Ir al contenido principal

Si quieres que tu hijo coma sus verduras, empieza por ti misma

¡Cómete las %!&#! verduras!… Cuantas mamás no reniegan cada día porque sus hijos no quieren comer sus verduras, pero, esto tal vez se deba a que ellas, mientras estaban embarazadas, no lo hacían.  Un estudio publicado hoy en la revista Proceedings of the Royal Society B muestra que la descendencia de las ratonas, que han sido alimentadas durante la gestación con alimentos ricos en olores a cerezas y menta,  continúan prefiriendo estos olores cuando crecen; mientras que la descendencia de aquellas ratonas que fueron alimentadas con una dieta blanda, no muestran preferencia alguna por los olores a cerezas o menta.

Debemos recordar que muchos de los sabores que sentimos se deben principalmente al sentido del olfato y no del gusto. Esto lo podemos comprobar fácilmente. Primero nos tapamos  la nariz y luego probamos un poco de té y un poco de café, les aseguro que no podrán disntinguir la diferencia entre ellos. Esta técnica puedes usarla si debes tomar algún remedio que tiene un sabor muy desagradable, simplemente tápate la nariz y procede a beberlo.

Cuando se expone a los ratones a estos olores in utero, puede promover el desarrollo neuroanatómico del bulbo olfativo, lo cual podría influir en la percepción de estos olores una vez se nazcan y se empiezan a desarrollar.

Para realizar este estudio, los investigadores liderados por la Dra. Josephine Todrank de la Universidad de Colorado, diseñaron un ratón que tenía los receptores olfativos marcados con una proteína fluorescente, la GFP (Green Fluorescent Protein). Cuando exponían a las ratonas a estos olores durante la gestación y/o la lactancia, los receptores olfativos se activaban, los cuales fueron monitoreados gracias a la activación a la fluorescencia emitida por la GFP.

Con ayuda de la fluorescencia pudieron determinar el tamaño de los glomérulos del bulbo olfativo (región del cerebro responsable del procesamiento del olor), que es donde las neuronas sensoriales olfativas se unen a los receptores olfativos que transportan la señal al cerebro a través del nervio olfativo.

olfativo

Los investigadores encontraron una relación significante entre en el tamaño de los glomérulos y el tratamiento con lo olores durante la gestación y la lactancia. Cuando los ratones fueron sometidos a los olores, los glomérulos eran más grandes en aquellos que recibieron el tratamiento durante la gestación en comparación con aquellos que no recibieron (control). Y por si fuera poco, su preferencia por estos olores también aumentó.

Cuando los glomérulos son más grandes hace que los ratones detecten y discriminen estos olores de mejor manera, y esto les ayudaría a escoger los alimentos más apetitosos en base a los olores que les resultan familiares.

Desde el punto de vista de la descendencia, esto sería una buena estrategia evolutiva, porque tendrán una mayor preferencia por comer aquellas cosas que comía su madre, ya que es más probable de que sean seguras. Y como los mamíferos presentan un desarrollo del sentido del olfato similar, es probable que funcione de la misma manera para otros, incluso para los humanos.

Si bien no quiere decir que funciona de la misma manera para los humanos, la verdad no pierdes nada intentando comer más verduras y otras cosas saludables, tal vez te ahorres muchas horas de disgusto con tus hijos por no comer sus verduras.

Referencia:

ResearchBlogging.orgTodrank, J, Heth, G, & Restrepo, D (2010). Effects of in utero odorant exposure on neuroanatomical development of the olfactory bulb and odour preferences Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences DOI: 10.1098/rspb.2010.2314

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fusión y fisión de mitocondrias

Se cree que los procariotas aparecieron en el planeta hace unos 3,500 millones de años, mientras que los eucariotas lo hicieron hace unos 2,000 millones de años. Pero, si los procariotas llevan una ventaja de 1,500 millones de años a los eucariotas, ¿por qué ellos no son los organismos más complejos? La respuesta son las mitocondrias [Les recomiendo leer este artículo publicado en el blog]. Todos conocemos a las mitocondrias, si no las recuerdan, aquí se las presento. Tal vez la imagen que tenemos de ellas es que se encuentran diseminadas por toda la célula, aisladas unas de otras o, a lo mucho, reuniéndose en pequeños grupos. Sin embargo, esto no es así. En realidad, las mitocondrias son unos organelos muy dinámicos, que se encuentran fusionándose y dividiéndose constantemente, pero hasta ahora no se sabe a ciencia cierta que rol cumple este proceso. Axel Kowald de la Universidad Humboldt de Berlín y Tom B. L. Kirkwood de la Universidad de Newcastle han desarrollado una teoría

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi

Algodón rosa

La mayoría de las personas dan por hecho que el algodón es blanco. Lo vemos así en hisopos, rollos y torundas. Sin embargo, existen de diversos colores, especialmente, en Perú. Marrón, crema, pardo, verde, son algunos de ellos. Como esos algodones no se pueden teñir, la industria textil optó por las variedades de fibra blanca. Muestras de algodón de color. Fuente: Ing. Patricia Ocampo. En la actualidad hay una mayor concienciación por los impactos ambientales que generan los productos que consumimos. La ropa es una de ellas. Los tintes empleados generan contaminación de los cuerpos de agua. En ese contexto, los algodones pigmentados adquieren mayor relevancia, aunque la variedad de colores existentes es muy limitada. La naturaleza tiene infinidad de colores. Un claro ejemplo son las flores: amarillas, azules, rosadas, violetas, rojas y más. Cada pigmento es producido por diversas enzimas que catalizan reacciones químicas para que una molécula se convierta en otra. Por ejemplo, la tiros