Ir al contenido principal

Enciclopedia Genómica de Bacterias y Arqueas

ResearchBlogging.orgEl proyecto GEBA (Genomic Encyclopedia of Bacteria and Archaea) está enfocado en llenar los espacios en blanco que encontramos en el árbol de la vida de las arqueas y las bacterias. La idea de este proyecto es muy simple: Contamos actualmente con más de 1000 genomas de procariotas secuenciados –o cerca de ser terminados- todos ubicados en el GenBank. Todos estos genomas han sido decodificados por intereses específicos, ya sean clínicos, biotecnológicos, farmacéuticos, etc, y no por su importancia evolutiva. Los que dan plata par secuenciar el genoma de un organismo lo hacen porque quieren obtener un beneficio económico posteriormente; una aplicación específica en la industria o que permita desarrollar nuevos mecanismos para contrarrestar el efecto de ciertos patógenos; y no porque se quiere saber como ha evolucionado o cual es su relación filogenética con otros organismos.

GEBA secuenciará el genoma de 100 organismos basado en su posición filogenética dentro del árbol de la vida de los procariotas, que está hecho en base al ARN ribosomal que codifica la subunidad pequeña del ribosoma. La primera tanda de 56 genomas (53 de bacterias y 3 de arqueas) ha sido publicado esta semana de Nature (el paper lo pueden descargar ya que está bajo una licencia de Creative Commons).

Figure1_183mmFig 1.  Árbol filogenético usando el modelo Maximum-likelihood de dominios de bacterias basado en alineamientos concatenados de 31 genes codificantes altamente conservados. Los phylum se distinguen por el color de la rama y los genomas GEBA están indicados de color rojo en el nombre de las especies.

De todos los candidatos, primero se seleccionaron 200 cepas, que englobaban a casi todas las Bacterias y Arqueas. Se tomaron también a representantes del phylum Actinobacteria por su alta diversidad genotípica y fenotípica y por tener el más bajo porcentaje de organismos secuenciados que cualquier otro phylum (1% versus un promedio de 2.3%). De los 200, se seleccionaron a 159 gracias a su capacidad de obtener buena cantidad y calidad de ADN. Y de todos ellos, se reportaron de los primeros 56 genomas cuya fase de secuenciamiento ya ha sido finalizada.

Los investigadores crearon un “árbol genómico” (Fig 1) de todos los genomas bacterianos que ya han sido completados, juntamente con los GEBA, para ver su contribución relativa a la medida de diversidad filogenética. Se observó que las bacteria GEBA daban de 2.8 a 4.4 veces más diversidad filogenética que al usar un muestreo aleatorio.

Este método no sólo tiene un efecto sobre la diversidad filogenética, también se pudo descubrir y caracterizar nuevas familias de genes; así como nuevas funciones para las proteínas. Ellos pudieron encontrar, usando GEBA, un promedio de 1060 familias de proteínas por genoma. Muestreando dentro de una especie de bacteria (Ej. Streptococcus agalactiae) se encontraban un promedio de 121 familias de proteínas por genoma; dentro de una familia (Ej. Enterobacteriaceae) un promedio de 307 y dentro de un phylum (Ej. Actinobacteria) un promedio de 649. Además, se descubrió 1768 familias que no parecen tener ninguna similaridad con otra familia conocida, indicando la presencia de funciones novedosas en los procariotas. Las proteínas con funciones novedosas son muy importantes  porque permiten relacionar a homólogos evolutivamente distantes.

No sólo eso, también se pueden encontrar proteínas con funciones conocidas en organismos que, al parecer, no cumplen con esas funciones. De los 56 organismos GEBA estudiados, sólo se sabía que 2 eran degradadores de celulosa. Al estudiar todo este grupo de genomas se encontró una gran variedad de genes que codifican para enzimas que hidrolizan glucósidos como la celulosa y hemicelulosa (Glucósidos hidrolasas, GH). Se encontraron 28 miembros filogenéticamente divergentes de la familia GH6 y 7 de la familia GH48. En el arquea halófilo Halorhabdus utahensis, que se sabe tiene actividad B-xilanasa y B-xilosidasa, posee un grupo de genes que incluyen a 2 B-xilanasas miembros de la familia GH10 y otros 6 nuevos miembros de la familia GH5 sin función conocida. Esto puede tener una gran importancia en la industria biotecnológica, en la producción de biocombustibles y etanol a partir de residuos celulósicos, uno de los santo griales de la biotecnología verde.

También se encontraron  nuevas unidades CRISPR y se ha descubierto un homólogo a la actina en Haliangium ochraceum. Los procariotas no tienen actina -esta es exclusiva de los eucariotas- en vez de ella tienen una proteína llamada MreB que tiene una función similar a la actina pero no son homólogos, en otras palabras, no han tenido un mismo origen evolutivo. Pero, H. ochraceum codifica una proteína que es de la familia de las actinas llamada BARP (bacterial actin-related protein), aunque aún no se ha determinado su función específica, se sospecha que es un ortólogo de la MreB y es importante cuando el microorganismo pasa al estado de mixobacteria.

En conclusión, seleccionar a los microorganismos que van a ser secuenciados en base a consideraciones filogenéticas ofrece mayores beneficios que seleccionarlos en base a su importancia económica o aplicativa. Se estima que será necesario secuenciar al menos unos 1520 genomas para alcanzar la mitad de la diversidad filogenética de los procariotas conocidos cultivables.

Wu, D., Hugenholtz, P., Mavromatis, K., Pukall, R., Dalin, E., Ivanova, N., Kunin, V., Goodwin, L., Wu, M., Tindall, B., Hooper, S., Pati, A., Lykidis, A., Spring, S., Anderson, I., D’haeseleer, P., Zemla, A., Singer, M., Lapidus, A., Nolan, M., Copeland, A., Han, C., Chen, F., Cheng, J., Lucas, S., Kerfeld, C., Lang, E., Gronow, S., Chain, P., Bruce, D., Rubin, E., Kyrpides, N., Klenk, H., & Eisen, J. (2009). A phylogeny-driven genomic encyclopaedia of Bacteria and Archaea Nature, 462 (7276), 1056-1060 DOI: 10.1038/nature08656

Etiquetas de Technorati:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

15 años más de moratoria a los transgénicos

Ese es el nuevo proyecto de ley (PL 05622/2020-CR) presentado el pasado 25 de junio por el congresista Rolando Campos Villalobos de Acción Popular, el cual tiene por único objetivo ampliar por quince años la moratoria a los transgénicos establecida por la Ley N.º 29811, que vence en diciembre del próximo año. 

Para aclarar, la moratoria sólo se aplica a la liberación al ambiente, es decir, los cultivos transgénicos. Los importados para la alimentación humana o de animales (por ejemplo, el maíz amarillo duro y la soya), no están restringidos ni regulados hasta que se apruebe el RISBA. Tampoco se prohíbe la investigación con transgénicos, pero solo si se realiza en espacios confinados como laboratorios o invernaderos. ¿Cuál es el sustento para ampliar la moratoria?Para saberlo, analicemos la exposición de motivos. Ley de moratoria se sustenta en la necesidad de preservar el ambiente equilibrado del país, dado que existe una incertidumbre sobre los impactos que pueden producir los transgéni…

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…