Ir al contenido principal

Un péptido de la abeja podría ayudar en el diagnóstico y tratamiento del cáncer

La próxima vez que seas picado por una abeja recuerda este artículo. Uno de los péptidos tóxicos presentes en el veneno de las abejas, la melitina, cuando es alterada, podría mejorar considerablemente la efectividad de los tintes y drogas encapsuladas en liposomas, actualmente usados en el diagnóstico y tratamiento del cáncer.



Vamos por partes. En primer lugar, el cáncer puede llegar a ser curado si es detectado a tiempo, dentro de sus primeros estadíos, pero, detectarlo es sumamente difícil ya que el cáncer no duele, a menos que ya esté avanzado y haya alcanzado las terminaciones nerviosas, y como no duele no nos percatamos de su presencia a tiempo. Por suerte, los métodos usados para el diagnóstico han mejorado considerablemente en los últimos años, sin embargo, todavía siguen siendo un poco caros.

Pero, para hacer un buen diagnóstico y tratamiento debemos usar moléculas que sean específicas para el tejido canceroso a las cuales les acoplaremos una sustancia química tóxica para la célula (quimioterapia) o un istótopo radiactivo que mate a la célula mediante la radiación emitida (radioterapia). Se han usado desde moléculas inorgánicas, las cuales presentan una afinidad por determinados tejidos como el pirofosfato, llegando a tener una especificidad del 90 a 95%; hasta el uso de anticuerpos monoclonales, los que llegan a alcanzar un 99% de especificidad. De esta manera, una menor cantidad de agente químico o radiación atacará las céllas sanas. Sin embargo, la producción a gran escala de anticuerpos monoclonales es sumamente costosa.

Actualmente, los agentes químicos que combaten los tumores son transportados por cierto tipos de moléculas las cuales son encapsuladas en liposomas, las cuales tienen proteínas de reconocimiento específicas y llevan al agente terapéutico a su destino y mediante la fusión de la membrana celular con el liposoma, entra al citoplasma y hace su trabajo. Aún así, la especificidad no llega al 100% comprometiendo a células sanas.

Así fue que científicos del Consortium for Translational Research in Advanced Imaging and Nanomedicine (C-TRAIN) demostraron como modificando la melitina podría mejorar el diagnóstico y tratamiento no sólo de enfermedades como el cáncer, sino también de otros males como la artritis, enfermedades cardiovasculares y hasta enfermedades infecciosas. Lo que hicieron fue modificar la melitina e insertarlo en nanopartículas liposomales sin observar cambios en su estructura molecular en células vivas; luego examinaron si este derivado de la melitina podía acoplarse o "marcarse" con un agente terapéutico y si mejoraban su efectividad sin causar efectos secundarios. Los resultados fueron positivos ya que el péptido modificado funciona a manera de un "linker" específico entre los nanocargadores lípídicos y la célula dañada.

Fue así que los investigadores llamaron a este péptido una "bomba inteligente". Además, por ser un compuesto semi-sintético, los costos de producción se reducirían considerablemente y podrían usarse con otro tipos de agentes terapúeticos.

Referencia:

The FASEB Journal. 2010. 24:2928-2937. DOI: 10.1096/fj.09-153130

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Cuatro generaciones de ratas son alimentadas con maíz transgénico y no les pasa nada

En toda conversación o debate sobre transgénicos, no falta alguien que dice que son perjudiciales para la salud. En muchos casos, la preocupación es sincera y con una explicación clara sobre el proceso regulatorio al que son sometidos estos productos para demostrar su inocuidad y seguridad, quedan tranquilos. Pero hay personas que, a pesar de la contundente evidencia sobre la seguridad de los transgénicos para el consumo humano, insisten en que esos estudios no sirven porque no se hacen evaluaciones a largo plazo.
Bueno, un reciente estudio publicado en Journal of Agricultural and Food Chemistry evalúa el efecto del consumo de un maíz transgénico (DBN9936), que posee el gen cry1Ab (resistencia a insectos) y epsps (tolerancia a glifosato), a lo largo de cuatro generaciones (F0, F1, F2 y F3). La finalidad fue ver si el consumo de maíz transgénico provoca algún efecto en la capacidad reproductiva de las ratas o en sus descendientes.
El experimento inició con 180 ratas divididos en tres gru…

¿Qué fue del estudio más grande sobre la seguridad de los transgénicos?

La tarde del 11 de noviembre de 2014, en un hotel londinense, se anuncia el lanzamiento de "Factor GMO", el experimento a largo plazo más extenso y detallado jamás realizado sobre un alimento transgénico y su plaguicida asociado.


Con un costo estimado de 25 millones de dólares, el estudio buscaba aportar —con una solidez sin precedentes— valiosa información para permitir a las autoridades reguladoras, los gobiernos y la población general, responder si es seguro el consumo de Organismos Genéticamente Modificados (OGM) o la exposición a su herbicida asociado en condiciones reales.

El experimento —que se llevaría a cabo en un laboratorio secreto en el territorio ruso para evitar cualquier injerencia externa— consistía en someter a 6.000 ratas de laboratorio a diversas dietas basadas en el maíz transgénico NK603 y su herbicida asociado (RoundUp), cuyo principio activo es el glifosato. Es similar al famoso estudio realizado Guilles-Eric Seralini, pero a mayor escala. Solo para re…

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono, que en términos coloquiales es ozono por el culo (OxC, de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia. Según sus promotores, esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola. Según Ozonomédica, la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras".

Sin embargo, de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida. Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravioleta (capa de ozono) y puede tener una actividad bactericida (mata …