Ir al contenido principal

Ratas son rescatadas del alcoholismo mediante terapia génica

drunkrat

Esta es una buena noticia para muchas personas, especialmente para aquellas que les gusta beber grandes cantidades de alochol. Resulta que investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, lideraros por el Dr. Juan Liu, lograron reducir el gusto por el alcohol —en ratas diseñadas para ser todas unas borrachas— mediante el uso de la terapia génica, según reportaron el día de ayer en PNAS.

En términos científicos, la borrachera está definida como el consumo excesivo de alcohol en un corto periodo de tiempo, alcanzando niveles supeiores a 0.08g de alcohol en 100ml de sangre [>0.08g%] en un periodo de 2 horas. Sin dudas es un problema muy generalizado en el mundo, sobre todo en países como el nuestro donde el consumo de alcohol por persona es superior al promedio mundial.

Muchos estudios han demostrado que los receptores de un neurotransmisor conocido como GABA (ácido gamma-aminobutírico) está involucrado en el gusto excesivo por el alcohol. El receptor GABA tiene dos sub-unidades (α1 y α2). La sub-unidad α1 se encuentra en grandes concentraciones en el pálido ventral, un región del cerebro relacionado con el sistema de recompensa. Cuando se quitó esta sub-unidad en los ratones, su preferencia por el alcohol se redujo considerablemente. Sin embargo, en humanos la cosa es diferente. Según estudios previos, es la sub-unidad α2 el que está relacionado con la dependencia del alcohol, por tener un rol importante en la ansiedad y la impulsividad.

Por otro lado, el núcleo central de la amígdala ha sido implicado en la neuroadaptación temprana al consumo excesivo de alcohol. A diferencia del pálido ventral, el núcleo central de la amígdala es rica en sub-unidades α2 del receptor GABA, por lo tanto sería un buen blanco para el desarrollo de moléculas supresoras o bloqueadoras para reducir la ingesta de alcohol en personas borrachas.

Fue así que Liu et al. usaron ratas borrachas para ver si el uso de ARN silenciadores (ARNsi) que inhiben la expresión de los genes de las sub-unidades α1 y α2 podrían reducir su gusto por el alcohol. Cuando insertaron el ARNsi para la sub-unidad α2 en el núcleo central de la amígdala de los ratones borrachos, estos redujeron considerablemente su gusto por el alcohol hasta por dos semanas, siendo mayor el efecto a los 3-6 días. La inhibición de la expresión de la sub-unidad α2 redujo en un 65% la concentración de receptores GABA en esta parte del cerebro. Pero, cuando usaron el ARNsi para la sub-unidad α1 en el núcleo central de la amígdala, no se observó reducción alguna en la ingesta de alcohol en las ratas.

Por otro lado, si se observó una reducción en la ingesta de alcohol cuando se insertó el ARNsi para la sub-unidad α1 en el pálido ventral, sugiriendo que el gusto por el alcohol se da a través de diferentes mecanismos en cada región del cerebro, dependiendo de la concentración de uno u otro receptor GABA.

Liu et al. también observaron que cuando se usaba un ARNsi para el receptor del tipo Toll 4 (TLR4) en el núcleo de la amígdala central, había una considerable reducción en la ingesta de alcohol en la ratas. Esto indica que la inhibición en la ingesta del alcohol se da por una vía relacionada con TLR4, la cual es activada vía la sub-unidad α2 del receptor GABA. GABA podría estimular a TLR4 directamente (como ligando) o indirectamente a través de las quimiocinas y citocinas.

Si funciona de la misma manera en humanos, la inhibición del gen TLR4 en el núcleo central de la amígdala podría ser la mejor estrategia para reducir la ingesta de alcohol en las personas que son muy borrachas. Sin embargo, aún quedan unas cuantas preguntas por responder, una de ellas es por qué sólo funciona en el núcleo central de la amígdala y no en otras regiones del cerebro. Lo que quedó claro es que la tecnología del ARN de silenciamiento es una estrategia eficaz y segura, al menos en ratas.


Referencia:

ResearchBlogging.orgJuan Liu, Andrew R. Yang, Timothy Kelly, Adam Puche, Chioma Esoga, Harry L. June, Jr., Ahmed Elnabawi, Istvan Merchenthaler, Werner Sieghart, Harry L. June, Sr., & Laure Aurelian (2011). Binge alcohol drinking is associated with GABAA α2-regulated Toll-like receptor 4 (TLR4) expression in the central amygdala PNAS : 10.1073/pnas.1019020108

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La manifestación poco conocida de la tenia solitaria

En las profundidades del intestino delgado puede habitar un extraño huésped. Parece un fetuchini tan largo como una anaconda, pero dividido en decenas de pequeños segmentos llamados proglótides. Vive anclado a la pared intestinal por unos espeluznantes ganchos y ventosas que tiene en la cabeza (si así se le puede llamar a eso). No tiene boca porque se alimenta a través de la piel. Es la famosa tenia solitaria . Escólex de Taenia solium con cuatro ventosas y rostelo con ganchos. Fuente: CDC. Le llaman solitaria porque no necesita de una compañera (o compañero) para poder formar una familia. Son hermafroditas. Cada proglótido maduro tiene su propio suministro de óvulos y esperma, capaces de producir unos 60 000 huevos muy resistentes que son liberados a través de nuestras heces . Al menos seis segmentos llenos de huevos son liberados cada día por una persona infectada. Cuando los cerdos comen alimentos contaminados con heces humanas, común en algunas zonas de la sierra y selva del paí

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

La citometría de masas, una novedosa técnica para estudiar las células individualmente

Los citómetros de flujo han sido una herramienta fundamental en el descubrimiento y caracterización de los diferentes tipos de células que conforman el sistema inmune. Esta técnica es tan poderosa que permite analizar más 10 parámetros simultáneamente, gracias al uso de anticuerpos marcados con moléculas fluorescentes. Sin embargo, la citometría de flujo parece haber llegado a su límite tecnológico, ya que cuando se pretende analizar más de 10 parámetros a la vez, la superposición de los espectros luminosos dificulta el análisis de los datos. Un grupo de investigadores norteamericanos y canadienses han mejorado la técnica gracias al uso de los principios de la espectrometría de masas según reportaron ayer en Science . De manera sencilla, la citometría de flujo consiste en el paso de una suspensión celular a través de un láser. Para que las células puedan ser detectadas y diferenciadas unas de otras, son marcadas con moléculas fluorescentes que se excitan cuando el rayo láser inci