Ir al contenido principal

La planta carnívora más rápida del oeste

Miren este video y vean lo rápido que caza a su presa la planta carnívora acuática del género Utricularia

…¿bastante rápido cierto? Pero este video fue grabado con una cámara de alta velocidad, a unos 1440 cuadros por segundo, y ha sido reproducido a 20 cuadros por segundo. En otras palabras, el video está reproducido 77 veces más lento de su velocidad original.

El video dura tan sólo 12 segundos. Si lo multiplicamos por los 20 cuadros por segundo —que es la velocidad a la cual está reproducido— obtendremos en total 240 cuadros. Si un segundo equivale a 1440 cuadros, los 240 cuadros equivaldrán a unas 17 centésimas de segundo. El video que acaban de ver, en realidad tomó un poco menos de la quinta parte de un segundo en ser grabado.

Gracias a este video, científicos europeos pudieron revelar cómo hace esta pequeña planta para capturar tan rápida y eficientemente a sus presas. El mecanismo usado por Utricularia es bastante sencillo, simplemente las paredes internas de la trampa se contraen mediante una fuerza elástica, para poder eliminar el agua que hay dentro de ella. En este punto se encuentra con el revolver cargado, listo para disparar…

Utricularia

Cuando la planta siente la presencia de un pequeño crustáceo a través de unas finas vellosidades que se extienden de su superficie, la trampa se activa gracias a la fuerza elástica almacenada en la contracción de sus paredes internas. En menos de una milésima de segundo la cavidad interna se expande y genera una presión negativa que succiona con gran fuerza todo lo que está frente a ella, sin posibilidad alguna que escape.

Referencia:

Vincent, O., et al. Ultra-fast underwater suction traps. Proc. R. Soc. B [Published online before print] (2011) doi:10.1098/rspb.2010.2292

Más videos: http://bit.ly/hzoinb

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…