Ir al contenido principal

La lengua del colibrí funciona como una esponja más que como un tubo capilar

Hasta ahora, los científicos creían que los colibríes bebían el néctar de las flores usando sus pequeñas lenguas a manera de tubos capilares (sorbetes); sin embargo, un par de investigadores del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Connecticut desmintieron esta hipótesis. Gracias a la ayuda de poderosas cámaras de alta velocidad demostraron que los colibríes usaban sus lenguas como si fueran esponjas, atrapando el agua y metiéndola en su pico, según reportaron hoy en PNAS.

colibri

Los colibríes son unas aves fabulosas. Son tan pequeñas que sólo llegan a pesar unos 3 gramos, pero tienen un ritmo de vida tan acelerado que su corazón late unas 1,200 veces por minuto y, al volar, sus alas se baten unas 90 veces por segundo. Debido a esto, su consumo energético es tan grande que para poder sobrevivir necesitan alimentarse de unos 43 gramos de néctar al día —unas 14 veces su peso corporal. Gracias al alto contenido de azúcares de rápida asimilación, el néctar producido por las flores es el combustible ideal para esta pequeña ave.

Los nectarívoros como el colibrí tienen una lengua sumamente especializada, permitiéndoles extraer el néctar de las flores de manera eficiente. En 1883, el naturalista W.L.C Martin propuso que las lenguas de los colibríes actuaban a manera de diminutos sorbetes, usando la capilaridad de los líquidos para la succión del néctar. En base a esta idea, en los años 1980’s se desarrollaron los modelos biofísicos detallados que explicaban la estrategia de consumo de néctar empleada por los colibríes.

La capilaridad es aquel fenómeno que hace que un líquido suba, de manera espontánea, a través de un tubo muy delgado o de algún tipo de soporte (Ej. Papel filtro, silicagel, etc.)

Con el paso de los años, se fue descubriendo que muchas cosas no encajaban con los modelos biofísicos desarrollados en base a la capilaridad. Por ejemplo, si la capilaridad fuera la responsable de la extracción del néctar, aquellas flores que tuvieran una posición pendular (mirando hacia el suelo) facilitarían la tasa de extracción del néctar, gracias al efecto de la gravedad sobre el líquido. Sin embargo, los científicos no encontraron ningún tipo de relación entre la posición de la flor y la tasa de extracción del néctar.

Por otro lado, si la capilaridad fuera la responsable de la extracción del néctar, aquellos que tuvieran una menor concentración de azúcares (20 – 40%) serían preferidos por los colibríes ya que si la concentración de azúcares fuera mayor, la solución sería tan espesa que tardaría mucho subir a través de sus lenguas. Sin embargo, los experimentos demostraron que los colibríes prefieren néctares que tienen el doble de la concentración predicha (45 – 65%).

Debido a estas incongruencias con los modelos basados en la capilaridad, Alejandro Rico-Guevara & Margaret A. Rubega de la Universidad de Connecticut usaron cámaras de alta velocidad para obtener nuevas evidencias sobre el verdadero mecanismo de extracción del néctar de los colibríes, el cual se da a una velocidad de 20 veces por segundo. Los investigadores estudiaron tanto a los colibrís vivos, como a las lenguas extraídas de colibríes muertos.

Antes de que la lengua ingrese al néctar, sus laminillas se encuentran fuertemente plegadas y las dos puntas de la lengua se encuentran unidas, formando una punta única. Luego, cuando la lengua se pone en contacto con el néctar, las puntas se separan y las laminillas se despliegan (extendiéndose por completo) para formar una estructura bifurcada. Cuando la lengua sale del líquido, las laminillas se vuelven a enrollar atrapando dentro de ellas al néctar. Este último paso fue determinado usando las lenguas extraídas de colibríes muertos (video y figura inferior), donde se ve que las laminillas se cierran una vez pasan la interfase líquido-aire.

colibri-lengua

Entonces, las laminillas funcionan a manera de un precinto que sella la lengua, evitando el escape del néctar una vez que la lengua salga de la fase líquida para ser transportado al interior del pico. Esta función de las laminillas es muy importante ya que debido a la alta frecuencia de lamido del colibrí —casi 20 veces por segundo— la fuerza inercial haría que el líquido se pierda cada vez que la lengua sea metida al pico.

Sin embargo, lo más interesante fue que la lengua cumplió su función tanto in vivo como post mortem. Esto indicaría que su mecanismo de acción es una propiedad física inherente a la estructura de la lengua, convirtiéndose en un mecanismo de extracción sumamente eficiente porque no requiere de un gasto de energía extra para poder atrapar el néctar.

Como en este mecanismo la gravedad no tiene un papel protagónico, ahora sí podemos entender por qué la disposición de las flores no ejercen ningún efecto en la tasa de extracción del néctar. Las principales variables físicas involucradas con ente proceso son la tensión superficial del líquido y la presión de Laplace.  Lo que sí faltaría investigar es cómo se da el movimiento de la lengua de esta manera tan vertiginosa.

Esta asombrosa característica de la lengua de los colibríes esta siendo vista con buenos ojos para el desarrollo de nuevos dispositivos de bajo consumo de energía para la captura y transporte de fluidos, tanto en la nanotecnología como en la biomedicina (desarrollo de laboratorios en chips).


Referencia:

ResearchBlogging.orgAlejandro Rico-Guevara, & Margaret A. Rubeg (2011). The hummingbird tongue is a fluid trap, not a capillary tube Proceedings of the National Academy of Sciences DOI:10.1073/pnas.1016944108

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja.


Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Si b…

X Edición del Carnaval de Química

La química está en todo. Cada célula no es más que una maquinaria que funciona a base de reacciones químicas. Las enzimas son esas “cosas mágicas” que transforman una molécula en otra. ¿Cómo lo hacen?. Simplemente haciendo un reordenamiento de enlaces. Los fármacos, por su parte, son moléculas que reordenan los enlaces de las enzimas para inactivarlas. Todos los estímulos del entorno son transformados en señales químicas en el sistema nervioso. La mayoría de los objetos que nos rodean están hechos de algún tipo de polímero y muchos de ellos son sintéticos, por ejemplo: el plástico (poli-etileno) o la silicona (poli-dimetil-siloxano). Y pensar que todo lo que nos rodea proviene del Hidrógeno, los átomos más simples y los primeros en formarse después del Big Bang. Los átomos más pesados como el Oxígeno, Carbono o Fósforo, fundamentales para la vida, son generados por reacciones nucleares en estrellas y supernovas. Otros son generados aquí en la Tierra, en grandes aceleradores de partícu…