Ir al contenido principal

Artista japonés transforma animales marinos en verdaderas obras de arte

Bueno, es fin de semana, así que como es costumbre en el blog tocaremos temas más entretenidos y curiosos, esta vez les traigo unas verdaderas obras de arte realizadas por Iori Tomita, quien transforma especímenes marinos en animales con esqueletos que parecen hechos con luces de neón.

alt

Suerte que no seas un pez, porque si no, Iori Tomita te volvería transparente y vería través de ti. Gracias a los especímenes de animales marinos proporcionados por sus colegas ictiólogos, Tomita ha creado lo que el llama “El nuevo mundo de los especímenes transparentes”, los cuales son animales que mediante un tratamiento pos-mortem han sido transformados en verdaderas ‘luces de neón’ biológicas.

alt

Lo que hizo Iori Tomita fue usar una técnica de conservación en la que se vuelve transparente a los especímenes. Para ello, Iori le saco todas las escamas y la piel a criaturas previamente preservadas en formaldehido —tal como lo podemos apreciar en un laboratorio de zoología o en un museo de historia natural— para luego someterlo a un tinte llamado Azul Alcián, muy usado en la histoquímica para teñir los tejidos cartilaginosos y los mucoplisacáridos de azul, gracias a la presencia de cobre en su estructura.

Luego, Tomita usó una enzima digestiva llamada tripsina, junto a otros químicos, para poder romper la y degradar todas las proteínas musculares. Durante el proceso, hay un punto en que toda la musculatura que cubre los huesos se pone transparente pero sin llegar a perder su forma. Después, uso un derivado de la alizarina para teñir de color rojo los huesos. Una vez terminada la tinción y antes que pierda su estructura, los especímenes coloridos son conservados en un frasco con glicerina los cuales son exhibidos y vendidos en Tokyu Hands.

pl_art_transparentspecimens12_f

Sin dudas son unas verdaderas obras de arte. El tiempo que toma en hacer cada uno de ellos es de 5 meses hasta un año. Los especímenes serán exhibidos en mayo en el Tokyo’s Design Festa y también se desarrollarán aplicaciones para celulares donde aparecerán las imágenes de su trabajo.

Aquí les dejo algunas imágenes más…

alt

alt

alt

Vía | Wired.

Comentarios

  1. te felicitio por tu blog, siempre con noticias sobre investigaciones interesantes en ciencia.
    sin embargo, la presencia de esta nota me parece discutible, usar animales (ya muertos, cierto) para obras de arte no creo q sea muy correcto.
    con esto no quiero criticar porsiacaso las colecciones de los museos, si se q pueden ayudar a la ciencia y la conservacion de las especies, pero no por eso vamos despues a usar los restos de los animales para la fabricacion de piezas esteticas.
    podriamos mencionar tb entonces a los 'artistas' q usan animales taxidemiados para crear muebles u otros artefactos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…