Ir al contenido principal

Se identifica un organismo con uso potencial en la producción de hidrógeno

En la actualidad, uno de los principales objetivos de muchos centros de investigación en el mundo es la búsqueda de fuentes de energía renovables que reemplacen a los combustibles fósiles. Uno de ellos es el hidrógeno gaseoso (H2). Hasta ahora se han identificado una serie de bacterias que tienen la capacidad de producirlo, ya sea mediante procesos fotosintéticos o fermentativos. Sin embargo, todos ellos requieren de ambientes anaeróbicos para que sus principales enzimas productoras de H2 – las hidrogenasas y nitrogenasas – puedan funcionar.

Algunos organismos diazótrofos (fijadores de nitrógeno) como la Anabaena (una cianobacteria) pueden fijar el nitrógeno y producir H2 en estructuras especializadas llamadas heterocistos, los cuales forman un microambiente anaeróbico para mantener el funcionamiento de sus enzimas sensibles al oxígeno. Sin embargo, estos heterocistos no son abundantes, están en una proporción de 1:10 con respecto a las células normales, lo cual no lo hace muy adecuado como para usarlos en la producción a gran escala, debido a su bajo rendimiento por biomasa.

Sin embargo, científicos de la Universidad de Washington liderados por la Dra. Anindita Bandyopadhyay han descrito una cianobacteria del género Cyanothece – ATCC 51142 – con la capacidad de producir grandes cantidades de H2 en condiciones aeróbicas.

cyanothece

Esta cianobacteria durante el día hace la fotosíntesis, fijando el carbono del ambiente (CO2) para almacenarlo en forma de glucógeno. Durante la noche, cuando por obvias razones no puede hacer la fotosíntesis, usa este glucógeno para producir energía en forma de ATP, el cual es usado para mantener en funcionamiento su enzima nitrogenasa, la cual fija el nitrógeno gaseoso del ambiente (N2) en forma de amoniaco (NH3) y en el proceso libera H2, el cual puede ser aprovechado como un combustible renovable. Gracias a las altas tasas de respiración durante la fase oscura, se crea un ambiente subóxico dentro de la célula, la cual favorece al funcionamiento de la nitrogenasa que, como mencionamos anteriormente, es sensible al oxígeno.

Además, Bandyopadhyay et al. lograron aumentar los rendimientos de producción de H2 usando otras fuentes de carbono, como el glicerol, e inyectando mayores cantidades de CO2 al medio de cultivo. El rendimiento específico bajo estas condiciones fue de aproximadamente 200umoles de H2 por miligramo de clorofila por hora. Cabe resaltar que tanto el glicerol como el CO2 son productos de desecho abundantes en muchos procesos industriales.

Las Cyanothece 51142 normalmente fueron cultivadas con 12 horas de luz y 12 horas de oscuridad, uno para producir la energía y el otro para usarla en la fijación del nitrógeno y la producción de H2. Pero, cuando sometieron al cultivo a un periodo de 48 horas de luz continuas, los niveles de H2 aumentaron hasta más de 900ml por cada litro de cultivo. Algo sorprendente de este experimento fue que las cianobacterias mantenía sus fases luminosa y oscura a pesar de no tener ningún periodo de oscuridad en los dos días que duró el ensayo. Esto lo determinaron porque los niveles de O2 disueltos en el medio de cultivo aumentaban y disminuían cada 12 horas.

oxygen

Este fue un gran descubrimiento porque a parte de poder producir H2 en condiciones aeróbicas, podía hacerlo con luz continua. La explicación es que con 48 horas de luz continua, la maquinaria fotosintética funcionaría más tiempo y produciría mayor cantidad de glucógeno. Cuanto más glucógeno tiene para respirar, más ATP se generará, más N2 se fijará y más H2 se producirá. Y como mantiene su “ciclo circadiano” los niveles de oxígeno celular se reducirán cada 12 horas, permitiendo el funcionamiento de la nitrogenasa.

Los investigadores también demostraron que el sistema nitrogenasa podría direccionar todos los electrones a la producción de H2 en ausencia de N2. Como vimos en la ecuación de la primera figura, la Cyanothece 51142 usa ocho electrones en la fijación del nitrógeno: seis para la formación del amoniaco (NH3) y dos para la formación del H2; pero, si todos los electrones los destinara a la formación de hidrógeno, sería capaz de producir hasta 4 moléculas de H2 con la misma cantidad de energía. Esto lo demostraron usando una atmósfera de Argón en vez de Nitrógeno. Bajo estas condiciones, la producción de H2 fue entre dos y tres veces superior a las condiciones normales.

De todas maneras, el rendimiento de H2 producido por Cyanothece 51142 fue superior al de cualquier microbio silvestre estudiado hasta el momento. Entonces, si se empieza a mejorar esta cepa de Cyanothece usando la biotecnología y la ingeniería genética, los rendimientos podrían aumentar considerablemente, volviéndose muy rentable económicamente hablando.

Referencia:

ResearchBlogging.orgBandyopadhyay, A., Stöckel, J., Min, H., Sherman, L., & Pakrasi, H. (2010). High rates of photobiological H2 production by a cyanobacterium under aerobic conditions Nature Communications, 1 (9) DOI: 10.1038/ncomms1139

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Muestras de ADN ambiental redefinen el árbol de la vida de los hongos

Los hongos (Reino: Fungi ) forman parte importante de cualquier ecosistema del planeta, ya que son los principales responsables de la degradación de toda la biomasa muerta que hay en él y, además, pueden establecer relaciones simbióticas con muchas especies de plantas y animales. Sin embargo, se sabe muy poco acerca de su historia evolutiva. Científicos británicos descubrieron que existe un grupo muy diverso de hongos primitivos, muy relacionados con el género Rozella , a los cuales agruparon en un nuevo clado llamado Criptomycota ( Cryptomycota ), según reportaron hoy en Nature . Los hongos se presentan de dos formas típicas: levadura y filamentos , caracterizándose por tener una pared celular rígida hecha a base de quitina , la cual les permitió adaptarse a los diferentes hábitats que hay en el planeta. Sin embargo, nuestro entendimiento sobre la historia evolutiva de los hongos sólo se limita a aquellos que hemos podido aislar y cultivar en el laboratorio. Existe una gran can

¿Cuál de los cromosomas X se inactiva en las hembras?

Si preguntamos en la calle ¿cuál es la principal diferencia entre un varón y una mujer?, seguramente las respuestas más frecuentes serán los senos, los órganos reproductores, la barba, la obsesión por los zapatos o por los videojuegos, entre otros.  Pero muy pocos —tal vez algunos biólogos que cayeron en la encuesta— dirán “¡los cromosomas sexuales!”. Y tendrían razón.  La diferencia más sustancial, a partir de la cual se originan todas las demás, son los cromosomas sexuales. En los mamíferos, las hembras tienen dos cromosomas X (XX) y los machos un cromosoma X y un cromosoma Y (XY). A pesar de ser chiquito, el cromosoma Y porta un gen esencial para lograr la diferenciación masculina. De no ser por él, prácticamente todos seríamos hembras, así tuviéramos solo un cromosoma X (X0) como en el Síndrome de Turner . Entonces, serán los machos quienes finalmente determinen el sexo de los hijos porque sus espermatozoides portarán o bien el cromosoma X o bien el cromosoma Y; mient

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi