Ir al contenido principal

Un documental acerca de la biología sintética

Me llegó un correo con información referente a un proyecto independiente bastante interesante, y como todo proyecto independiente, necesita de apoyo económico para poder realizarlo. La importancia de ser un proyecto independiente es que aborda el tema —en este caso la biología sintética— desde un punto de vista imparcial. Pero, antes de comentarles más al respecto, vamos por partes…

¿Qué es la biología sintética? Aún este término no está bien definido. En mayo del 2010, Craig Venter y sus colaboradores crearon el primer genoma sintético y lo insertaron en un protoplasto bacteriano, específicamente de un Mycoplasma, y así pudo obtener un ser vivo capaz de desarrollar sus funciones normalmente usando un genoma hecho de forma artificial. ¿Esto puede ser considerado como biología sintética?, Sí, por qué no. Sin embargo, el genoma que sintetizó Venter y sus colaboradores no es nada novedoso, sino la copia de uno ya conocido.

Para muchos científicos, la biología sintética es crear nuevas funciones celulares, nuevas enzimas capaces de usar nuevos sustratos y convertirlos en nuevos productos, desarrollar nuevas vías metabólicas que no pueden ser encontrados de forma natural para poder desarrollar nuevas fuentes de energía, metabolizar nuestros contaminantes para evitar perjudicar nuestro ambiente o crear nuevos fármacos para hacer frente a las enfermedades más devastadoras.

En otras palabras, los científicos ven al ADN como un código programable, como un lenguaje de programación, tal como el que usan las computadoras, en este caso en vez de 1 y 0, son cuatro letras (A, T, C y G). De esta manera, los científicos se transforman en ingenieros… ingenieros genéticos… capaces de diseñar genes los cuales serán transformados en proteínas novedosas, con funciones especiales y valiosas para la humanidad.

Como toda nueva tecnología es bueno ver sus pros y sus contras desde un punto de vista imparcial. Por obvias razones, la biología sintética tiene un gran potencial, sobre todo económico. Aquella compañía que sea capaz de manejar el código genético a su antojo, capaz de diseñar y producir genes, proteínas y, por que no, seres vivos, tendrá un gran poder.

El documental “The Synthetic Bio” nos dará una visión clara y sencilla sobre la biología sintética, dándonos a conocer todas sus potencialidades y la forma como mejorarán la calidad de vida de las personas. Este documental hará un recorrido de los últimos 10 años, que es en los cuales se han dado los cimientos para la biología sintética, gracias al vertiginoso avance de la biología molecular. También tocará la parte ética de esta tecnología, la cual siempre generará controversia.

Este documental viene siendo desarrollado por una productora independiente llamada Field Test la cual se ha especializado en desarrollar documentales cinematográficos acerca de la ciencia moderna. Para desarrollar este documental sobre la biología sintética necesitan de $30,000 para poder terminarlo a tiempo y mandarlo al Festival de Cine de Sundance, a fines de agosto.

Para lograr este objetivo, han puesto en marcha una campaña a través de KickStarter, una plataforma virtual para conseguir donaciones y financiamientos. Tienen 45 días (desde el 19 de Enero hasta el 4 de Marzo) para conseguir los $30,000. Las donaciones van desde $1, no hay un límite máximo. Según la donación que hagas recibirás material referente al documental.

Pero no te preocupes si no tienes dinero para hacer tales donaciones o una tarjeta de crédito para hacerlo, basta con que compartas esta información y la difundas para que por ahí alguien si se anime a hacerlo. Hasta ahora van casi $4,000… falta mucho aún.

Link: http://www.kickstarter.com/projects/637230479/a-documentary-film-about-synthetic-biology 

Imagen: Flickr @z33be

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…