Ir al contenido principal

¿Cuál es la diferencia?

Muy buena ilustración de Zach Weiner que nos muestra la clara diferencia en un defensor de la ciencia y un científico de verdad, haciendo referencia al artículo publicado en Nature hace un par de semanas…

- ¿Por qué es importante haber atrapado antimateria?
Defensor de la ciencia: ¡Oh! ¡Ya que tiene aplicaciones futuras, tanto el la propulsión como en la creación de energía, en la transmisión de datos…, en lo que sea!
Científico: Porque es $#%&#! asombroso!

Como lo mencioné anteriormente, la gran mayoría de las investigaciones científicas, sobre todo en las ciencias básicas, no son realizadas porque quieren mejorar la salud de las personas, ni porque quieren cuidar el ambiente, ni porque quieren salvar a un animal de la extinción (siento desilusionarlos); sino, porque se quiere resolver una curiosidad, entender un proceso que no tendrá ninguna aplicación futura, saber porque una molécula se comporta de una manera y no de otra o, simplemente, porque se tiene un equipo de última generación adquirido para un proyecto que ya terminó o porque sobró una gran cantidad de reactivos y hay que usarlos antes que llegue su fecha de vencimiento y se pierdan.

Pero, como las entidades financiadoras y las grandes fundaciones ven mal a un investigador que usa la plata para “resolver una curiosidad”, o ven que la investigación no tendrá una aplicación futura que genere regalías o que solucione un problema, no las financiarán. Así que los científicos deben buscar alguna aplicación absurda o, por lo menos, plausible, para poder acceder a ese financiamiento y así poder resolver su curiosidad.

Un claro ejemplo es lo que se realiza en el LHC (Gran Colisionador de Hadrones). Este equipo, que cuesta millones de dólares mantenerlo en funcionamiento, sólo sirve para que los físicos de partículas puedan corroborar muchas hipótesis y teorías que no los dejan dormir tranquilos; tal como si existe o no la materia oscura, el bosón de Higgs, si existen más partículas elementales que las predichas con sus modelos matemáticos, o divertirse recreando pequeños Big Bang y agujeros negro. Claro… ellos dicen que su trabajo les permitirá conocer como se originó el universo, o por lo menos, saber qué fue lo que pasó millonésimas de segundo después del Big Bang y entender como se formó la materia. Si uno va por la calle y hace una encuesta, a muy pocas personas les importará saber como se originó el universo, y peor aún, si es un país donde la mayoría de las personas cree que lo hizo un dios.

En fin, para terminar, la esencia de la ciencia no es hacer investigación para resolver un problema, sino, para resolver una curiosidad; sin embargo, para mejorar la calidad de vida de las personas, lo cual incluye: mejorar los servicios de salud, la limpieza del ambiente, las formas de energía más baratas y renovables, proteger la flora y fauna, etc; debemos volcar esas curiosidades a la parte aplicativa. Con esto no quiero decir que no se financie aquellas investigaciones que sólo resuelven curiosidades y nada más, ya que ese proceso de generar conocimiento nos hace una mejor sociedad.

No podemos crear una cura para el cáncer si antes no entendemos el funcionamiento de una célula cancerígena; para esto, debemos saber como se comportan las moléculas que hay dentro de ellas (genes, proteínas, factores de transcripción, señales bioquímicas, etc), y para entender como se comportan estas moléculas debemos saber cual es su cinética y de qué depende, y para entender eso debemos saber que fuerzas actúan sobre los enlaces químicos, y para entender eso debemos saber de qué están hecho los átomos y cuales son los principios físicos que les dan sus propiedades únicas, y para entender eso debemos colisionar partículas atómicas y ver lo que desprenden, y para entender eso debemos saber como se originó la masa de esas partículas, y para entender eso debemos saber como se originó el universo. Bueno, con esta pequeña “filosofada” le di una aplicación al LHC en la búsqueda de una cura para el cáncer.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja.


Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

Si b…

TOP 10: Las peores cosas de trabajar en un laboratorio

Encontré este interesante artículo publicado en Science Careers. La verdad es que me ha gustado mucho —me sentí identificado con varios aspectos— tanto que me tomé la libertad de traducirlo y hacerle algunas modificaciones, en base a mi experiencia personal, para ustedes.Tus amigos no-científicos no entienden lo que haces.

Cuando te reúnes con tus amigos del colegio o del barrio y empiezan a hablar acerca de sus trabajos, qué es lo que hacen y cuáles han sido los logros más recientes, ellos fácilmente lo pueden resumir en un “he construido una casa/edificio/puente/carretera”, o “he dejado satisfecho a un cliente” (que feo sonó eso xD), o tu amigo abogado dirá “he sacado de la cárcel a un asaltante confeso y encima he logrado que lo indemnicen”, pero cuando te toca a ti ¿qué dirás? “Bueno he curado… uhm, la verdad no he curado, las ratas viven un poco más pero no las he curado, así que he descubierto… no, esa palabra es muy fuerte. La verdad he probado… este… tampoco, las pruebas están …