Ir al contenido principal

Podría la vida sobrevivir en el espacio exterior?

Para poder responder a esta pregunta, la Sociedad Planetaria ha desarrollado un experimento llamado LIFE (Living Interplanetary Flight Experiment) que busca probar si la teoría de la transpermia –la posibilidad de que la vida pudo haber venido desde otro paneta- podría ser posible.

Este experimento consiste en mandar una pequeña sonda espacial conteniendo organismos vivos representativos de cada uno de los reinos de la vida, incluyendo a un tardígrado, un animal invertebrado extremadamente resistente. La sonda debe llegar hasta la luna marciana, Fobos, y regresar a la tierra en un viaje de, aproximadamente, 34 meses. La sonda deberá soportar las inclemencias de espacio exterior, el ingreso a nuestra atmósfera, las inmensas fuerzas g y el choque contra nuestra superficie, para luego observar si los organismos en el interior de la sonda aún están vivos. Con este experimento se pretende simular lo que sufriría un organismo extraterrestre que llegó a la tierra, desde Marte u otro planeta, dentro de un meteorito y probar si la transpermia puede ser posible.

Por ahora, los oficiales espaciales rusos han retrasado la ejecución del experimento debido a problemas técnicos y de seguridad que no han sido superados. La sonda debe ser muy resistente porque debe reducir al máximo cualquier tipo de la contaminación en la luna marciana debido a alguna fuga o quiebre en el dispositivo durante el viaje. La sonda estará sometida a temperaturas extremas, tanto altas como bajas. Tampoco contará con paracaídas que disminuyan la velocidad de su caída.

Estudios pasados han demostrado que ciertos organismos pueden sobrevivir a bajas presiones atmosféricas, incluso en el vacío. Sin embargo, el principal obstáculo no es las bajas presiones atmosféricas, sino, la extremada radiación que existe fuera de la protección de nuestra magnetósfera. Estudios realizados por las misiones del Apollo 16 y 17 demostraron que ciertos organismos pueden sobrevivir a viajes espaciales cortos, de dos semanas aproximadamente; pero esto no se compara con los 34 meses que duraría este viaje.

Los organismos, antes de empaquetarlos en las sondas, son liofilizados y puestos dentro de viales especiales.

Los viales se agrupan de a doce en pequeños biomódulos circulares, cubiertas por una funda de titanio, un metal extremadamente resistente y liviano. En total serán 30 diferentes organismos dentro del pequeño biomódulo de 100 gramos.

Finalmente, se ponen dentro de un proyectil para realizar las pruebas de resistencia y durabilidad. Si todo sale como lo esperado, en el 2012 la sonda regresará a la tierra y caerá, como si fuera un meteorito, en el territorio Kazakhastaní. Los científicos recogerán la sonda y analizarán a los organismos dentro de el y ver si aún están viables y si la teoría de la transpermia puede ser posible.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

15 años más de moratoria a los transgénicos

Ese es el nuevo proyecto de ley (PL 05622/2020-CR) presentado el pasado 25 de junio por el congresista Rolando Campos Villalobos de Acción Popular, el cual tiene por único objetivo ampliar por quince años la moratoria a los transgénicos establecida por la Ley N.º 29811, que vence en diciembre del próximo año. 

Para aclarar, la moratoria sólo se aplica a la liberación al ambiente, es decir, los cultivos transgénicos. Los importados para la alimentación humana o de animales (por ejemplo, el maíz amarillo duro y la soya), no están restringidos ni regulados hasta que se apruebe el RISBA. Tampoco se prohíbe la investigación con transgénicos, pero solo si se realiza en espacios confinados como laboratorios o invernaderos. ¿Cuál es el sustento para ampliar la moratoria?Para saberlo, analicemos la exposición de motivos. Ley de moratoria se sustenta en la necesidad de preservar el ambiente equilibrado del país, dado que existe una incertidumbre sobre los impactos que pueden producir los transgéni…

Los huevos verdes

[Artículo publicado originalmente el 16 de abril de 2014 en Expresión Genética del diario El Comercio]
No me refiero a los de Shrek ni los de Hulk...
Hace unos años visité la localidad de Huancapallac, en el departamento de Huánuco, y participé del Muhu Raymi (Fiesta de las Semillas). En esta feria, agricultores de diferentes lugares del país exhiben su gran agrobiodiversidad. Mientras paseaba por los puestos de cada uno de ellos, vi algo que llamó mi atención: huevos de color verde.

Si bien los huevos pueden adquirir diferentes colores, dependiendo de la especie a la que correspondan, todos los huevos de gallina que encontramos en los mercados son blancos o morenos (color piel). Sin embargo, al menos tres razas de gallinas ponen huevos verdes y azulados: la Araucana de Chile y los Dongxiang y Lushi de China. Esta coloración se debe a un pigmento llamado biliverdina.
La biliverdina se genera a partir de la degradación de la hemoglobina —molécula que da el característico color rojo a la sa…

El asesino en serie de los anfibios bajo la mira

Los anfibios del mundo están viviendo un verdadero apocalipsis. Poblaciones enteras están siendo diezmadas. Algunas especies se han extinto y otras están seriamente amenazadas. Y, como en una verdadera película de terror, un patógeno es el responsable, posiblemente, el peor de toda la historia en cuanto a su impacto sobre la biodiversidad. Su nombre, Batrachochytrium dendrobatidis (de cariño Bd). ¿Dónde y cuando apareció este asesino? ¿Cómo se propaga? Son algunas de las interrogantes que pretende resolver un estudio publicado en Science la semana pasada.

Bd es un hongo que ataca directamente la piel de los anfibios (que es por donde estos animales respiran, intercambian electrolitos y regulan el pH), alimentándose de las proteínas que la componen. La piel alrededor de las articulaciones se hace trizas y se desprende hasta que pierden el equilibrio homeostático del cual no pueden recuperarse. Al cabo de unos días, mueren de un ataque cardiaco.

Este problema fue detectado por primera v…