Ir al contenido principal

La migración más rápida y distante hecha por un ave

Las aves migratorias terrestres realizan vuelos que exigen de una gran resistencia de su parte, ya que al hacerlo deben atravesar nichos ecológicos inhóspitos como los casquetes polares, los desiertos y el mar abierto, hasta llegar a una región adecuada para alimentarse y reproducirse antes que llegue el invierno y nuevamente realizar la travesía a su lugar de origen. En un artículo publicado ayer en Biology Letters, científicos suecos descubrieron que la agachadiza real (Gallinago media), puede volar hasta por 96 horas seguidas —sin detenerse a comer o dormir— y llegar a cubrir más de 4,000 Km durante ese vuelo, siendo todo un record para el mundo animal.

great-snipe

Uno esperaría que cuando un ave hace un viaje migratorio sumamente largo, ésta haga paradas o escalas cortas para poder descansar, beber agua o tal vez tomar un pequeño refrigerio ‘de la lonchera’. Y es lógico pensar esto, porque cargar la cantidad de reservas energéticas que le permitan hacer un viaje tan largo sin escalas, tendría un costo considerable, tanto aerodinámico como energético.

Me explico… es como en la Fórmula 1. Los bólidos nunca van con el tanque lleno como para hacer todo el Gran Premio sin parar en los boxes. Esto porque al llevar más combustible se vuelven más pesados, por lo tanto más lentos, se pierde la aerodinámica y los alerones no cumplen bien sus funciones y las llantas terminan por desgastarse mucho más rápido. Así que para evitar estos problemas, prefieren ir con el tanque con poco combustible y las llantas más blandas, para así poder hacer vueltas más rápidas y sacar más ventaja para que cuando hagan sus paradas en los boxes tengan la ventaja suficiente como para volver a salir delante de todos.

Lo mismo ocurriría con las aves. Para hacer viajes tan largos sin hacer escalas tendrían que llevar una reserva energética bastante sustanciosa. La forma como los animales almacenan la energía es en forma de grasa. Así que el ave tendría sustanciales cantidades de grasa en el cuerpo, volviéndolas más pesadas. Durante los primeros kilómetros de vuelo, cuando aún el ‘tanque esta lleno’, el ave deberá hacer un mayor esfuerzo para volar y, por lo tanto, consumirá una mayor cantidad de energía, así que el vuelo no sería muy eficiente.

Sin embargo, los investigadores no han encontrado la respuesta a esta estrategia migratoria de la agachadiza real. Y lo que le pone más misterio al asunto es que, a diferencia de otras aves migratorias que también hacen recorridos extensos sin parar, como las limosas (“agujas”), quienes no pueden detenerse ya que sus rutas pasan a través del mar abierto, donde no hay lugares donde aterrizar; la agachadiza real tiene, en su ruta migratoria, muchos lugares adecuados donde detenerse a descansar y comer, pero no lo hacen.

snipemigration1

Para determinar las rutas migratorias, las escalas, las distancias y el tiempo que permanecían volando, los investigadores suecos, liderados por el Dr. Raymond Klaasen de la Universidad de Lund, pusieron unas geolocalizadores en 10 agachadizas reales capturadas en las costas de Suecia, al norte de Europa. Al año siguiente, lograron capturar a tres de las diez aves y analizaron los datos del dispositivo (rojo, azul y verde en la figura).

Los viajes demostraron ser sumamente largos. las aves volaron sin parar desde Suecia hasta África Central en viajes de más de 4,480, 6080 y 6700Km, en 48, 72 y 84 horas sin parar. La velocidad promedio de cada viaje fue de unos 80Km/hr. Esto superó largamente a los 56Km/hr de la limosa, quien vuela 11,432Km —desde Alaska hasta Nueva Zelanda— en 9 días.

La imagen muestra los recorridos de las tres aves cuyos geolocalizadores fueron recuperados. La imagen de la izquierda muestra la migración de otoño desde Suecia hasta África Central y la imagen de la derecha muestra el retorno durante la primavera.


Referencia:

Klaasen, R.H.G. et al. Great flights by great snipes: long and fast non-stop migration over benign habitats. Biology Letters. doi: 10.1098/rsbl.2011.0343

Vía | WiredScience.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja.


Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Si b…

TOP 10: Las peores cosas de trabajar en un laboratorio

Encontré este interesante artículo publicado en Science Careers. La verdad es que me ha gustado mucho —me sentí identificado con varios aspectos— tanto que me tomé la libertad de traducirlo y hacerle algunas modificaciones, en base a mi experiencia personal, para ustedes.Tus amigos no-científicos no entienden lo que haces.

Cuando te reúnes con tus amigos del colegio o del barrio y empiezan a hablar acerca de sus trabajos, qué es lo que hacen y cuáles han sido los logros más recientes, ellos fácilmente lo pueden resumir en un “he construido una casa/edificio/puente/carretera”, o “he dejado satisfecho a un cliente” (que feo sonó eso xD), o tu amigo abogado dirá “he sacado de la cárcel a un asaltante confeso y encima he logrado que lo indemnicen”, pero cuando te toca a ti ¿qué dirás? “Bueno he curado… uhm, la verdad no he curado, las ratas viven un poco más pero no las he curado, así que he descubierto… no, esa palabra es muy fuerte. La verdad he probado… este… tampoco, las pruebas están …

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…