Ir al contenido principal

Ratas son rescatadas del alcoholismo mediante terapia génica

drunkrat

Esta es una buena noticia para muchas personas, especialmente para aquellas que les gusta beber grandes cantidades de alochol. Resulta que investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, lideraros por el Dr. Juan Liu, lograron reducir el gusto por el alcohol —en ratas diseñadas para ser todas unas borrachas— mediante el uso de la terapia génica, según reportaron el día de ayer en PNAS.

En términos científicos, la borrachera está definida como el consumo excesivo de alcohol en un corto periodo de tiempo, alcanzando niveles supeiores a 0.08g de alcohol en 100ml de sangre [>0.08g%] en un periodo de 2 horas. Sin dudas es un problema muy generalizado en el mundo, sobre todo en países como el nuestro donde el consumo de alcohol por persona es superior al promedio mundial.

Muchos estudios han demostrado que los receptores de un neurotransmisor conocido como GABA (ácido gamma-aminobutírico) está involucrado en el gusto excesivo por el alcohol. El receptor GABA tiene dos sub-unidades (α1 y α2). La sub-unidad α1 se encuentra en grandes concentraciones en el pálido ventral, un región del cerebro relacionado con el sistema de recompensa. Cuando se quitó esta sub-unidad en los ratones, su preferencia por el alcohol se redujo considerablemente. Sin embargo, en humanos la cosa es diferente. Según estudios previos, es la sub-unidad α2 el que está relacionado con la dependencia del alcohol, por tener un rol importante en la ansiedad y la impulsividad.

Por otro lado, el núcleo central de la amígdala ha sido implicado en la neuroadaptación temprana al consumo excesivo de alcohol. A diferencia del pálido ventral, el núcleo central de la amígdala es rica en sub-unidades α2 del receptor GABA, por lo tanto sería un buen blanco para el desarrollo de moléculas supresoras o bloqueadoras para reducir la ingesta de alcohol en personas borrachas.

Fue así que Liu et al. usaron ratas borrachas para ver si el uso de ARN silenciadores (ARNsi) que inhiben la expresión de los genes de las sub-unidades α1 y α2 podrían reducir su gusto por el alcohol. Cuando insertaron el ARNsi para la sub-unidad α2 en el núcleo central de la amígdala de los ratones borrachos, estos redujeron considerablemente su gusto por el alcohol hasta por dos semanas, siendo mayor el efecto a los 3-6 días. La inhibición de la expresión de la sub-unidad α2 redujo en un 65% la concentración de receptores GABA en esta parte del cerebro. Pero, cuando usaron el ARNsi para la sub-unidad α1 en el núcleo central de la amígdala, no se observó reducción alguna en la ingesta de alcohol en las ratas.

Por otro lado, si se observó una reducción en la ingesta de alcohol cuando se insertó el ARNsi para la sub-unidad α1 en el pálido ventral, sugiriendo que el gusto por el alcohol se da a través de diferentes mecanismos en cada región del cerebro, dependiendo de la concentración de uno u otro receptor GABA.

Liu et al. también observaron que cuando se usaba un ARNsi para el receptor del tipo Toll 4 (TLR4) en el núcleo de la amígdala central, había una considerable reducción en la ingesta de alcohol en la ratas. Esto indica que la inhibición en la ingesta del alcohol se da por una vía relacionada con TLR4, la cual es activada vía la sub-unidad α2 del receptor GABA. GABA podría estimular a TLR4 directamente (como ligando) o indirectamente a través de las quimiocinas y citocinas.

Si funciona de la misma manera en humanos, la inhibición del gen TLR4 en el núcleo central de la amígdala podría ser la mejor estrategia para reducir la ingesta de alcohol en las personas que son muy borrachas. Sin embargo, aún quedan unas cuantas preguntas por responder, una de ellas es por qué sólo funciona en el núcleo central de la amígdala y no en otras regiones del cerebro. Lo que quedó claro es que la tecnología del ARN de silenciamiento es una estrategia eficaz y segura, al menos en ratas.


Referencia:

ResearchBlogging.orgJuan Liu, Andrew R. Yang, Timothy Kelly, Adam Puche, Chioma Esoga, Harry L. June, Jr., Ahmed Elnabawi, Istvan Merchenthaler, Werner Sieghart, Harry L. June, Sr., & Laure Aurelian (2011). Binge alcohol drinking is associated with GABAA α2-regulated Toll-like receptor 4 (TLR4) expression in the central amygdala PNAS : 10.1073/pnas.1019020108

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja.


Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Si b…

TOP 10: Las peores cosas de trabajar en un laboratorio

Encontré este interesante artículo publicado en Science Careers. La verdad es que me ha gustado mucho —me sentí identificado con varios aspectos— tanto que me tomé la libertad de traducirlo y hacerle algunas modificaciones, en base a mi experiencia personal, para ustedes.Tus amigos no-científicos no entienden lo que haces.

Cuando te reúnes con tus amigos del colegio o del barrio y empiezan a hablar acerca de sus trabajos, qué es lo que hacen y cuáles han sido los logros más recientes, ellos fácilmente lo pueden resumir en un “he construido una casa/edificio/puente/carretera”, o “he dejado satisfecho a un cliente” (que feo sonó eso xD), o tu amigo abogado dirá “he sacado de la cárcel a un asaltante confeso y encima he logrado que lo indemnicen”, pero cuando te toca a ti ¿qué dirás? “Bueno he curado… uhm, la verdad no he curado, las ratas viven un poco más pero no las he curado, así que he descubierto… no, esa palabra es muy fuerte. La verdad he probado… este… tampoco, las pruebas están …