Ir al contenido principal

Los membrácidos y la evolución de sus extravagantes cascos

Los membrácidos (treehoppers) son uno de los insectos más raros y espectaculares que he visto ya que poseen una especie de casco que adquiere unas formas caprichosas, tales como: espinas, semillas, hojas, excrementos de aves, hasta de hormigas furiosas [ver y ampliar imagen].

treehoppers

Realmente bellos ¿no creen?. Sin estos ornamentos, los membrácidos serían muy similares a unas simples cigarras (Cicadidae). Además, estos cascos son una característica exclusiva de todas las especies de esta familia, indicando que su aparición fue muy temprana en la evolución de este grupo de insectos. Sin embargo, la naturaleza y el origen evolutivo de estos cascos sigue causando controversia.
Los insectos poseen un tórax dividido en tres segmentos. De cada segmento sale un par de patas y, en la mayoría de las familias de insectos, el segundo y tercer segmento —pero no el primero— pueden originar un par de alas cada uno.

Muchos estudios han sugerido que los cascos de los membranácidos no son más que una extensión del pronoto, la parte dorsal del primer segmento del tórax (protórax). Sin embargo, el Dr. Benjamin Prud’homme y sus colaboradores observaron que ciertos membrácidos tenían la capacidad de mover sus cascos, lo que indicaría la presencia de un sistema articulado conectado al cuerpo del insecto. Si sólo fuera una extensión del pronoto, el casco sería sésil, así como los cuernos del escarabajo hércules.

Al hacer los estudios histológicos Prud’homme et al. demostraron que el casco estaba unido al protórax bilateralmente, a través de una articulación compleja similar a la encontrada en las alas del segundo y tercer segmento del tórax. Esta observación fue completamente inesperada porque indicaría que los cascos se originaron a partir de unas alas vestigiales que habrían estado presentes en el primer segmento del tórax.

Al hacer las observaciones anatómicas Prud’homme y sus colaboradores observaron que la distribución de los tejidos dentro del casco eran similares al de las alas, llegando a la conclusión que el origen de esta estructura era la fusión de un par de alas vestigiales. Sin embargo, aún no estaban seguros si este patrón corporal apareció de novo o se dio gracias a una redistribución de programas de desarrollo corporal pre-existentes.

Entonces, para dar solución a esta interrogante, los investigadores se enfocaron en el programa genético que da origen a las alas de los insectos (si el casco estaba hecho a partir de la fusión de unas alas vestigiales, deberían compartir parte del programa genético del desarrollo de las alas).

Primero estudiaron la expresión del factor de transcripción Nubbin, un factor importante en el inicio del desarrollo de las alas de los insectos. A través del uso de anticuerpos específicos marcados con moléculas fluorescentes, los investigadores monitorearon el patrón de expresión de este factor de transcripción en las ninfas de los membrácidos. Los investigadores observaron que Nubbin se expresaba tanto en las alas como en el casco. Los mismo ocurrió con otros dos factores de transcripción presentes en el desarrollo de las alas: Distal-less (Dll) y homothorax (hth). Estos resultados demostraron que tanto las alas como los cascos compartían el mismo programa genético de desarrollo.

Pero, ¿por qué se activó este programa de desarrollo de alas en el primer segmento del tórax cuando en el resto de los insectos sólo se activa en el segundo y tercer segmento?. Los registros fósiles muestran que el plan corporal de los insectos ha evolucionado en los últimos 350 millones de años. En ese entonces todos los segmentos del tórax tenían alas o apéndices tipo alas (alas no funcionales), los cuales se fueron perdiendo progresivamente hasta estar confinados solo al segundo y tercer segmento.

insect-fosil

Estudios recientes han demostrado que la pérdida de las alas en el protórax se debe a la aparición de un mecanismo inhibidor regulado por el gen Sex combs reduced (Scr) que apareció hace unos 250 millones de años. Es el gen Scr el responsable que el primer segmento del tórax no tenga alas, incluso en el orden Hemiptera, al cual pertenecen los mebrácidos.

Fue así que Prud’homme y sus colaboradores se enfocaron a estudiar este gen en los membrácidos. Por alguna extraña razón, el gen Scr se seguía expresando en el protórax y era completamente funcional ya que, al ser introducido en moscas de la fruta deficientes en este gen, el Scr de los membrácidos fue capaz de inhibir la aparición de las alas en el protórax de las moscas. Esto indicaría que la evolución de los cascos en los membrácidos no se debe a un cambio en la expresión o función del gen Scr, tal vez el cambio se de a nivel pos-traduccional.

Ahora queda la puerta abierta para investigar el mecanismo que permite el desarrollo similar al de las alas, en presencia del inhibidor Scr. Aunque, la respuesta de si la aparición de los cascos se dio a través de un mecanismo nuevo o si derivan de la modificación y redistribución de programas de desarrollo corporal pre-existentes ya está resuelto: Los cascos se originan de la fusión de unas alas vestigiales del primer segmento del tórax.




Referencia:


ResearchBlogging.orgPrud’homme, B., Minervino, C., Hocine, M., Cande, J., Aouane, A., Dufour, H., Kassner, V., & Gompel, N. (2011). Body plan innovation in treehoppers through the evolution of an extra wing-like appendage Nature, 473 (7345), 83-86 DOI: 10.1038/nature09977

Nota: Se corrigió el nombre de este grupo de insectos, no es “membranácidos” como estaba originalmente, sino mebrácidos. Mil disculpas, tendré más cuidado con la información de Wikipedia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…