Ir al contenido principal

Animación molecular, cuando el cine llega a la biología

Hace unos cuatro años, Bio Visions, un grupo de científicos, profesores, estudiantes y profesionales de la animación de la Universidad de Harvard crearon, lo que para mí es la animación más asombrosa de la biología, llamada “La vida interna de la célula”.

Una de las cabezas de este proyecto es el Dr. Robert A. Lue, profesor de Biología Celular y Molecular y director de la carrera de Educación en Ciencias de la Vida en la Universidad de Harvard, quien ha sido uno de los pioneros en esta rama de la animación computarizada: la animación molecular; la cual usa toda la tecnología alcanzada por la industria del cine para mostrar al público que es lo que ocurre dentro de nosotros a una escala y resolución que, ni con los microscopios más potentes, podríamos alcanzar.

Ver de esta manera la biología nos abre una nueva perspectiva, donde la enseñanza será la más favorecida. A veces es muy difícil explicar el mecanismo de acción de el sistema inmune, o la forma como las mitocondrias hacen la respiración y generan energía, o como se lleva a cabo la fotosíntesis; ya que a pesar que existan excelentes diagramas del proceso, con muchos colores como para hacerlos más didácticos, es muy difícil imaginar como se llevan a cabo esos procesos en un ambiente tridimensional… y en movimiento!.

Otra de las grandes exponentes de la animación molecular es la Dra, Janet Iwasa, quien luego de obtener su PhD en la UC San Francisco trabajando en la dinámica de la actina en el citoesqueleto, obtuvo una subvención de la Fundación Nacional de Ciencias para estudiar por tres meses en la Escuela Gnomon de Efectos Visuales, que es donde los más grandes animadores de Hollywood se capacitaron. A diferencia de sus compañeros de clase que se pasaban horas diseñando monstros y naves espaciales, ella lo hacía diseñando moléculas. Por ejemplo, muchas de las proteínas en 3D que encontramos en el PDB (Base de Datos de Proteínas) han sido diseñadas por ella.

Pero si hay alguien al quien debe llamarse el Steven Spielberg de la animación molecular es el Dr. Drew Berry del Instituto de Investigación Médica Walter & Eliza Hall en Melbourne, Australia. Su trabajo ha llegado a ser expuesto en el Museo de Arte Modernos en Nueva York y en el Centro Pompidou en París.

biovision

Regresando a Bio Vision, el mes pasado estrenaron su segunda obra de arte: “Mitocondria: Potenciando la célula” [el cual lo pueden ver directamente desde su página web: http://biovisions.mcb.harvard.edu/] Este video nos muestra como las células convierten los nutrientes en energía de una forma nunca antes vista, ni yo como biólogo me imaginaba que fuera de esa manera.

Pero, ¿como diseñan una proteína en 3D en un programa de animación? Seguro, los que manejan animación 3D saben que se pueden hacer diseños usando coordenadas (X, Y, Z). cientos de proteínas que están depositadas en el PDB ya tienen sus estructuras 3D definidas, esto gracias al uso de la cristalografía de rayos X y la Espectroscopía de Resonancia Magnética Nuclear. El PDB para diseñar las estructuras también usan coordenadas y son estas mismas las cargadas a un programa de animación en 3D, como Autodesk® Maya® que es el más usado por los animadores moleculares. Luego, una vez cargada la estructura 3D de la proteína hay que darle movimiento.

Para darle movimiento a las proteínas, biomoléculas y otras estructuras celulares, se basan en investigaciones realizadas usando métodos de marcación de proteínas con moléculas fluorescentes – que emiten luz al ser excitadas con radiación UV – y fotos o videos desarrollados con microscopios especiales que permiten distinguir esa fluorescencia que emiten las moléculas. De esta manera, transforman esos datos obtenidos en movimiento.

Claro que debemos tener en cuenta que los colores son ficticios ya que muchas de esas estructuras, bueno, casi todas esas estructuras y moléculas no tienen color porque su tamaño es mucho menor a la longitud de onda de la luz visible (400 – 700nm).

Bueno aquí un video desarrollado por The NY Times que muestra las entrevistas realizadas a estos animadores moleculares:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La manifestación poco conocida de la tenia solitaria

En las profundidades del intestino delgado puede habitar un extraño huésped. Parece un fetuchini tan largo como una anaconda, pero dividido en decenas de pequeños segmentos llamados proglótides. Vive anclado a la pared intestinal por unos espeluznantes ganchos y ventosas que tiene en la cabeza (si así se le puede llamar a eso). No tiene boca porque se alimenta a través de la piel. Es la famosa tenia solitaria . Escólex de Taenia solium con cuatro ventosas y rostelo con ganchos. Fuente: CDC. Le llaman solitaria porque no necesita de una compañera (o compañero) para poder formar una familia. Son hermafroditas. Cada proglótido maduro tiene su propio suministro de óvulos y esperma, capaces de producir unos 60 000 huevos muy resistentes que son liberados a través de nuestras heces . Al menos seis segmentos llenos de huevos son liberados cada día por una persona infectada. Cuando los cerdos comen alimentos contaminados con heces humanas, común en algunas zonas de la sierra y selva del paí

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

La citometría de masas, una novedosa técnica para estudiar las células individualmente

Los citómetros de flujo han sido una herramienta fundamental en el descubrimiento y caracterización de los diferentes tipos de células que conforman el sistema inmune. Esta técnica es tan poderosa que permite analizar más 10 parámetros simultáneamente, gracias al uso de anticuerpos marcados con moléculas fluorescentes. Sin embargo, la citometría de flujo parece haber llegado a su límite tecnológico, ya que cuando se pretende analizar más de 10 parámetros a la vez, la superposición de los espectros luminosos dificulta el análisis de los datos. Un grupo de investigadores norteamericanos y canadienses han mejorado la técnica gracias al uso de los principios de la espectrometría de masas según reportaron ayer en Science . De manera sencilla, la citometría de flujo consiste en el paso de una suspensión celular a través de un láser. Para que las células puedan ser detectadas y diferenciadas unas de otras, son marcadas con moléculas fluorescentes que se excitan cuando el rayo láser inci