Ir al contenido principal

Si escribes lo que has estudiado, aprenderás mejor

Tal vez este es el estudio que demuestra por qué los que hacen su “plaje” salen mejor en los exámenes que los que estudian a conciencia. Claro, muchos dirán que salen mejor porque hacen trampa y usan sus plajes durante el  examen. Pero, se han visto casos —y tal vez les ha pasado a algunos— en que uno logra aprender lo que ha escrito en ese pequeño papelito de autoayuda que ya no lo llegan a utilizar durante el examen.

Para los no conocedores: En Perú y algunos países de Latinoamérica, “Plajear” es uno verbo que no esta definido por la RAE pero que deriva del verbo Plagiar.

Plajear suele ser el acto de copiar durante un examen, ya sea de otra persona o de alguna superficie sólida que sirve como soporte para la escritura de fórmulas, teorías, conceptos o definiciones. Entre las superficies sólidas más comunes tenemos: las hojas de papel de tamaños reducidos, el reverso de las calculadoras, las paredes, el antebrazo, etc.
Plajero, es la persona que plajea.

mapaconceptual

Un par de científicos de la Universidad de Purdue, demostraron que aquellos estudiantes que se tomaron unos minutos para hacer un mapa conceptual o escribir un pequeño ensayo de lo que habían leído, una semana después, rindieron un mejor examen. Los resultados de esta investigación fueron publicados ayer en la versión online de Science.

Los participantes fueron 200 estudiantes de diferentes colegios a los cuales se les dividió en cuatro grupos. A cada grupo se le pidió que usaran una estrategia diferente de estudio. Las estrategias eran: el estudio simple (leer el artículo una vez), el estudio repetitivo (leer el artículo repetidas veces), hacer un mapa conceptual después de leer el artículo, y escribir un pequeño ensayo sobre el artículo que acababan de leer.

Los últimos fueron los que obtuvieron los mejores resultados, tanto en los exámenes con preguntas concretas o literales, como en los exámenes con preguntas para pensar o inferir. Sin embargo, en los exámenes que tenían preguntas metacognitivas, los que hicieron el estudio repetitivo fueron los que mejor salieron.

Entonces, los plajeros, de alguna manera y sin darse cuenta están aprendiendo a través de la práctica de la recuperación de la memoria. O sea, estudiar no significa meter los conocimientos al cerebro (tampoco en un papel de 10x10cm), sino tener la capacidad de recuperar esos conocimientos en el momento oportuno. Para ello, cuando uno estudia, es bueno escribir todo lo que recuerde y centrarse en eso, dejando a un lado el libro y los cuadernos por un momento.

Esta práctica ejercita al cerebro para que recuerde y recupere lo leído minutos antes, y cuando escribimos lo aprendido, estamos haciendo una especie de retroalimentación (feedback), que favorece el aprendizaje. Pero, ¿por qué es mejor escribir que hacer un mapa conceptual? No se sabe, tal vez la síntesis que uno busca al elaborar un mapa conceptual hace que se pierda los conectores claves para darle sentido a la idea que intentamos plasmar, y por eso tendemos a olvidarlo más fácilmente.

Así que si quieren salir bien en sus próximos exámenes, estudien, hagan su plaje y escriban sus miedos minutos antes del examen. Y si no recuerdan alguna fórmula o concepto, usen su plaje. Pero sólo en casos de emergencia.

Referencia:

Jeffrey D. Karpicke & Janell R. Blunt. Retrieval Practice Produces More Learning than Elaborative Studying with Concept Mapping. Science. DOI: 10.1126/science.1199327. Published Online 20 January 2011.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…