Ir al contenido principal

Se identifica un gen que ayuda a las plantas a usar menos agua y soportar las sequías

Vivimos en un mundo en el cual el agua es un bien cada vez más escaso. La agricultura —que es la actividad humana que más agua utiliza— es consciente de este problema y tiene como principal objetivo desarrollar cultivares que requieran cada vez menos agua y sean más resistentes a los ambientes secos. Científicos de la Universidad de Purdue, han encontrado una mutación en un gen que permite a la planta modelo, Arabidopsis thaliana, soportar bajos niveles de agua sin perder biomasa. Este trabajo fue publicado en la revista Plant Cell.

Las plantas, naturalmente, abren y cierran sus estomas, los cuales son unos poros por donde entra el CO2 para ser fijado y transformado en nutrientes gracias a la fotosíntesis. Sin embargo, al abrir sus estomas, la planta también pierde agua debido a la transpiración. Por ejemplo, las plantas que viven en zonas desérticas han evolucionado un mecanismo que les permite evitar la pérdida del valioso líquido. Durante el día, los estomas permanecen cerrados para evitar la pérdida de agua por el fuerte calor y la sequedad del ambiente, sin embargo, la energía producida por la luz del sol es almacenada para ser usada durante la noche, que es cuando abren sus estomas para permitir el paso del CO2 con una poca pérdida de agua, debido a las bajas temperaturas.

Entonces, para diseñar una planta que sea resistente a los ambientes secos o requieran de poca cantidad de agua para crecer, ¿deberíamos mantener cerrados sus estomas? Sí, pero al hacer esto, la planta no podrá asimilar CO2 y limitará la eficiencia de su fotosíntesis y, por lo tanto, su crecimiento. En otras palabras, habrá una pérdida de biomasa, lo que significa una menor productividad.

Los investigadores de la Universidad de Purdue, liderados por Chal Yul Yoo, encontraron una mutación en Arabidopsis thaliana que reducía su número de estomas. Así que a un menor número de estomas, la pérdida de agua por transpiración será menor. Sin embargo, lo más interesante del descubrimiento fue que, a pesar de tener menos estomas, su capacidad para asimilar el CO2 no fue afectada ya que fue similar al de las plantas silvestres.

gtl1Un análisis molecular identificó al gen gtl1 (GT-2 LIKE 1), el cual es un factor de transcripción encargado de regular la expresión de determinados genes. Al presentarse este gen mutado, la asimilación de CO2 no se veía afectada pero la pérdida de agua se redujo en in 20%. Para determinar la asimilación de CO2 pusieron a las plantas dentro de una cámara cerrada con una cantidad conocida de CO2. Después de un periodo de tiempo se cuantificó la cantidad de CO2 que quedó en la cámara usando un analizador de gases infrarrojo. Lo mismo hicieron para determinar la cantidad de agua liberada, para esto cuantificaron —usando el mismo equipo del experimento anterior — el vapor de agua había en la cámara después de un determinado tiempo.

Además, las plantas con las mutaciones en el gen gtl1 tuvieron un mayor porcentaje de supervivencia (Figura E y F) y una mayor facilidad de recuperación después de haber sido sometidos a muy bajas concentraciones de agua en el suelo (Figura D).

Luego, quisieron determinar que genes eran afectados por este factor de transcripción mutante. Para esto, identificaron los 20 genes conocidos que controlan el desarrollo de los estomas. Los investigadores observaron que era el gen sdd1 (STOMATAL DENSITY AND DISTRIBUTION 1) el que estaba altamente expresado en los mutantes. Este gen, como su nombre lo dice, es el responsable de regular el número de estomas en las hojas. Al parecer el gen sdd1 está regulado por GTL1, y como en los mutantes este factor de transcripción no funciona, sdd1 podrá expresarse libremente., reduciendo el número de estomas.

Este estudio demuestra que pueden desarrollarse cultivares que requieran menor cantidad de agua sin afectar su rendimiento y productividad, así que el siguiente paso es buscar e identificar genes homólogos a gtl1 en plantas cultivadas y ver si los mutantes también responden de la misma manera.

Referencia:

ResearchBlogging.orgYoo, C., Pence, H., Jin, J., Miura, K., Gosney, M., Hasegawa, P., & Mickelbart, M. (2010). The Arabidopsis GTL1 Transcription Factor Regulates Water Use Efficiency and Drought Tolerance by Modulating Stomatal Density via Transrepression of SDD1 THE PLANT CELL ONLINE DOI: 10.1105/tpc.110.078691

Imagen: Flickr @cmdphotos.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…