Ir al contenido principal

¿Cuál es la diferencia?

Muy buena ilustración de Zach Weiner que nos muestra la clara diferencia en un defensor de la ciencia y un científico de verdad, haciendo referencia al artículo publicado en Nature hace un par de semanas…

- ¿Por qué es importante haber atrapado antimateria?
Defensor de la ciencia: ¡Oh! ¡Ya que tiene aplicaciones futuras, tanto el la propulsión como en la creación de energía, en la transmisión de datos…, en lo que sea!
Científico: Porque es $#%&#! asombroso!

Como lo mencioné anteriormente, la gran mayoría de las investigaciones científicas, sobre todo en las ciencias básicas, no son realizadas porque quieren mejorar la salud de las personas, ni porque quieren cuidar el ambiente, ni porque quieren salvar a un animal de la extinción (siento desilusionarlos); sino, porque se quiere resolver una curiosidad, entender un proceso que no tendrá ninguna aplicación futura, saber porque una molécula se comporta de una manera y no de otra o, simplemente, porque se tiene un equipo de última generación adquirido para un proyecto que ya terminó o porque sobró una gran cantidad de reactivos y hay que usarlos antes que llegue su fecha de vencimiento y se pierdan.

Pero, como las entidades financiadoras y las grandes fundaciones ven mal a un investigador que usa la plata para “resolver una curiosidad”, o ven que la investigación no tendrá una aplicación futura que genere regalías o que solucione un problema, no las financiarán. Así que los científicos deben buscar alguna aplicación absurda o, por lo menos, plausible, para poder acceder a ese financiamiento y así poder resolver su curiosidad.

Un claro ejemplo es lo que se realiza en el LHC (Gran Colisionador de Hadrones). Este equipo, que cuesta millones de dólares mantenerlo en funcionamiento, sólo sirve para que los físicos de partículas puedan corroborar muchas hipótesis y teorías que no los dejan dormir tranquilos; tal como si existe o no la materia oscura, el bosón de Higgs, si existen más partículas elementales que las predichas con sus modelos matemáticos, o divertirse recreando pequeños Big Bang y agujeros negro. Claro… ellos dicen que su trabajo les permitirá conocer como se originó el universo, o por lo menos, saber qué fue lo que pasó millonésimas de segundo después del Big Bang y entender como se formó la materia. Si uno va por la calle y hace una encuesta, a muy pocas personas les importará saber como se originó el universo, y peor aún, si es un país donde la mayoría de las personas cree que lo hizo un dios.

En fin, para terminar, la esencia de la ciencia no es hacer investigación para resolver un problema, sino, para resolver una curiosidad; sin embargo, para mejorar la calidad de vida de las personas, lo cual incluye: mejorar los servicios de salud, la limpieza del ambiente, las formas de energía más baratas y renovables, proteger la flora y fauna, etc; debemos volcar esas curiosidades a la parte aplicativa. Con esto no quiero decir que no se financie aquellas investigaciones que sólo resuelven curiosidades y nada más, ya que ese proceso de generar conocimiento nos hace una mejor sociedad.

No podemos crear una cura para el cáncer si antes no entendemos el funcionamiento de una célula cancerígena; para esto, debemos saber como se comportan las moléculas que hay dentro de ellas (genes, proteínas, factores de transcripción, señales bioquímicas, etc), y para entender como se comportan estas moléculas debemos saber cual es su cinética y de qué depende, y para entender eso debemos saber que fuerzas actúan sobre los enlaces químicos, y para entender eso debemos saber de qué están hecho los átomos y cuales son los principios físicos que les dan sus propiedades únicas, y para entender eso debemos colisionar partículas atómicas y ver lo que desprenden, y para entender eso debemos saber como se originó la masa de esas partículas, y para entender eso debemos saber como se originó el universo. Bueno, con esta pequeña “filosofada” le di una aplicación al LHC en la búsqueda de una cura para el cáncer.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Algodón rosa

La mayoría de las personas dan por hecho que el algodón es blanco. Lo vemos así en hisopos, rollos y torundas. Sin embargo, existen de diversos colores, especialmente, en Perú. Marrón, crema, pardo, verde, son algunos de ellos. Como esos algodones no se pueden teñir, la industria textil optó por las variedades de fibra blanca. Muestras de algodón de color. Fuente: Ing. Patricia Ocampo. En la actualidad hay una mayor concienciación por los impactos ambientales que generan los productos que consumimos. La ropa es una de ellas. Los tintes empleados generan contaminación de los cuerpos de agua. En ese contexto, los algodones pigmentados adquieren mayor relevancia, aunque la variedad de colores existentes es muy limitada. La naturaleza tiene infinidad de colores. Un claro ejemplo son las flores: amarillas, azules, rosadas, violetas, rojas y más. Cada pigmento es producido por diversas enzimas que catalizan reacciones químicas para que una molécula se convierta en otra. Por ejemplo, la tiros

Fusión y fisión de mitocondrias

Se cree que los procariotas aparecieron en el planeta hace unos 3,500 millones de años, mientras que los eucariotas lo hicieron hace unos 2,000 millones de años. Pero, si los procariotas llevan una ventaja de 1,500 millones de años a los eucariotas, ¿por qué ellos no son los organismos más complejos? La respuesta son las mitocondrias [Les recomiendo leer este artículo publicado en el blog]. Todos conocemos a las mitocondrias, si no las recuerdan, aquí se las presento. Tal vez la imagen que tenemos de ellas es que se encuentran diseminadas por toda la célula, aisladas unas de otras o, a lo mucho, reuniéndose en pequeños grupos. Sin embargo, esto no es así. En realidad, las mitocondrias son unos organelos muy dinámicos, que se encuentran fusionándose y dividiéndose constantemente, pero hasta ahora no se sabe a ciencia cierta que rol cumple este proceso. Axel Kowald de la Universidad Humboldt de Berlín y Tom B. L. Kirkwood de la Universidad de Newcastle han desarrollado una teoría

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi