Ir al contenido principal

El peligro de botar los plásticos al mar

Es obvio que botar desperdicios al mar contamina el ambiente, especialmente lo plásticos, pero, no porque tardan en degradarse o pueden ser comido por ciertos animales provocando que se atoren o intoxiquen, sino también porque liberan un compuesto sumamente tóxico, el bisfenol A.

El bisfenol A se encuentra principalmente en los plásticos a prueba de golpes como los biberones, tinas, tápers, así como en las resinas epoxi presente en las pinturas. Debido a esto, casi todos nosotros tenemos trazas de bisfenol A en nuestro organismo pero pocos saben que este compuesto es un gran disruptor endocrino que puede imitar las propiedades de ciertas hormonas. Recientemente se han hecho estudios en animales para ver la relación del bisfenol A con las enfermedades cardiacas, la esterilidad y la alteración del desarrollo de los infantes. Se encontró una relación directa pero aún falta determinar cual sería la concentración donde empiezan a darse estos problemas en los seres humanos. Estudios realizados por la FDA (Food and Drug Aministration) encontraron efectos potenciales sobre el cerebro, comportamiento y el desarrollo de la glándula prostática en los fetos.

¿Pero como llega el bisfenol A a nuestro organismo? Al almacenar los alimentos por tiempos prolongados en tápers, al dar biberón a nuestros bebés y también al botar nuestros desechos al mar. En un día normal de playa, mucha gente irresponsable bota sus bolsas donde lleva su comida o las botellas de sus gaseosas o refrescos al mar, en otros lugares, usan las playas como rellenos sanitarios. Si bien los plásticos no se degradan al instante, poco a poco van liberando el bisfenol A que contienen diluyéndose en el mar. Se midieron las concentraciones de este compuesto en diferentes muestras oceánica alcanzando concentraciones de 0.01 a 0.50 ppm (10 a 500 microgramos de bisfenol A en un litro de agua de mar). Luego, mediante un proceso de bio-acumulación llegan a nosotros. Los organismos más pequeños asimilan más rápido el bisfenol A, luego son devorados por organismos más grandes que a su vez son devorados por otros más grandes, acumulándose grandes concentraciones de este compuesto, finalmente el hombre los pesca, los vende, preparan un cebiche y lo ingieren; así llega el bisfenol A a nuestro organismo.

Se ha determinado que con dosis menores a partes por trillón de bisfenol A se presentan desórdenes reproductivos en ciertos crustáceos y otros mariscos, aunque estos resultados aún no son concluyentes. El bisfenol A se almacena en el tejido graso y no es eliminado ni en las heces o las orinas. Pero recordemos que no solo en los pescados y mariscos puede haber altas concentraciones de este compuesto, también en las cosas que solemos almacenar en envases de plástico.

Vía Wired Science.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ozono por el culo

La insuflación rectal de ozono , que en términos coloquiales es ozono por el culo  ( OxC , de forma abreviada), es una forma de ozonoterapia.  Según sus promotores , esta terapia "es muy potente en cuanto a la eliminación de gérmenes intestinales como virus, bacterias, protozoos, hongos, etc ". Incluso pidieron a la Organización Mundial de la Salud que lo usaran para el tratamiento del Ébola.  Según Ozonomédica , la ozonoterapia, en general, "es una eficaz alternativa en el tratamiento y control de muchas patologías y enfermedades crónicas" que incluso "puede retrasar o evitar la aparición de diabetes, cáncer, artritis, artrosis, entre otras". Paciente recibiendo OxC. Fuente: Ozonoterapia . Sin embargo,  de acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ( FDA ), el ozono es un gas tóxico sin alguna aplicación médica conocida . Si bien es cierto, el ozono nos protege de la peligrosa radiación ultravi

¿Por qué el tucán tiene un pico tan grande?

Los tucanes ostentan picos enormes y vistosos. Yo pensaba que era producto de la selección sexual, es decir, mejoraba sus chances de conseguir a una buena tucana con quien aparearse y heredar sus genes a la siguiente generación. Sin embargo, habían investigadores que creían que los enormes picos eran un horrible vestigio de algún ancestro primitivo. Pero la verdadera razón era otra según concluye un estudio publicado en Science . Los animales nos podemos catergorizar en dos tipos: los homeotermos (o endotermos) y los poiquilotermos (o ectotermos). Los homeotermos (aves y mamíferos) somos capaces de mantener una temperatura corporal constante (en nuestro caso 37ºC). Cualquier desvío abrupto podría generarnos problemas. Mientras que los poiquilotermos (reptiles) suelen tomar largas horas de sol para calentar su cuerpo y permitir que su metabolismo funcione correctamente. Los seres humanos, por ejemplo, para mantener una temperatura constante sudamos o quemamos nuestras reservas d

Requerimientos y limitaciones para la vida extraterrestre

¿Hay vida fuera de nuestro planeta? No lo sabemos, "pero si estamos solos en el Universo, seguro sería una terrible pérdida de espacio", sentenció una vez el famoso divulgador científico Carl Sagan . En caso haya vida extraterrestre, ¿cómo sería? ¿iguales a nosotros? ¿de color gris, con grandes ojos, pequeña boca y comunicación telepática? ¿expertos en hacer líneas y pirámides sobre el desierto, pero muy malos manejando naves espaciales? Lo cierto es que la única forma de vida que conocemos —y no del todo— es la que hay en nuestro planeta. Así que para tener una primera aproximación de cómo sería la vida extraterrestre, debemos tomar como base los requerimientos y limitaciones propios de la vida en la Tierra. Ilustración artística de un exoplaneta, en un sistema solar binario, visto desde su luna. Fuente: Wikimedia Commons. De vez en cuando, la NASA anuncia el descubrimiento de nuevos exoplanetas en estrellas distantes. Hay una sonda espacial dedicada a tiempo completo a enc