Ir al contenido principal

Listeria y su estrategia para causar una infección alimentaria

Las bacterias cada día me sorprenden más. Ayer ya habíamos hablado de una estrategia para contrarrestar el efecto de los antibióticos a través de la liberación de indol – una proteína señalizadora envuelta en la tolerancia al estrés – por parte de unos pocos mutantes resistentes, para proteger a toda la población que son menos resistentes. Ahora, el profesor Colin Hill presentó un trabajo a la Sociedad para la Microbiología General (SGM) que explicaría porque en ciertos casos nos da una intoxicación alimentaria y en otros no.

Siempre tenemos un cierto miedo a comer en la vía pública porque el ambiente no es el más higiénico de todos y la comida podría estar mal preparada, descompuesta o llena de microorganismos perjudiciales. Si la comida está llena de microbios perjudiciales, la acidez del estómago y las enzimas presentes en él pueden matarlos fácilmente; sin embargo, los restos del microorganismo muerto pueden ser tóxicos para nosotros (endotoxinas bacterianas). Otras bacterias pueden sobrevivir a estas condiciones del medio generando compuestos que neutralicen los ácidos, tal como hace Helicobacter pylori, el principal responsable de la gastritis crónica.

El profesor Hill observó que Listeria, uno de los patógenos más virulentos en las infecciones por vía alimentaria, puede contrarrestar el efecto del medio ácido del estómago usando los ingredientes del mismo alimento, sobreviviendo y causando infecciones, muchas veces fatales. ¿Cómo es su estrategia?

Dependiendo del tipo de alimento, la concentración de aminoácidos es variable. Uno de ellos es el glutamato – presente en altas concentraciones en los quesos y productos derivados del tomate – el cual puede ser usado por Listeria para neutralizar los ácidos del estómago, ayudándole a sobrevivir para luego pasar a los intestinos y causar una grave listeriosis.

El glutamato también es muy usado en la industria de alimentos (les aseguro que si ven la información nutricional del producto que han comprado casi todos tienen glutamato monosódico como aditivo ya que es usado como potenciador del sabor). Por ejemplo; el AJI-NO-MOTO®, que es usado como sazonador, no es más que glutamato monosódico.

Según explica el profesor Hill, si una persona come un producto rico en glutamato (quesos, embutidos, etc.) contaminado con Listeria, tendrá más probabilidades de contraer una listeriosis que otra persona que consumió otro producto, igualmente contaminado, pero con baja cantidad de glutamato. Esto explicaría porque a veces un alimento nos puede “caer mal” mientras que otras veces no, a pesar que los dos fueron preparados en el mismo lugar, con las mismas condiciones de higiene. La causa podría ser la cantidad de glutamato que está presente en él.

Si bien este estudio fue hecho en Europa, donde los casos de listeriosis se han incrementado en los últimos años, sería bueno hacer un estudio similar en nuestro país, de repente otros microorganismos patógenos pueden haber adquirido esta estrategia, o tal vez, otros ingredientes de los alimentos pueden ser usados con este mismo propósito.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cuatro generaciones de ratas son alimentadas con maíz transgénico y no les pasa nada

En toda conversación o debate sobre transgénicos, no falta alguien que dice que son perjudiciales para la salud. En muchos casos, la preocupación es sincera y con una explicación clara sobre el proceso regulatorio al que son sometidos estos productos para demostrar su inocuidad y seguridad, quedan tranquilos. Pero hay personas que, a pesar de la contundente evidencia sobre la seguridad de los transgénicos para el consumo humano, insisten en que esos estudios no sirven porque no se hacen evaluaciones a largo plazo.
Bueno, un reciente estudio publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry evalúa el efecto del consumo de un maíz transgénico (DBN9936), que posee el gen cry1Ab (resistencia a insectos) y epsps (tolerancia a glifosato), a lo largo de cuatro generaciones (F0, F1, F2 y F3). La finalidad fue ver si el consumo de maíz transgénico provoca algún efecto en la capacidad reproductiva de las ratas o en sus descendientes.
El experimento inició con 180 ratas divididos en tres gru…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono, que en términos coloquiales es ozono por el culo (OxC, de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia. Según sus promotores, esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola. Según Ozonomédica, la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras".

Sin embargo, de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida. Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravioleta (capa de ozono) y puede tener una actividad bactericida (mata …