Ir al contenido principal

¿A quién pretendes engañar?

Vamos a jugar… Encuentren 7 diferencias entre estas dos imágenes…

Todos conocen el caso de la falsa coral o “serpiente rey escarlata” (Lampropeltis elapsoides), una serpiente inofensiva y cobarde que imita los colores de la súper venenosa serpiente de coral (Micrurus fulvius) para poder salvar su vida. Sin embargo, para un buen ojo, su disfraz no es de los mejores ya que el color amarillo es más grueso que en una coral original y, además, la disposición de sus colores no es la misma, ya que en las corales es el amarillo y no el negro quien flanquea a los otros dos colores.

Pero, a pesar de ser una imitación no muy precisa, ¿como han podido seguir vigentes y no sucumbir ante la selección natural? Un artículo que será publicado en la revista The American Naturalist lo explica. La principal pregunta que salta a la vista es que si son los colores de la falsa coral, y no la disposición o el tamaño los que disuaden a coyotes, osos y águilas, sus principales depredadores.

Fue así que para comprobar esto, los biólogos David Kikuchi y David Pfennig de la Universidad de Carolina del Norte llevaron a cabo un interesante experimento en campo. Ellos diseñaron modelos de falsas corarles en arcilla y variaron el tamaño y disposición de los colores para ver hasta que punto los depredadores eran engañados.

Cuando recogieron los modelos en arcilla, observaron que las que tenían la banda amarilla más ancha que las negras y rojas, estaban llenas de arañazos y mordiscos. De alguna forma, los depredadores si pueden distinguir entre una coral verdadera y una falsa, concluyendo que no es suficiente tener los mismos colores para engañarlos. La banda amarilla es la más angosta en una coral verdadera, y los depredadores pueden distinguir ese detalle. Pero, tal como las falsas corarles lo han demostrado, basta con que la banda amarilla sea mas delgada que las otras para poderlos engañar.

Sin embargo, otra interesante observación que hicieron fue que, en aquellos lugares donde eran más abundantes las serpientes de coral, las imitaciones debían ser más precisas, o sea, las bandas amarillas debían ser un poco más angostas.

Es por esta razón que, a pesar de no ser buenas imitaciones, se han mantenido vigentes ya que han evolucionado sólo aquellas señales necesarias como para disuadir a sus depredadores, y dependerá de su poder discriminativo y las habilidades cognitivas del depredador.

Vía Science Now.

The American Naturalist. doi: 10.1086/657041

Comentarios

  1. Soy GUILLERMO GOMERO ROJAS y me encanto este tema muy interesante vamos a darle mas empeño

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

La oruga derretida

Las larvas de la polilla gitana ( Lymantria dispar ) llevan una vida tranquila. Durante el día, descansan en las grietas de la corteza de los árboles o enterradas en el suelo para evitar ser capturadas por sus depredadores. En las noches, salen de sus escondites y se alimentan de hojas hasta minutos antes del amanecer. A los cuarenta días de vida, se convierten en pupas, y dos semanas después, emergen como polillas adultas. Se aparean, ponen cientos de huevecillos y reinician su ciclo biológico. Oruga de la polilla gitana. Fuente: Wikimedia Commons . Una mañana, una de estas orugas aparece colgada boca abajo en la hoja más alta de una planta. Parece muerta. De pronto, empieza a estirarse y derretirse como si fuera un pedazo de plástico puesto cerca del fuego. La oruga literalmente gotea sobre las hojas que se encuentran debajo. Es una escena es macabra. Ninguna oruga presenció este hecho. Era de día y estaban escondidas. Pero en la noche, sin darse cuenta, se alimentan de las hojas s

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

¿Cómo eran los primeros tomates que llegaron a Europa?

Las primeras exploraciones europeas al continente americano, allá por inicios del siglo XVI, trajeron consigo muchas riquezas, especialmente, plantas que eran cultivas y consumidas al otro lado del mundo. Una de ellas fue el tomate. Hoy es la hortaliza más cultivada en el mundo. Anualmente se producen unas 180 millones de toneladas en 4.85 millones de hectáreas. Los tomates de hoy no se parecen ni saben como los que llegaron a Europa hace 500 años. Esto se debe a que la selección y mejora genética, que se ha dado por décadas, se orientó hacia la obtención de frutos más redondos, uniformes y resistentes, que duren más en los anaqueles de los supermercados y resistan el aplastamiento. La consecuencia fue que, en el proceso, se perdieron aquellos genes y alelos que codifican mayores niveles de azúcares y compuestos volátiles , que son claves en el sabor de este fruto. Con el fin de saber la apariencia que tenían los primeros tomates que llegaron a Europa, un grupo de investigadores neerla