Ir al contenido principal

¿Cuál debe ser la distancia entre un cultivo GM y uno convencional?

Desde hace tiempo se tiene un fuerte debate en cuanto al ingreso de plantas genéticamente modificadas (transgénicas) al país. Sin dudas, el uso de la biotecnología es sumamente beneficiosa para la agricultura; pero, algo que nuestro país debe proteger es su diversidad genética. Tampoco es cerrar todas nuestras fronteras al uso de esta tecnología por miedos todavía no demostrados – pero tampoco desmentidos – por la ciencia acerca de los daños a la salud y el medio ambiente.
Como toda tecnología, la biotecnología agrícola tendrá sus pros y sus contras. Sin dudas el aumento en la producción y rendimiento de los cultivos, así como la resistencia a pestes y  enfermedades son la principal carta de presentación de los cultivos GM; sin embargo, en cuanto al uso de sustancias tóxicas para el ambiente, las plantas GM no han solucionado este problema ya que muchas de ellas siguen usando herbicidas. Otro problema que no ha sido solucionado es la contaminación de especies no transgénicas mediante la polinización cruzada, principalmente en el maíz: La fertilización cruzada (polen de un individuo fertiliza el óvulo de otro) entre campos de maíz vecinos es la mayor fuente biológica de mezcla entre un maíz convencional y uno GM.
Entonces, ¿como evitar la contaminación de nuestras variedades de maíz con el maíz transgénico, en caso algún día se llegue a aprobar su ingreso? En Europa, donde muchos países han permitido su cultivo, principalmente el maíz Bt (resistente a insectos), se tienen estrictas normas que exigen que los productos que tengan más de 0.9% de algún ingrediente derivado de una especie transgénica, sean etiquetados. Para esto, cada país tiene normas que regulan la distancia entre un cultivo transgénico y uno convencional a fin de evitar que se exceda el umbral de 0.9%.
Las distancias varían entre un país y otro, van desde los 25 hasta los 600 metros. Todo esto depende de las condiciones climáticas de la zona así como de los parámetros de cultivo que se aplican. Pero, nuestro país tiene tantas zonas de vida distintas, cada una con sus propias condiciones climáticas y parámetros de cultivo que dificultarían mucho determinar el distanciamiento entre un cultivar GM y uno convencional. En Europa y algunos países de Sudamérica, como Uruguay, es relativamente sencillo ya que sus terrenos son llanos; pero en el Perú no.
Fue así que Laura Riesgo hizo un análisis estadístico a partir de datos obtenidos de estudios recientes en fertilización cruzada en el maíz realizado en diferentes países europeos. Los datos (n=1174) se graficaron en función del porcentaje de semillas producto de la fertilización cruzada y la distancia entre los campos de cultivo vecinos;  para que de esta manera se pueda corroborar – con datos científicos – si las distancias impuestas por cada país satisfacen el umbral impuesto por sus regulaciones. Los resultados se muestran en el siguiente gráfico:
GM_maize
Como se puede ver en la gráfica, por arriba de los 40 metros, la tasa de fertilización cruzada está bajo el umbral (0.9%), sin embargo, esta nunca llega a mantenerse en cero. Recuerden que este estudio sólo mide la tasa de fertilización cruzada en dos cultivares de maíz vecinos convencionales, aunque es igualmente aplicable al maíz GM. Este estudio refleja la realidad de Europa, ¿podrá ser aplicable para las condiciones de nuestro país?. En caso que pueda aplicarse y se obtengan los mismos resultados, ¿a que distancia deberían cultivarse maíz GM si se permite su ingreso al país?
Son preguntas que deben ser resueltas al momento de hacer una normativa regulatoria, que asegure la protección de nuestros recursos genéticos. 
A parte, existen otros factores que también influyen en esta taza de fertilización cruzada como son la sincronía en la floración, las condiciones climáticas cambiantes en cada época del año, la posición del cultivar donador y el receptor del polen con respecto a los vientos, etc. Son temas en los cuales se necesita amplia investigación antes de optar por autorizar el ingreso de cultivos GM.
Referencia:
L. Riesgo. Nature Biotechnology. DOI: 10.1038/nbt0810-780

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Pruebas rápidas y moleculares para COVID-19

Desde que se anunció la adquisición de más de un millón de "pruebas rápidas" para detectar personas con COVID-19, a fines de marzo, estuvieron en el ojo de la tormenta. Diversos científicos se manifestaron a favor o en contra de ellas, tanto en televisión como en redes sociales. El público general también tomó posición, más basada en simpatías políticas que en ciencia. Aquí les hago un resumen para entender de qué va todo esto.
Definamos conceptos "Pruebas moleculares" es un nombre genérico empleado para referirnos a los análisis basados en ácidos nucleicos, que puede ser de ADN o ARN. Por ejemplo, una prueba de paternidad es una prueba molecular. Se analiza el ADN del presunto padre y del hijo(a), para ver si comparten los mismos marcadores genéticos (fragmentos de ADN que son heredados). En el caso del coronavirus (SARS-CoV-2), la prueba molecular detecta marcadores genéticos en su ARN (otra molécula que también puede codificar la información genética).

La prueb…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

Cuando los antioxidantes promueven el cáncer

Hemos comentado muchas veces que las Especies Reactivas del Oxígeno (ROS, por sus siglas en inglés) están involucrados con el envejecimiento y con el desarrollo del cáncer. Esto se debe a que los ROS son altamente reactivos, por lo tanto, son capaces de dañar el ADN generando mutaciones. Por suerte existen los antioxidantes, quienes son los encargados de atrapar los ROS y mantenerlos en niveles que no generen daño alguno. Sin embargo, un grupo internacional de investigadores liderados por la Dra. Gina DeNicola del Instituto de Investigaciones de Cambridge revelaron que el factor de transcripción encargado de activar los genes que nos protegen de los ROS, también puede favorecer el desarrollo de ciertos tumores según un artículo publicado ayer en Nature.Normalmente, cuando las células son sometidas a un estrés fisiológico o sufren de algún tipo de daño genético, se activan una serie de genes y factores de transcripción que, de manera coordinada, regulan el funcionamiento de la célula, …