Ir al contenido principal

Una hormona de crecimiento potencia la memoria en ratas

Cuanto daríamos por tener un producto que al tomarlo nos de la capacidad de recordar todo lo que hemos estudiado la noche anterior a un examen. Tal vez, en un futuro no muy lejano, este producto se encuentre a la venta en las farmacias. Científicos de la Escuela de Medicina del Hospital Monte Sinaí en Nueva York encontraron que el factor de crecimiento insulínico tipo II (IGF-II) —una hormona naturalmente expresada en los humanos— tiene la capacidad de ponteciar la memoria en las ratas de laboratorio. Este hallazgo fue publicado ayer en Nature.

Muchos neurocientíficos se han pasado años buscando las moléculas responsables de la formación de la memoria y el proceso de aprendizaje; sin embargo, nunca imaginaron que una hormona involucrada en el crecimiento y reparación de las células podría ser la responsable de la retención de los recuerdos. Fue una gran sorpresa cuando Chen et al. detectaron la presencia de la hormona IGF-II en el hipcampo, la región del cerebro asociada a la memoria.

Para ver si en realidad la presencia de IGF-II estaba relacionada con la memoria, los investigadores diseñaron unos experimentos. El primero fue para determinar si los niveles de IGF-II aumentaban en el hipocampo después de un hecho traumático, lo que indicaría que esta hormona está relacionada con la formación y retención de los recuerdos (memoria). Para ello tomaron a unas ratas y las pusieron dentro de una caja, la cual tenía uno de los lados iluminado mientras que el otro oscuro. Si las ratas iban hacia el lado oscuro recibían un fuerte golpe en la pata, de esta manera, se veían desanimadas para ir hacia ese lado de la caja. Cuando los investigadores analizaron sus niveles de IGF-II en el hipocampo, vieron que esta era mayor en las ratas que recibían el golpe que en el grupo control (no recibían el golpe así fueran al lado oscuro). Además, las ratas recordaron este hecho traumático por semanas, evitando entrar al lado oscuro de la caja.

Por otro lado, para confirmar el primer ensayo, los investigadores insertaron al hipocampo un bloqueador de los receptores de IGF-II, para así inhibir el efecto de esta hormona. Cuando repitieron el mismo experimento, las ratas no lograron recordar el hecho traumático ya que cuando se las puso de nuevo en la caja, unos días después, voliveron a ir hacia el lado oscuro. Esto confirma que la IGF-II esta relacionada con la consolidación de la memoria.

Entonces, si esta hormona esta relacionada con la formación de la memoria, ¿si aumentamos su concentración en el hipocampo, podría potenciar la memoria? Para responder a esta pregunta, los investigadores repitieron el primer experimento, pero esta vez, insertaron directamente en el hipocampo pequeñas dosis extras de IGF-II a diferentes tiempos de haberse realizado el ensayo. Este tratamiento no sólo potenció la memoria de las ratas, hasta las ayudó a recordar el hecho traumático por mucho más tiempo que las ratas control. Además, las inyecciones de dosis extras de IGF-II funcionaron adecuadamente, así las hayan administrado hasta un día después de haberse realizado el experimento.

Estos resultados indican que la hormona IGF-II mejora la memoria de estos roedores siempre y cuando se administren dentro de las primeras 24 horas de haberse llevado a cabo el experimento. Este tiempo coincide con la etapa del proceso de aprendizaje conocida como "la consolidación de la memoria". Esta etapa aún no está muy entendida ya que no se sabe cómo se da el cambio de una memoria más maleable hacia una más estable y robusta, que permita recordara algo por mucho tiempo.

Sin dudas son resultados inesperados, pero ya se sabe que la IGF-II es un buen potenciador de la memoria, al menos en ratas. Aún no se puede estar seguro que funcione de la misma manera en humanos pero si contribuirá con el desarrollo de nuevos fármacos que permitan potenciar la memoria de aquellas personas que sufran enfermedades como Alzheimer o la demencia.

Referencia:

Chen, DY., et al.A critical role for IGF-II in memory consolidation and enhancement. Nature 469,491–4977 doi:10.1038/nature09667

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

La manifestación poco conocida de la tenia solitaria

En las profundidades del intestino delgado puede habitar un extraño huésped. Parece un fetuchini tan largo como una anaconda, pero dividido en decenas de pequeños segmentos llamados proglótides. Vive anclado a la pared intestinal por unos espeluznantes ganchos y ventosas que tiene en la cabeza (si así se le puede llamar a eso). No tiene boca porque se alimenta a través de la piel. Es la famosa tenia solitaria . Escólex de Taenia solium con cuatro ventosas y rostelo con ganchos. Fuente: CDC. Le llaman solitaria porque no necesita de una compañera (o compañero) para poder formar una familia. Son hermafroditas. Cada proglótido maduro tiene su propio suministro de óvulos y esperma, capaces de producir unos 60 000 huevos muy resistentes que son liberados a través de nuestras heces . Al menos seis segmentos llenos de huevos son liberados cada día por una persona infectada. Cuando los cerdos comen alimentos contaminados con heces humanas, común en algunas zonas de la sierra y selva del paí