Ir al contenido principal

Un componente modificado de la marihuana te calma el dolor sin dejarte ‘colgado’

Sin dudas, la marihuana (Cannabis sativa) ha atraído mucho el interés científico durante los últimos años, gracias a sus efectos beneficiosos y perjudiciales para la salud humana. La marihuana posee más de 400 componentes químicos diferentes, de los cuales, algunos de ellos tienen importantes efectos terapéuticos, siendo usados como analgésicos, antidepresivos y en el control de los espasmos musculares producidos por la esclerosis múltiple.

El principal principio activo de la marihuana es el Δ9-tetrahidrocannabinol (THC), quien es el responsable de los efectos psicoactivos a la hierba, produciendo fallas motoras y psicosis. Por otro lado, este compuesto también es un potente analgésico. La diferencia entre los dos efectos del mismo componente se debe a que cuando el THC activa los receptores cannabinoides tipo I (CB1) se produce un efecto psicoactivo, mientras que cuando potencia la acción de los receptores de glicina (GlyRs) se produce el efecto analgésico según reportaron Xiong et al. el fin de semana en Nature Chemical Biology.

Los investigadores usaron ratones que tenían mutado el gen que codifica para el receptor cannabinoide tipo I (CB1). En estos ratones, el efecto psicoactivo del THC se redujo considerablemente —tal como se esperaba— pero el efecto analgésico siguió siendo el mismo. De esta manera, se demostró que los dos efectos del THC se daban a través de la interacción con receptores distintos .

Ustedes preguntarán… ¿cómo determinaron el efecto analgésico del THC? Los investigadores usaron un aparato que tiene un compartimiento especial, que está a una elevada temperatura, donde se coloca la cola del ratón. Lo que se mide es cuanto tiempo logra soportar el ratón el calor sobre su cola antes de moverla. Si el THC tiene un efecto analgésico, el ratón soportará más tiempo.

La glicina, a pesar de ser el más pequeño y simple de los aminoácidos, también actúa como un neurotransmisor. Reportes previos sugieren que los receptores de glicina (GlyRs) ubicados en el sistema nervioso central y periférico son un importante blanco para los cannabinoides. Cuando dichos receptores son sometidos a la presencia del THC, su capacidad de respuesta se incrementa considerablemente.

Xiong et al. usaron la Espectroscopia de Resonancia Magnética Nuclear (RMN) para determinar la estructura del enlace que se da entre el GlyRs y el THC. Los investigadores observaron que dicho enlace se da a través de un puente hidrógeno. Gracias a esta observación, Xiong y sus colaboradores modificaron el THC para que no pueda unirse al CB1, pero sí al GlyRs. Gracias a esta modificación, la afinidad del 5-deoxi-THC por el CB1 se redujo considerablemente, mientras que su afinidad por el GlyRs no se redujo tanto, obteniéndose un compuesto capaz de calmar el dolor pero sin tener un efecto psicoactivo sobre la persona.

Este estudio nos demuestra que podemos hacer ciertas modificaciones a otros principios activos que pueden tener o no efectos psicoactivos, para obtener nuevos agentes terapéuticos y ser administrados sin miedo a que genere algún efecto secundario no deseado.


Referencia:

Xiong, W.; et al. Cannabinoid potentiation of glycine receptors contributes to cannabis-induced analgesia. Nat Chem Bio.  doi: 10.1038/nchembio.552 [Advance Online Publication] (2011).

Vía | WiredScience.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La manifestación poco conocida de la tenia solitaria

En las profundidades del intestino delgado puede habitar un extraño huésped. Parece un fetuchini tan largo como una anaconda, pero dividido en decenas de pequeños segmentos llamados proglótides. Vive anclado a la pared intestinal por unos espeluznantes ganchos y ventosas que tiene en la cabeza (si así se le puede llamar a eso). No tiene boca porque se alimenta a través de la piel. Es la famosa tenia solitaria . Escólex de Taenia solium con cuatro ventosas y rostelo con ganchos. Fuente: CDC. Le llaman solitaria porque no necesita de una compañera (o compañero) para poder formar una familia. Son hermafroditas. Cada proglótido maduro tiene su propio suministro de óvulos y esperma, capaces de producir unos 60 000 huevos muy resistentes que son liberados a través de nuestras heces . Al menos seis segmentos llenos de huevos son liberados cada día por una persona infectada. Cuando los cerdos comen alimentos contaminados con heces humanas, común en algunas zonas de la sierra y selva del paí

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

La citometría de masas, una novedosa técnica para estudiar las células individualmente

Los citómetros de flujo han sido una herramienta fundamental en el descubrimiento y caracterización de los diferentes tipos de células que conforman el sistema inmune. Esta técnica es tan poderosa que permite analizar más 10 parámetros simultáneamente, gracias al uso de anticuerpos marcados con moléculas fluorescentes. Sin embargo, la citometría de flujo parece haber llegado a su límite tecnológico, ya que cuando se pretende analizar más de 10 parámetros a la vez, la superposición de los espectros luminosos dificulta el análisis de los datos. Un grupo de investigadores norteamericanos y canadienses han mejorado la técnica gracias al uso de los principios de la espectrometría de masas según reportaron ayer en Science . De manera sencilla, la citometría de flujo consiste en el paso de una suspensión celular a través de un láser. Para que las células puedan ser detectadas y diferenciadas unas de otras, son marcadas con moléculas fluorescentes que se excitan cuando el rayo láser inci