Ir al contenido principal

El cuy como fuente de energía renovable

Tal vez muchos alumnos, ex-alumnos – especialmente agrónomos – y profesores de la Universidad Agraria conozcan al Dr. Ulises Moreno y su pequeña “empresa” Bioagricultura Casa Blanca. El Dr. Moreno es todo un showman, un tipo sumamente carismático. Hace un par de años asistí a una conferencia suya la cual fue muy memorable, tiene una capacidad única de enganchar al público. También recuerdo que en el 2008, en la feria por la Semana de Biología se paró en medio de ella y empezó a cantar unas arengas a la Universidad Agraria – como buen molinero que es – pero, unas arengas bastante antiguas que nosotros jóvenes estudiantes nunca las habíamos oído.

El Dr. Ulises es Ing. Agrónomo con un doctorado en la Universidad de Cornell, Ithaca. Se especializó en fisiología vegetal y ahora se dedica – junto a su esposa, Carmen Felipe-Morales – al desarrollo de la agricultura sostenible en su pequeño fundo en Pachacamac llamado “Casa Blanca”.

Hace poco fue visitado por una importante periodista científica, Gaia Vince, quien en su viaje por Perú cayó en Casa Blanca y se quedó maravillada con la forma como la casa del Dr. Ulises es auto-suficiente. ¿Como hace?

La clave del Dr. Ulises es la crianza de aproximadamente 1000 cuyes (Carvia porcellus) de los cuales obtiene toda la energía necesaria para poder cocinar sus alimentos, iluminar su casa, fertilizar sus campos, etc. La energía la obtiene de los excrementos del cuy, aproximadamente tres toneladas por mes!, de los cuales sólo usa 200 para ponerlos en si biodigestor donde produce 3 metros cúbicos de metano por día!… como él lo designa: “EL GAS DE CUYISEA”. La proporción de mezcla es unos 15 kilos de caca y 150 litros de agua, y el gas es producido mediante fermentación.

Pero, la historia no acaba aquí, el producto de desecho es un líquido fermentado rico en sustancias esenciales como azúcares, aminoácidos y factores de crecimiento, que son aprovechados directamente por las plantas y favorecen su rendimiento (plantas más grandes, con más flores y más frutos, en un mismo espacio de cultivo). A este fertilizante el Dr. Ulises le puso el nombre de CACA-COLA. El resto de caca que sobra – la cual es mucha – lo usa en el compostaje para producir bio-abonos.

A la semana Casa Blanca produce unos 50 litros de Caca-Cola la cual es vendida a S/.2 por litro. Este precio es 75 veces menor! al precio de un fertilizante comercial que ofrece los mismos beneficios. A parte que la pequeña hacienda es auto-suficiente, genera ingresos!. Los costos no son más que alimento para cuyes como la alfalfa, pero las ganancias son grandes, no sólo con la Caca-Cola, sino también con el bio-abono, los productos orgánicos que cultivan y los cuyes que son vendidas a exclusivos restaurantes de la capital cuando estos llegan a una edad de 18 meses.

 

Vía Wandering Gaia.

Más información: http://gasdecuyisea.wordpress.com/

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pruebas rápidas y moleculares para COVID-19

Desde que se anunció la adquisición de más de un millón de "pruebas rápidas" para detectar personas con COVID-19, a fines de marzo, estuvieron en el ojo de la tormenta. Diversos científicos se manifestaron a favor o en contra de ellas, tanto en televisión como en redes sociales. El público general también tomó posición, más basada en simpatías políticas que en ciencia. Aquí les hago un resumen para entender de qué va todo esto.
Definamos conceptos "Pruebas moleculares" es un nombre genérico empleado para referirnos a los análisis basados en ácidos nucleicos, que puede ser de ADN o ARN. Por ejemplo, una prueba de paternidad es una prueba molecular. Se analiza el ADN del presunto padre y del hijo(a), para ver si comparten los mismos marcadores genéticos (fragmentos de ADN que son heredados). En el caso del coronavirus (SARS-CoV-2), la prueba molecular detecta marcadores genéticos en su ARN (otra molécula que también puede codificar la información genética).

La prueb…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

Cuando los antioxidantes promueven el cáncer

Hemos comentado muchas veces que las Especies Reactivas del Oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés) están involucrados con el envejecimiento y con el desarrollo del cáncer. Esto se debe a que los ROS son altamente reactivos, por lo tanto, son capaces de dañar el ADN generando mutaciones. Por suerte existen los antioxidantes, quienes son los encargados de atrapar los ROS y mantenerlos en niveles que no generen daño alguno. Sin embargo, un grupo internacional de investigadores liderados por la Dra. Gina DeNicola del Instituto de Investigaciones de Cambridge revelaron que el factor de transcripción encargado de activar los genes que nos protegen de los ROS, también puede favorecer el desarrollo de ciertos tumores según un artículo publicado ayer en Nature.Normalmente, cuando las células son sometidas a un estrés fisiológico o sufren de algún tipo de daño genético, se activan una serie de genes y factores de transcripción que, de manera coordinada, regulan el funcionamiento de la célula, …