Ir al contenido principal

A dónde va un biólogo cuando muere?

La mayoría de los biólogos somos agnósticos o ateos; pero, si existiera el cielo y el infierno, esta historia podría llegar a ser más que ficticia…
Se murió un biólogo y se fue a las puertas del cielo. Es sabido que los Biólogos, por su honestidad, siempre van al cielo. San Pedro buscó en su archivo, pero, como últimamente andaba un poco desorganizado, no lo encontró en el montón de papeles y le dijo: “Lo lamento, no estás en la lista…”, de modo que el biólogo se fue a las puertas del infierno y donde le dieron albergue.
Ya establecido en el infierno, vendió su alma al diablo para realizar los mejores proyectos (tal como le enseñaron en la Universidad), y se puso a controlar las cocinas y calderas, hizo un análisis bacteriológico y fisicoquímico del agua de los pantanos, analizó el suelo, controló las plagas, implementó el reciclaje de nutrientes, explotó los recursos del infierno, estandarizó la temperatura y humedad del ambiente e hizo del infierno un lugar mucho más cómodo, convirtiéndolo en un paraíso tropical (bosque tropical perennifolio con lluvias todo el año, para ser más exactos).
Con el paso del tiempo, el infierno ya tenía su Sistema de Información Geográfica, ISO 9001,  BPM, legislación ambiental para el manejo de residuos y daños al ambiente, sistema de monitoreo de cucarachas y hormigas, invernaderos, criaderos de truchas, aire acondicionado, excelente temperatura, inodoros controlados, escaleras eléctricas, equipos automatizados, redes de telecomunicaciones, programas de mantenimiento predictivo, sistemas de control de laboratorio, sistemas de detección de incendios, termostatos digitales, etc. y casi todo funcionando en base a energías renovables. El biólogo se hizo de muy buena reputación. 
Un día Dios llamó al Diablo por teléfono y con tono de sospecha le preguntó: 
— Y ¿qué me cuentas diablo? ¿Cómo van las cosas por el infierno? 
— ¡Estamos de la p**a mare por aquí!. Tenemos ISO 9001, plagas controladas, sistema de monitoreo, aire acondicionado, inodoros controlados, escaleras eléctricas, equipos electrónicos, Internet, sistemas de control de laboratorio, etc. y casi todo funcionando en base a energías renovables. Oye, mas bien apúntate mi nueva dirección de e-mail eldiablofeliz@infierno.com… La verdad es que no sé cuál será la próxima sorpresa del biólogo. 
— ¡¿Qué?!, ¡¿Que?! ¿TIENEN UN BIÓLOGO ALLÍ? Esto debe ser un error, nunca debió haber llegado un biólogo por ahí. Los biólogos siempre van al cielo, eso está escrito y resuelto ya. ¡Me lo mandas inmediatamente!. 
— ¡Espérate un momentito Dios, el biólogo no saldrá de aquí! Me gusta tener un biólogo de planta en la organización, me voy a quedar con él por toda la eternidad.
— Mándamelo o ¡TE DEMANDARÉ!
Y el Diablo, con la vista nublada por la tremenda carcajada que soltó, le contestó a Dios:
— ¿Ah sí?, y por curiosidad, ¿de dónde sacarás un abogado si todos andan por aquí?
Simplemente, debemos entender a los biólogos, amarlos y respetarlos, darles todo el dinero que pidan para investigar, por que gracias a ellos vivimos en un mundo cada vez mejor.

Y recuerden que:

a) Un biólogo no tiene vida desorganizada, es solo que tiene un ritmo de vida particular.
b) Un biólogo no ve el mundo, lo cambia. 
c) Un biólogo no es un crítico, es que los errores de la gente son muy evidentes.
d) Un biólogo no es un inútil para hacer tareas cotidianas, es que para qué demonios gastar sus valiosas energías en bobadas y, además, un trapeador es una máquina muy obsoleta que no puede ser configurada. 
e) Si bien el biólogo estudia la vida, no tiene una.
f) Un biólogo no comete errores, ¡solo prueba si los demás estaban prestando atención!

Bueno, no pude rastrear la fuente original de este pequeño relato, lo encontré aquí, aquí y aquí.

Así que como moraleja: A donde valla un biólogo siempre se hará respetar, necesitar y extrañar; pero, debemos cobrar por hacerlo porque sino pasaremos toda nuestra vida de VOLUNTARIADO en VOLUNTARIADO¡

Y ya que hablábamos de dios, alguna vez se han preguntado por que Eva nació de la costilla de Adán…

20100110

Vía SMBC-Comics.

Comentarios

  1. Buena entrada. la biología ha revolucionado literalmente la comprensión de lo qué es la vida y nuestro modo de vivir, por ejemplo: salud, alimentación etc.El mismo post, en forma humorística y también real, ya que el humor es una de las formas de hablar de la realidad, lo muestra en la transformación que el biólogo hace del infierno (lo inferior es elevado a un paraíso)Lamentablemente estos aportes de la biología no son conocidos y, sobre todo, entendidos por el común de las personas.

    un saludo desde Chile

    ResponderBorrar
  2. Buena entrada, como biólogo me da gusto leer este tipo de cuentos que como indicas, son ficticios pero no dejan de ser interesantes.

    SALUDOS

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Se respetuoso con tus comentarios y críticas. Cualquier comentario ofensivo será eliminado.

Entradas más populares de este blog

La oruga derretida

Las larvas de la polilla gitana ( Lymantria dispar ) llevan una vida tranquila. Durante el día, descansan en las grietas de la corteza de los árboles o enterradas en el suelo para evitar ser capturadas por sus depredadores. En las noches, salen de sus escondites y se alimentan de hojas hasta minutos antes del amanecer. A los cuarenta días de vida, se convierten en pupas, y dos semanas después, emergen como polillas adultas. Se aparean, ponen cientos de huevecillos y reinician su ciclo biológico. Oruga de la polilla gitana. Fuente: Wikimedia Commons . Una mañana, una de estas orugas aparece colgada boca abajo en la hoja más alta de una planta. Parece muerta. De pronto, empieza a estirarse y derretirse como si fuera un pedazo de plástico puesto cerca del fuego. La oruga literalmente gotea sobre las hojas que se encuentran debajo. Es una escena es macabra. Ninguna oruga presenció este hecho. Era de día y estaban escondidas. Pero en la noche, sin darse cuenta, se alimentan de las hojas s

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

¿Cómo eran los primeros tomates que llegaron a Europa?

Las primeras exploraciones europeas al continente americano, allá por inicios del siglo XVI, trajeron consigo muchas riquezas, especialmente, plantas que eran cultivas y consumidas al otro lado del mundo. Una de ellas fue el tomate. Hoy es la hortaliza más cultivada en el mundo. Anualmente se producen unas 180 millones de toneladas en 4.85 millones de hectáreas. Los tomates de hoy no se parecen ni saben como los que llegaron a Europa hace 500 años. Esto se debe a que la selección y mejora genética, que se ha dado por décadas, se orientó hacia la obtención de frutos más redondos, uniformes y resistentes, que duren más en los anaqueles de los supermercados y resistan el aplastamiento. La consecuencia fue que, en el proceso, se perdieron aquellos genes y alelos que codifican mayores niveles de azúcares y compuestos volátiles , que son claves en el sabor de este fruto. Con el fin de saber la apariencia que tenían los primeros tomates que llegaron a Europa, un grupo de investigadores neerla