Ir al contenido principal

Podría la vida sobrevivir en el espacio exterior?

Para poder responder a esta pregunta, la Sociedad Planetaria ha desarrollado un experimento llamado LIFE (Living Interplanetary Flight Experiment) que busca probar si la teoría de la transpermia –la posibilidad de que la vida pudo haber venido desde otro paneta- podría ser posible.

Este experimento consiste en mandar una pequeña sonda espacial conteniendo organismos vivos representativos de cada uno de los reinos de la vida, incluyendo a un tardígrado, un animal invertebrado extremadamente resistente. La sonda debe llegar hasta la luna marciana, Fobos, y regresar a la tierra en un viaje de, aproximadamente, 34 meses. La sonda deberá soportar las inclemencias de espacio exterior, el ingreso a nuestra atmósfera, las inmensas fuerzas g y el choque contra nuestra superficie, para luego observar si los organismos en el interior de la sonda aún están vivos. Con este experimento se pretende simular lo que sufriría un organismo extraterrestre que llegó a la tierra, desde Marte u otro planeta, dentro de un meteorito y probar si la transpermia puede ser posible.

Por ahora, los oficiales espaciales rusos han retrasado la ejecución del experimento debido a problemas técnicos y de seguridad que no han sido superados. La sonda debe ser muy resistente porque debe reducir al máximo cualquier tipo de la contaminación en la luna marciana debido a alguna fuga o quiebre en el dispositivo durante el viaje. La sonda estará sometida a temperaturas extremas, tanto altas como bajas. Tampoco contará con paracaídas que disminuyan la velocidad de su caída.

Estudios pasados han demostrado que ciertos organismos pueden sobrevivir a bajas presiones atmosféricas, incluso en el vacío. Sin embargo, el principal obstáculo no es las bajas presiones atmosféricas, sino, la extremada radiación que existe fuera de la protección de nuestra magnetósfera. Estudios realizados por las misiones del Apollo 16 y 17 demostraron que ciertos organismos pueden sobrevivir a viajes espaciales cortos, de dos semanas aproximadamente; pero esto no se compara con los 34 meses que duraría este viaje.

Los organismos, antes de empaquetarlos en las sondas, son liofilizados y puestos dentro de viales especiales.

Los viales se agrupan de a doce en pequeños biomódulos circulares, cubiertas por una funda de titanio, un metal extremadamente resistente y liviano. En total serán 30 diferentes organismos dentro del pequeño biomódulo de 100 gramos.

Finalmente, se ponen dentro de un proyectil para realizar las pruebas de resistencia y durabilidad. Si todo sale como lo esperado, en el 2012 la sonda regresará a la tierra y caerá, como si fuera un meteorito, en el territorio Kazakhastaní. Los científicos recogerán la sonda y analizarán a los organismos dentro de el y ver si aún están viables y si la teoría de la transpermia puede ser posible.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La oruga derretida

Las larvas de la polilla gitana ( Lymantria dispar ) llevan una vida tranquila. Durante el día, descansan en las grietas de la corteza de los árboles o enterradas en el suelo para evitar ser capturadas por sus depredadores. En las noches, salen de sus escondites y se alimentan de hojas hasta minutos antes del amanecer. A los cuarenta días de vida, se convierten en pupas, y dos semanas después, emergen como polillas adultas. Se aparean, ponen cientos de huevecillos y reinician su ciclo biológico. Oruga de la polilla gitana. Fuente: Wikimedia Commons . Una mañana, una de estas orugas aparece colgada boca abajo en la hoja más alta de una planta. Parece muerta. De pronto, empieza a estirarse y derretirse como si fuera un pedazo de plástico puesto cerca del fuego. La oruga literalmente gotea sobre las hojas que se encuentran debajo. Es una escena es macabra. Ninguna oruga presenció este hecho. Era de día y estaban escondidas. Pero en la noche, sin darse cuenta, se alimentan de las hojas s

¿Por qué tanto miedo al bromuro de etidio?

El bromuro de etidio (BrEt) es un agente químico muy usado en técnicas de biología molecular para teñir nuestros geles de agarosa y poder apreciar nuestras bandas de ADN; ya sean de los productos de extracción o de PCR. Existen dos formas de teñir los geles: i) remojando el gel de agarosa por 15 minutos en una bandeja con BrEt (0,5 mg/L) después de haber hecho la electroforesis o ii) añadiendo el BrEt directamente al gel al momento de prepararlo. Con la primera evitamos contaminar nuestra cámara de electroforesis con BrEt y con la segunda evitamos exponernos a salpicaduras y otros accidentes que pueden ocurrir al hacer la tinción en bandeja. Se han dado cuenta que desde que entramos a un laboratorio de biología molecular nos tienen traumados con el BrEt: "¡Cuidado que te salpique!", "¡no lo huelas!", "¡usa tres guantes!", "¡no es por ese lado!", "¡si te cae en la piel te va a dar cáncer y te puedes morir!", entre otras cosas más.

¿Cómo eran los primeros tomates que llegaron a Europa?

Las primeras exploraciones europeas al continente americano, allá por inicios del siglo XVI, trajeron consigo muchas riquezas, especialmente, plantas que eran cultivas y consumidas al otro lado del mundo. Una de ellas fue el tomate. Hoy es la hortaliza más cultivada en el mundo. Anualmente se producen unas 180 millones de toneladas en 4.85 millones de hectáreas. Los tomates de hoy no se parecen ni saben como los que llegaron a Europa hace 500 años. Esto se debe a que la selección y mejora genética, que se ha dado por décadas, se orientó hacia la obtención de frutos más redondos, uniformes y resistentes, que duren más en los anaqueles de los supermercados y resistan el aplastamiento. La consecuencia fue que, en el proceso, se perdieron aquellos genes y alelos que codifican mayores niveles de azúcares y compuestos volátiles , que son claves en el sabor de este fruto. Con el fin de saber la apariencia que tenían los primeros tomates que llegaron a Europa, un grupo de investigadores neerla