Ir al contenido principal

Dos nanopartículas son mejor que una si de eliminar tumores se trata

Durante los últimos años, la medicina se ha estado valiendo de las bondades de la nanotecnología para el tratamiento de muchas enfermedades, principalmente, el cáncer. Muchos laboratorios del mundo están desarrollando nanopartículas capaces de encapsular diferentes agentes terapéuticos, transportarlos por nuestro cuerpo hacia el tejido dañado y depositar ahí su carga, para mejorar así la precisión del tratamiento. Sin embargo, a pesar de los avances, sólo el 1% de los fármacos transportados por nanopartículas logra alcanzar su objetivo.

Ahora, un grupo de científicos liderados por el ingeniero biomédico Geoffrey von Maltzahn del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), han desarrollado una novedosa estrategia para mejorar la eficacia en la distribución de los fármacos hacia los tumores que consiste en el uso de dos nanopartículas y el sistema de amplificación de señales bioquímicas de los sistemas biológicos según un artículo publicado hoy en Nature Materials.

Un tratamiento es más efectivo cuando el agente terapéutico cumple su función en el tejido específico sin llegar a comprometer los tejidos sanos. Para ello se debe identificar aquellas moléculas que solamente se expresan en la superficie de las células de los tejidos dañados (moléculas receptoras), para luego usar otras moléculas que sean capaces de reconocer estos receptores y así poder transportar y distribuir el agente terapéutico de manera precisa. Los ejemplos más claros de este reconocimiento específico es el que se da entre un anticuerpo y su respectivo antígeno o entre una molécula señalizadora y su respectivo receptor.

Pero muchas veces, estas moléculas señalizadoras se encuentran en muy bajas concentraciones, lo cual dificulta el transporte y la entrega del fármaco. Por suerte, nuestro organismo cuenta con un sistema de amplificación de señales natural como, por ejemplo, el sistema de coagulación. Un coágulo se forma cuando una herida activa una serie de reacciones químicas que llevan a la formación de una compleja red tridimensional de grandes cantidades de fibrina.

Lo que hicieron von Maltzahn et al. fue activar este sistema de coagulación en tumores mediante el uso de una nanopartícula de oro cubierta de una molécula emisora de radiación infrarroja. Las nanopartículas ingresan al tumor a través de los pequeños poros presentes en los vasos sanguíneos que suelen recubrirlo. Luego, el calor generado por la radiación infrarroja empieza a dañar localmente el tejido haciendo creer al cuerpo que se ha producido una herida, activando así el sistema de coagulación.

Como resultado de la activación del sistema de coagulación, el Factor XIII —enzima encargada de la formación de los enlaces cruzados de las moléculas de fibrina— se expresa en la región dañada. En este punto entra en acción una segunda nanopartícula embebida con fragmentos de proteínas usadas como sustrato por el Factor XIII. Esta segunda nanopartícula es también la que porta consigo al agente terapéutico y será atraída hacia el tumor a medida que se va dando el proceso de coagulación en él. El Factor XIII y la fibrina generada durante el proceso de coagulación produce muchos sitios de reconocimiento adicionales para la nanopartícula transportadora.

Según los resultados obtenidos en las pruebas realizadas en ratones, esta estrategia aumentó en 40 veces la cantidad de doxorubicina (droga utilizada en el tratamiento de diversos tipos de cáncer) depositada en los tumores.

Sin embargo, el principal obstáculo de esta novedosa estrategia es que los pacientes con cáncer son susceptibles a formar coágulos en diferentes partes del cuerpo, provocando que el agente terapéutico sea depositado en regiones donde no son requeridas. Aún así, esta estrategia tiene un futuro bastante prometedor ya que existen una gran cantidad de vías de señalización dentro de nuestro organismo, muchas de ellas exclusivas sólo de las células cancerosas.


Referencia:

von Maltzahn, G; et al. Nanoparticles that communicate in vivo to amplify tumour targeting. Nature Materials [Advance Online Publication] doi:10.1038/nmat3049 (2011).

Vía | Nature News.

Comentarios

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

15 años más de moratoria a los transgénicos

Ese es el nuevo proyecto de ley (PL 05622/2020-CR) presentado el pasado 25 de junio por el congresista Rolando Campos Villalobos de Acción Popular, el cual tiene por único objetivo ampliar por quince años la moratoria a los transgénicos establecida por la Ley N.º 29811, que vence en diciembre del próximo año. 

Para aclarar, la moratoria sólo se aplica a la liberación al ambiente, es decir, los cultivos transgénicos. Los importados para la alimentación humana o de animales (por ejemplo, el maíz amarillo duro y la soya), no están restringidos ni regulados hasta que se apruebe el RISBA. Tampoco se prohíbe la investigación con transgénicos, pero solo si se realiza en espacios confinados como laboratorios o invernaderos. ¿Cuál es el sustento para ampliar la moratoria?Para saberlo, analicemos la exposición de motivos. Ley de moratoria se sustenta en la necesidad de preservar el ambiente equilibrado del país, dado que existe una incertidumbre sobre los impactos que pueden producir los transgéni…

Cuatro generaciones de ratas son alimentadas con maíz transgénico y no les pasa nada

En toda conversación o debate sobre transgénicos, no falta alguien que dice que son perjudiciales para la salud. En muchos casos, la preocupación es sincera y con una explicación clara sobre el proceso regulatorio al que son sometidos estos productos para demostrar su inocuidad y seguridad, quedan tranquilos. Pero hay personas que, a pesar de la contundente evidencia sobre la seguridad de los transgénicos para el consumo humano, insisten en que esos estudios no sirven porque no se hacen evaluaciones a largo plazo.
Bueno, un reciente estudio publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry evalúa el efecto del consumo de un maíz transgénico (DBN9936), que posee el gen cry1Ab (resistencia a insectos) y epsps (tolerancia a glifosato), a lo largo de cuatro generaciones (F0, F1, F2 y F3). La finalidad fue ver si el consumo de maíz transgénico provoca algún efecto en la capacidad reproductiva de las ratas o en sus descendientes.
El experimento inició con 180 ratas divididos en tres gru…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…