaurios fue de 38.2°C para el Brachiosaurus y de 35.7°C para el Camarasaurus.

Ahora el problema es saber cómo hacían estos grandes dinosaurios para no sobrecalentarse. Según los modelos matemáticos, si estos saurópodos fueran endotermos, su temperatura corporal alcanzaría fácilmente los 45°C, una temperatura sumamente elevada, incluso más que el de las aves. Eagle et al. plantean que sus largos cuellos y colas actúan como un sistema de refrigeración eficiente. Por estas partes de su cuerpo, los vasos sanguíneos se encuentran mucho más cerca a la superficie, facilitando la disipación del calor.

La otra explicación sería que su temperatura está regulada por el entorno, o sea, un ectotermo. Pero, como en el periodo Jurásico la temperatura global era elevada, no vieron la necesidad de evolucionar células que generen más calor. Sin embargo, los pequeños dinosaurios de dos patas que pudieron haber evolucionado en aves, si tuvieron la necesidad de adaptar sus células a producir la energía requerida para mantener tibios sus cuerpos.

Ahora Eagle quiere aplicar esta misma técnica a los fósiles de las crías o juveniles de estos saurópodos, así como también, a otras especies relacionadas pero más pequeñas, para ver si su temperatura corporal sigue siendo la misma a pesar de tener un menor tamaño. Esto demostraría que, en realidad, estos dinosaurios si pudieron haber sido endotermos. Además, se podría analizar los fósiles de otras especies más antiguas para poder determinar en que momento de la historia aparecieron los endotermos.


Referencia:

Eagle, RA; et al. Dinosaur Body Temperatures Determined from Isotopic (13C-18O) Ordering in Fossil Biominerals. Science. doi: 10.1126/science.1206196 (2011).

Vía | Science NOW.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pruebas rápidas y moleculares para COVID-19

Desde que se anunció la adquisición de más de un millón de "pruebas rápidas" para detectar personas con COVID-19, a fines de marzo, estuvieron en el ojo de la tormenta. Diversos científicos se manifestaron a favor o en contra de ellas, tanto en televisión como en redes sociales. El público general también tomó posición, más basada en simpatías políticas que en ciencia. Aquí les hago un resumen para entender de qué va todo esto.
Definamos conceptos "Pruebas moleculares" es un nombre genérico empleado para referirnos a los análisis basados en ácidos nucleicos, que puede ser de ADN o ARN. Por ejemplo, una prueba de paternidad es una prueba molecular. Se analiza el ADN del presunto padre y del hijo(a), para ver si comparten los mismos marcadores genéticos (fragmentos de ADN que son heredados). En el caso del coronavirus (SARS-CoV-2), la prueba molecular detecta marcadores genéticos en su ARN (otra molécula que también puede codificar la información genética).

La prueb…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

Cuando los antioxidantes promueven el cáncer

Hemos comentado muchas veces que las Especies Reactivas del Oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés) están involucrados con el envejecimiento y con el desarrollo del cáncer. Esto se debe a que los ROS son altamente reactivos, por lo tanto, son capaces de dañar el ADN generando mutaciones. Por suerte existen los antioxidantes, quienes son los encargados de atrapar los ROS y mantenerlos en niveles que no generen daño alguno. Sin embargo, un grupo internacional de investigadores liderados por la Dra. Gina DeNicola del Instituto de Investigaciones de Cambridge revelaron que el factor de transcripción encargado de activar los genes que nos protegen de los ROS, también puede favorecer el desarrollo de ciertos tumores según un artículo publicado ayer en Nature.Normalmente, cuando las células son sometidas a un estrés fisiológico o sufren de algún tipo de daño genético, se activan una serie de genes y factores de transcripción que, de manera coordinada, regulan el funcionamiento de la célula, …