Ir al contenido principal

El insomnio puede afectar la orientación en las abejas

Las abejas usan un pequeño baile para indicar a sus compañeras dónde se encuentra la fuente de alimento. El baile consiste en giros y vibraciones hacia una dirección específica – el ángulo entre el sol y la fuente de alimento –  y según la duración de la vibración, las otras abejas pueden calcular la distancia.

Entonces, este comportamiento ha sido aprovechado por investigadores de la Universidad de Texas, liderados por el Dr. Barrett Klein, para estudiar el efecto que tiene la privación del sueño en los insectos, algo muy poco entendido hasta ahora.

Las abejas, al vivir en un ambiente tan pequeño y sobrepoblado de seguro tendrán problemas de sueño, todas chocarán entre sí, empezarán a zumbar y se generará un bullicio en el cual nadie pueda dormir. Los depredadores y parásitos también pueden quitar el sueño, no sólo a las abejas, sino también a cualquier insecto. Además, la pérdida de poblaciones de abejas silvestres en los últimos años, ha alarmado a muchos científicos del mundo, por las posibles implicancias que puede tener en sobre la vida en el planeta. Klein cree que la privación del sueño en las abejas también podría contribuir al problema del colapso de colonias.

Klein et al. diseñaron un método para mantener despiertas a algunas abejas de una colonia, sin perturbar a las demás.  Para esto, los investigadores pusieron unos discos metálicos magnéticos en el lomo de 25 abejas que previamente habían sido entrenadas para usar una fuente de alimento artificial a un kilómetro de distancia de la colmena. Estos  Además, usaron como control otras 25 abejas – también entrenadas – a las cuales le pusieron unos discos de cobre (no magnéticos) sobre sus espaldas. Durante la noche, cuando las abejas están durmiendo, los científicos ponían sobre la colmena una serie de imanes montados en un carril llamado “insomniador”. Las pobres abejas que tenían los discos metálicos magnéticos no podían dormir.

Las abejas que no fueron privadas del sueño indicaban de manera correcta la ubicación de la fuente de alimento (ver video). Sin embargo, aquellas que no pudieron dormir, se ve claramente que no hacen bien la danza y dan información errada a sus compañeras. Aunque la distancia generalmente era la correcta, la dirección no lo era. Esto indicaría que determinar la dirección puede ser cognitiva o fisiológicamente más demandante que determinar la distancia.

Para el neurobiólogo Randolf Menzel, el efecto tal vez se deba a que las abejas usan los campos magnéticos de la Tierra para localizar la fuente de alimento, y al usar los discos magnéticos se está perturbando directamente la orientación de las abejas, provocando que las danzas sean erradas. Sin embargo, Klein está seguro que el magnetismo empleado no afectó a las abejas ya que al comparar las danzas de las abejas con los discos magnéticos y discos de cobre, no presentaban diferencia alguna si no usaban los imanes para privarlas del sueño.

Referencias:

Klein, B. A., Klein, A., Wray, M. K., Mueller, U. G. & Seeley, T. D.Proc. Natl Acad. Sci. [USA advance online publication] doi:10.1073/pnas1009439108 (2010).

Vía Nature News.

Comentarios

  1. Hi


    My name is Becky Masters and I am doing some picture research for a New Zealand publishing company.

    I am trying to source a graphic of the bee waggle dance and I have seen one on this web page

    I am wondering if you have the contact so the copyright holder of this image?

    My deadline is nearing soon and would greatly appreciate a reply at your earliest convenience

    Kind regards


    Becky

    beckymasters@gmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…